Boca acierta, pero no puede disimular sus dificultades

La diferencia se concentró en dos cuestiones fundamentales: la contundencia y la capacidad para aprovechar las ventajas. No más que eso. Ni mejores desempeños, ni tampoco superioridad en la propuesta. Boca ganó porque tuvo a Santiago Silva con la sintonía apropiada y porque estuvo atento a cada una de las ventajas que le ofreció All Boys. El conjunto xeneize se quedó con los tres puntos y eso en definitiva le sirve. Le permite avanzar con un paso más firme, pero no puede establecer un patrón de juego, como tampoco se muestra seguro y sólido como lo supo hacer.

Todo el partido se concentró en errores y aciertos. Desde el comienzo del partido, en la primera acción, el arquero Nicolás Cambiasso calculó mal en su salida para cortar un centro de Sánchez Miño y apareció Guillermo Burdisso, puso la cabeza y abrió el marcador.

Lejos de sentirse golpeado por el gol rápido, All Boys se plantó en el campo con la decisión de manejar la pelota. Con Ahumada con buena circulación, con proyecciones de Perea y algunas pinceladas de Morel. En ese contexto se puso en evidencia que Boca sufre por tener a Somoza y a Ledesma lejos de su mejor versión, así como tampoco puede contar con un Chávez influyente.

Por eso, All Boys emparejó el juego en apenas unos minutos. El conjunto xeneize no luce rocoso en su defensa como cuando fue campeón y eso lo paga. Ayer Schiavi y Burdisso debutaron como pareja central y dejaron en claro que les falta acoplarse mejor. Así, Borghello anticipó a Sosa y marcó el empate.

Insistió All Boys en su búsqueda y pudo ponerse en ventaja. Es que fue mal anulada una acción en la que Borghello marcó y no se convalidó por una posición adelantada. Y mucho influyó el árbitro Vigliano, que no sólo falló allí, sino en no haber expulsado a Schiavi sobre el final del partido y en no haber sancionado un penal de Grana, por tocar el balón con la mano después de un desborde de Clemente Rodríguez.

Boca contó con un Sánchez Miño inspirado, manejando el ritmo de Boca. Y el oportunismo de Silva fue determinante. Porque en el segundo gol le ganó a Quiroga en el salto y en el tercer tanto, en el comienzo del segundo tiempo, terminó una gran jugada de Clemente, que aprovechó un grueso error del defensor Grana.

El equipo xeneize cosechó su noveno éxito ante All Boys, en la Bombonera, sobre 11 enfrentamientos en La Boca (los otros dos fueron empates). Fue un triunfo importante para Boca, aunque no disimula sus dificultades.

Cargando...
1 / 4

Más noticias

1 / 11