Boca y su grupo en la Copa Libertadores 2021: un viaje largo pero “lógico”, la altura y ¿un reencuentro incómodo?

Franco Tossi
·5  min de lectura
Carlos Tevez, capitán de Boca, rumbo a una nueva Copa Libertadores.
Carlos Tevez, capitán de Boca, rumbo a una nueva Copa Libertadores.

La pelota de la Copa Libertadores 2021 de alguna forma ya empezó a rodar con el conocimiento de los grupos. Boca y su obsesión vuelven a tomarse de la mano desde este viernes, en busca de la séptima conquista de la historia tras la sequía que, a fines de este año, alcanzará los 14 años y medio. Con una sensación extraña: el azar esquivó la posible convivencia en el grupo C con algunos poderosos del continente, pero lo colocó en un combo poco seductor.

Es que el morbo de la semana pasaba era grande por la posibilidad que existía de compartir la zona con equipos brasileños fuertes, como era el caso de Inter -de Porto Alegre- o Atlético Mineiro del bombo 2 o bien Fluminense, que estaba en el bolillero 3 y le terminó tocando a River. Nada de eso pasó. Sin embargo, Boca no pudo darse el lujo de respirar muy profundo y lleno de tranquilidad.

El sorteo de la Copa Libertadores: los viajes de Boca; River comparte zona con Fluminense y cómo quedó el resto de los grupos

Es una sensación extraña. Se puede decir que bien pudo toparse con un grupo plagado de enormes clubes de Sudamérica. Eso, de hecho, es lo que dejó un buen sabor de boca en el predio de Ezeiza, mientras Miguel Ángel Russo (este viernes cumple 65 años) y miembros del Consejo de Fútbol observaban el evento por televisión. No obstante, cada uno de los tres rivales que le tocaron tienen algún aspecto que también les hace pensar que “son bastante complicados, pero la obligación es pasar”, tal como le comentaron a LA NACION tras conocer la suerte del xeneize en la competición en la que debutará en las próximas semanas.

Es que tendrá que jugar ante Barcelona, de Ecuador, The Strongest, de Bolivia, y el ganador del cuarto repechaje. ¿Quién puede ser? Nada menos que Santos o San Lorenzo, aunque los brasileños tienen un pie y medio en el grupo por el resultado obtenido en el Nuevo Gasómetro, donde ganó por 3-1.

Newells vs Boca
Newells vs Boca


Miguel Ángel Russo y su cuerpo técnico saben que están dentro de un grupo que, pese a la obligación, no es del todo accesible,

Barcelona viene de un importante crecimiento en cuanto a la identidad y los resultados. Se destacó mucho su juego durante la edición subcontinental del año pasado, más allá de que no llegó demasiado lejos para romper la racha adversa de aún no poder obtener un título internacional en sus casi 96 años de historia. La cuestión es que su sitio es Guayaquil, una ciudad a la que Boca deberá llegar después de transitar los más de 5.370 kilómetros y unas seis horas de vuelo. Es cierto que no está en el top de los viajes más extensos que el azar pudo poner por delante, pero no deja de ser cansador. De todas maneras, en el club consideran que “este tipo de viajes está dentro de lo lógico de esta Copa”.

Por otro lado, los bolivianos no tienen un nombre y una historia que genere cierto respeto, pero cuentan con aquello que -en condición de local- suele significar uno o más jugadores a su favor: el estadio Hernando Siles está en la ciudad de La Paz, en la que la altitud es de más de 3600 metros sobre el nivel del mar.

El argentino Boca Juniors colombiano Frank Fabra (L) y el brasileño Santos Marinho disputan el balón durante la semifinal de la Copa Libertadores en el estadio La Bombonera de Buenos Aires, el 6 de enero de 2021
AGUSTIN MARCARIAN / POOL / AFP


Boca-Santos jugaron una de las semifinales de la última Copa Libertadores; podrían volver a enfrentarse si los brasileños dejan atrás a San Lorenzo. (AGUSTIN MARCARIAN / POOL / AFP/)

Por último, todos los repechajes arrastran duelos pesados entre equipos importantes. A Boca le tocó, quizás, la que pocos querían. Y es que aún queda por definirse la revancha, pero lo más probable es que termine siendo Santos, aquel que lo eliminó de un hondazo en la semifinal (3-0 en Vila Belmiro) a comienzos de este año, pero por la Copa 2020. Es decir, el xeneize compartirá grupo -probablemente- con el subcampeón de Sudamérica, que ya no es dirigido por Cuca sino por Ariel Holan. ¿Y si el Ciclón da el batacazo, convierte tres o más goles en San Pablo y se termina uniendo? También resultaría incómodo un clásico tan picante como suele darse entre dos que se conocen mucho, más allá de no enfrentarse desde 2019.

Los ecuatorianos vienen punteros en su liga, con 14 puntos obtenidos en siete encuentros. Es decir, en la actualidad presenta un andar irregular, pero le alcanza. Cuenta con seis argentinos en su plantel: el arquero Javier Burrai, los volantes Damián Díaz (ex jugador de Boca), Sergio López y Matías Oyola, además de los atacantes Emmanuel Martínez y Michael Hoyos, el norteamericano nacionalizado argentino que supo jugar en Estudiantes. También es argentino su entrenador, Fabián Bustos.

Boca lo cruzó en dos ediciones de la Copa Libertadores, ambas también en la primera etapa, la de grupos. Una en la edición 2003 que los de Carlos Bianchi terminaron obteniendo y otra en 2013. Barcelona no pudo ganarle en esos cuatro duelos.

Pedro, de Flamengo, acaba de rematar en uno de los ataques del equipo carioca, durante el partido entre su equipo y Barcelona de Ecuador en Guayaquil.
@LibertadoresBR


Barcelona, de Ecuador, fue rival de Flamengo en la Copa Libertadores pasada. (@LibertadoresBR/)

En cuanto al conjunto aurinegro, en la liga boliviana marcha segundo a dos puntos del líder, Royal Pari, aunque la competición local recién da sus primeros pasos. De todas maneras, viene de ser subcampeón en el Torneo Apertura 2020.

Su máximo referente es Marvin Bejarano, el lateral izquierdo que fue incluido en muchas convocatorias del seleccionado de su país, aunque es llamativa la presencia de tres brasileños entre sus filas: el defensor Luis Martelli y los delanteros Willie y Rafinha. Boca también enfrentó a los bolivianos solamente en etapas de grupos de la Libertadores, en el certamen de 1965 y en el de 1982.

Boca tiene una "oficina china" en la Bombonera: para qué está y qué significa

Si hay que enfocarse en el Peixe, se conocen muchas cosas de las recientes. Su firme posición de darle lugar a los chicos de su cantera se potenció aún más tras llegar a la pasada final y pese a perderla. Continúa con Marinho, Kaio Jorge, Lucas Braga y el venezolano Jefferson Soteldo como sus grandes figuras en el ataque, además del atrevimiento de Diego Pituca desde el mediocampo, aunque perdió al zaguero Lucas Veríssimo, que fue vendido a Benfica.

“Tenemos a un Barcelona que es copero, un equipo con una importante altura y ni que hablar la otra llave que tenemos que esperar. Pero sabemos que a ellos tampoco los habrá gustado saber que enfrente estamos nosotros desde el arranque”, le transmitieron a este diario desde el cuerpo técnico. Un sorteo con sensaciones encontradas. Ahora, a jugar.