Boca - Barcelona de Ecuador, por la Copa Libertadores: el Xeneize volvió a jugar muy mal, casi no pateó al arco y dejó su clasificación en suspenso

·5  min de lectura
Boca vs Barcelona
Pool Argra

Boca sufre los partidos. Por lo general juega siempre mal, no genera situaciones de gol y el rival, con poco, lo termina vulnerando. El empate sin tantos ante Barcelona, de Ecuador, lo deja con chances matemáticas en el Grupo C de la Copa Libertadores, pero significó una derrota desde el rendimiento colectivo y las respuestas individuales. Ahora deberá vencer en la última jornada a The Strongest, en la Bombonera, pero su máxima preocupación no está en los adversarios, sino en sus propias limitaciones: tardó 66 minutos en poder rematar un balón que vaya en dirección al arco defendido por Burrai. Y en el balance global, estuvo más cerca de perder el partido que de ganarlo. Así, además, sumó su tercer partido seguido en el certamen internacional sin sumar de a tres puntos y sin convertir goles, ya que en los dos anteriores había perdido (0-1) ante el mismo rival con el que se midió este jueves en Ecuador y frente a Santos, en Brasil. Con el 0-0, el clasificado fue Barcelona.

Boca sumó su quinto partido sin triunfos y apenas marcó un gol en esos encuentros: Perdió ante Patronato (0-1), Barcelona (0-1) y Santos (0-1); empató ante River (1-1) y Barcelona (0-0). Y el único gol lo hizo Tevez. El último triunfo fue ante Lanús, por la 12° fecha de la Copa de la Liga, con gol de Izquierdoz.

Miguel Angel Russo realizó algunas modificaciones en el equipo titular, con la mira puesta en el choque por la Copa continental pero también observando de reojo la semifinal del domingo ante Racing, por la Copa de la Liga. Por eso no arrancaron Carlos Tevez, Agustín Rossi, Julio Buffarini, Frank Fabra y Alan Varela. En sus lugares, tuvieron la chance de mostrarse Franco Soldano, Esteban Andrada, Nicolás Capaldo, Emmanuel Mas y Jorman Campuzano, respectivamente. Era una buena prueba sobre todo para Andrada, que podría estar disputando sus últimos encuentros en la Ribera. Pero, salvo el arquero, ninguno aprobó.

Boca vs Barcelona
Pool Argra


Boca vs Barcelona (Pool Argra/)

Boca venía de dos derrotas seguidas en la Libertadores, ante Barcelona, en Ecuador, y Santos, en Brasil, ambas por 0-1. Por eso salió con la voluntad de presionar en la mitad de la cancha y generar ataques directos vía Cristian Pavón y Sebastián Villa. Pero el que terminó sorprendiendo al Xeneize fue el conjunto dirigido por el argentino Fabián Bustos, con dos situaciones claras en un minuto, a los 9 y a los 10 de la primera etapa: Damián Díaz aprovechó un error de Campuzano en una salida por el medio y con un zurdazo exigió a un Andrada que respondió muy bien; segundos después, desbordaron a Mas por la izquierda y el centro finalizó con un zurdazo de Hoyos que se fue por encima del travesaño.

La posición de Hoyos por la derecha y las proyecciones del lateral derecho Byron Castillo (con los pasajes por detrás del extremo) complicaron a un Izquierdoz que más de una vez debió salir lejos del área, casi a cruzar sobre la línea como un N° 3 bis. En los primeros 20 minutos tuvo más tiempo la pelota Boca, pero la conexión colectiva era del conjunto ecuatoriano.

Boca comete muchos errores no forzados en las salidas desde el fondo y sus defensores tienen graves dificultades para encontrarse con los mediocampistas. Medina y Almendra se muestran constantemente, pero reciben un pase por cada 4 o 5 desmarques que generan para romper líneas. Campuzano sigue moviéndose lejos de los conceptual para cualquier volante central, sacándole la pelota de los pies a los centrales.

Somoza dio muchas indicaciones, señal de que la construcción del ataque era dificultosa. Y las veces que tuvieron que finalizar las acciones Pavón y Villa le erraron por muchos metros al compañero. Soldano tocó más pelotas rechazando córners de cabeza en su propia área que recibiendo asistencias de sus compañeros.

Boca vs Barcelona
Pool Argra


Boca vs Barcelona (Pool Argra/)

Defensivamente, el Xeneize por momentos tiene una actitud pasiva: eso quedó expuesto con dos chances claras más para convertir de Barcelona, una media vuelta del lateral izquierdo Mario Pineira que Andrada manoteó al córner y un remate a la carrera de Damián Díaz tras un pivoteo de Hoyos. Boca no generaba chances de gol y encima su figura era el arquero, No es primera vez que el local defiende con superioridad numérica incluso dentro de su área, pero igual le ofrece libertades al adversario.

La posesión del balón, al final del primer tiempo, fue de Boca superior al 60%, pero su rendimiento fue bajísimo y otra vez Andrada debió achicar ante Damián Díaz en un contraataque que había nacido de un córner a favor del equipo de Russo.

En la segunda etapa, Boca trató de salir con más decisión a ubicarse en campo rival y el equipo de Bustos empezó a mirar con más entusiasmo el empate. Con empuje el Xeneize logró arrinconar durante unos minutos a Barcelona, pero sus resoluciones ofensivas eran tan poco claras que el equipo siguió sin patear al arco. Hasta los diez minutos había probado con tres intentos, pero ninguno fue en dirección al arco defendido por Burrai.

Somoza activó modificaciones mucho tiempo antes de las que suele hacer Russo. A los 15 minutos, ingresaron Carlos Tevez por Soldano y Gonzalo Maroni por Pavón. Enseguida, Boca no aprovechó la desinteligencia en un córner a favor entre el arquero y un central (eso transformó un mal centro de Villa en casi una asistencia) porque Lisandro López se perdió un gol solo debajo del arco, sin oposición.

Boca tardó 66 minutos en direccionar su primer remate al arco rival: fue Maroni, con un cabezazo fácil a las manos del arquero, tras un centro de Villa, que se había corrido a jugar ahora como wing derecho.

A falta de 10 minutos, Russo -vía celular- le marcó tres cambios a Somoza. Allí fue cuando ingresaron Edwin Cardona, Alan Varela y Frank Fabra. Puesto por puesto, salieron Medina, Campuzano y Mas. Pero Boca completó un nuevo partido sin jugar bien. Otro más dentro de un semestre que apenas había sido mejorado con las apariciones de Varela, Almendra y Medina. Hace cinco partidos que no gana y sólo marcó un gol en esos encuentros. Por momentos, pareciera que Boca se la pasa pensando tanto en el próximo partido que se olvida de jugar en el hoy, de activar el presente. El balance, otra vez, fue demasiado pobre.