Boca, más allá del fútbol y Riquelme: cómo avanza la gestión Ameal

Pablo Lisotto
lanacion.com

La nueva dirigencia de Boca avanza con sus promesas de campaña y con sus nuevas formas de conducir al club. Más allá del fútbol profesional, en donde Miguel Ángel Russo ya dirige las primeras prácticas del plantel en Ezeiza. O incluso en lo vinculado en las divisiones inferiores, donde el nuevo coordinador es Carlos Navarro Montoya.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

"La transición no es nada fácil", le confiesa a LA NACION una persona que trabaja en el club desde el siglo pasado, y que vio pasar a varias dirigencias. "Hay personas que en todos estos años se creyeron los dueños del club, y desarticular esa manera de trabajar lleva tiempo y genera situaciones incómodas", explica. Y a la vez grafica: "No es ético que gente de Angelici haya leído cada detalle del contrato de Russo. Pero así se dio."

Ameal habló en sintonía a esa situación. "Hay gente que entró al club con la política, y debe irse con la política", dijo en más de una ocasión antes y después de las elecciones. Eso aún no sucedió en un 100 por ciento, y a la vez genera incertidumbre en empleados de la institución que trabajan a diario, más allá de quién conduce.

Pergolini y Ameal, en una de sus primeras recorridas por el club

Sin embargo, hay decisiones que marcan una primera gran diferencia. Ahora, cada gerencia tiene a su vez un presidente a quien rendirle cuentas sobre sus acciones. Esa persona es el representante de la Comisión Directiva en cada departamento. "Nosotros trabajamos acá por amor al club y a estos colores, en cambio el gerente es un empleado", le cuenta a LA NACION el presidente de una de las gerencias. En sintonía opinó el secretario general Ricardo Rosica, en el programa radial Boca de Selección (AM 770): "Queremos estar presencialmente en cada departamento del club".

En todo este proceso también se dan desprolijidades. Por ejemplo, la presentación del Torneo Internacional de Verano se iba a realizar el 20 de diciembre en el Hipódromo de Palermo". Sin embargo, como nadie de Boca respondió los mails confirmando o descartando su presencia, todo debió suspenderse. De todas maneras, el equipo xeneize dirá presente en San Juan, donde el 16 de enero jugará con Universitario de Perú, y tres días después enfrentará a Athletico Paranaense.

Al mismo tiempo, el socio recibió una noticia que se alinea al mensaje que Ameal pregonó durante la campaña: que vuelva a ser un club de puertas abiertas. Durante el fin de semana se anunció una reducción del 30% del precio de la temporada de pileta (de 500 a 350 pesos), en relación al valor que había estipulado la CD anterior. Además otorgaron 50 becas de la colonia de verano para chicos del barrio de La Boca, con el propósito de afianzar el vínculo con los vecinos.

La Bombonera que viene

En lo que tiene que ver con la anunciada reforma de la Bombonera, los primeros pasos son medidos, pero a la vez firmes. El club reubicará a 2100 socios que tienen abono en el sector K. El objetivo es ir aumentando los espacios populares en la tercera bandeja local, que fue reconvertida en platea durante la gestión Angelici, hecho que redujo la capacidad del estadio.

El plan Bombonera 360 sigue adelante. "En los últimos días surgieron nuevas y mejores posibilidades de financiación, lo cual nos pone muy contentos", le dice Carlos Navarro, presidente del Departamento de Obras, a LA NACION. Y amplía: "También quedó constituido el equipo que se encargará de la gestión de compra de las dos medias manzanas. Se mantuvieron charlas con el Gobierno de la Ciudad y con gente de urbanismo ". Al respecto, el referente vecinal Rubén Lopresti le confió a este diario que: "Los frentistas apoyamos al proyecto esloveno de Fabián Fiori, que a nuestro criterio es el único viable". De todas maneras, Navarro destaca: "El club tiene la voluntad política de charlar con ellos e ir comprando las propiedades, para que puedan vivir mejor y a la vez Boca pueda tener un estadio acorde a su grandeza."

Seguramente, las buenas intenciones de ambas partes generarán más de una charla en las próximas semanas. En total, son 48 terrenos sobre los cuales se constituyen 138 propiedades. La preventa de palcos y plateas VIP amortizará gran parte del costo total de esa obra, que tiene una duración prevista de tres años, sin afectar la localía del equipo ni comprometer las finanzas del club.

Al mismo tiempo, la dirigencia está terminando de diseñar el Masterplan Boca Juniors, que abarca todos los terrenos del club para optimizar sus espacios. "La idea es construir una cancha de hockey sobre césped sintético, una pileta cubierta y descubierta, y darle volumen a las actividades amateurs. Queremos que el barrio se meta en el club y se potencie la República de La Boca", resume Navarro.

El ruido y los flashes los acapara la primera división, Miguel Ángel Russo y Juan Román Riquelme, abocado full time a su rol de máximo responsable del fútbol y ya instalado en las oficinas que utilizó Nicolás Burdisso en el complejo Pompilio.

Pero más allá del fútbol Boca también está en movimiento, en una transición que llevará más tiempo del imaginado.

Qué leer a continuación