Boca: la exitosa fórmula que intentará repetir en Brasil para ser finalista de la Copa Libertadores

Franco Tossi
·2  min de lectura

Siempre un 0-0 en la Copa Libertadores deja una sensación inconclusa. Ni que hablar si se trata de Boca disputando la primera semifinal en la Bombonera. Con Santos se estudiaron demasiado y las chances de gol fueron casi inexistentes. Un resultado, entonces, que dispone de muchos peros. En seis días, la revancha en Vila Belmiro dirá qué tan importante fue esta igualdad: para el equipo de Miguel Ángel Russo pareciera ser el mejor de los peores resultados que podía sufrir.

Está claro que el punto negativo principal es que el xeneize no logró esa victoria con la que viajaría más tranquilo rumbo a Brasil: con solo imponerse, Santos lo eliminará. Aunque, muchas veces, ganar no significa haber sacado un resultado envidiable de cara al último desquite.

Boca y Santos jugaron a no perder y les salió bien a los dos, aunque dejaron una duda: ¿fue fútbol o ajedrez?

Porque, a la vez, se puede sufrir el tan complicado gol de visitante que te pone en aprietos en la revancha. Y ese es el punto positivo de la jornada de anoche. En un encuentro aburrido, con un exceso de cuestiones tácticas defensivas y pobre a la hora de generar oportunidades, no salir del 0-0 lo deja tranquilo a Boca.

Y es que, ante este panorama, el plantel de Russo es consciente de que gritar uno o más goles en San Pablo le generará al conjunto Peixe una enorme complicación para obtener la clasificación a la final. Y Boca sabe que lo puede conseguir: excepto en el Cilindro frente a Racing (0-1), en el resto de encuentros que jugó de visitante durante esta edición logró, al menos, anotar un tanto.

¿Hubo penal de Izquierdoz? La jugada que reclamaron los brasileños en la semifinal de la Copa Libertadores

En la fase de grupos, Ramón Ábila anotó ante Caracas (1-1), Eduardo Salvio convirtió un doblete en Asunción frente a Libertad (2-0) y también repitió en Medellín ante Independiente de manera agónica (1-0), mientras que en el mano a mano fue a Porto Alegre y se llevó el triunfo (1-0) gracias al gol de Carlos Tevez, en la ida de los octavos de final.

Claro que el ánimo no está demasiado arriba porque el triunfo hubiera sido lo más relajador. Sin embargo, nada menos que el capitán describió apenas terminado el encuentro cómo tomaron la paridad y la confianza que mantienen.

"El partido está abierto, ellos no nos convirtieron goles. Hicieron un planteo defensivo, nos vamos tranquilos a Brasil. Porque nos van a tener que salir a atacar y nosotros podemos mostrarnos abiertos", imaginó Tevez el encuentro definitivo y en el análisis explicó por qué les costó llegar con claridad: "El partido fue trabado, muy difícil. Pusieron marca personal y jugaban con 5 atrás. Era muy difícil entrarles. En los contragolpes podíamos hacer daño, pero no nos pudimos fortalecer".