El binomio Marcelino-Alemany se reencuentra en La Cartuja

Agencia EFE
·3  min de lectura

Víctor Martí.

Barcelona, 15 abr (EFE).- Mateu Alemany y Marcelino García Toral, dos de los padres del Valencia que levantó la Copa del Rey en el 2019 ante el Barcelona (1-2), se reencontrarán este sábado en la final de La Cartuja, aunque esta vez el primero verá el partido como director de fútbol del Barcelona y el segundo dirigirá al Athletic Club de Bilbao.

Ambos vivieron una etapa agridulce en Valencia. Exitosa a nivel deportivo, turbulenta en su relación con los propietarios del club, especialmente en la etapa final.

Un binomio que se truncó en septiembre de 2019, tres meses después de que el Valencia levantara la Copa del Rey contra el Barcelona.

La pareja Mateu-Marcelino nació en 2017. Por aquel entonces Alemany, director general encargado de la parcela deportiva, viajó a Singapur para convencer al propietario del club, Peter Lim, para que contratara al técnico asturiano, desoyendo las voces que preferían a Quique Setién.

El tándem funcionó a las mil maravillas poniendo recuperando el terreno perdido en un momento de debilidad económica y deportiva en el club valencianista.

En la temporada 2017-18, las incorporaciones de jugadores como Gonçalo Guedes dieron un plus de calidad a un equipo que contaba con Rodrigo, máximo goleador de la temporada con 16 goles, y Dani Parejo, jefe de operaciones en la medular.

Si bien no pudo competir contra el Barça, campeón de la Liga, el Valencia no solo se clasificó para la Champions, sino que tuteó al Atlético de Madrid y al Real Madrid, segundo y tercer clasificado, respectivamente.

En la 2018-19, Alemany trabajó en los despachos con las ventas de Joao Cancelo, Nemanja Maksimovic y Martín Montoya, mientras que se aseguró la propiedad de Gonçalo Guedes y Geoffrey Kondogbia, así como el fichaje de Kevin Gameiro, entre otros.

Fue la temporada de la consolidación del proyecto. El Valencia repitió el cuarto puesto en una igualada pugna con el Getafe. Aunque lo más preciado fue el título copero conseguido el 25 de mayo de 2019 ante el Barcelona.

“Mateu (Alemany) apostó por mí como entrenador siempre, y lo que es evidente es que en la situación de dificultad fue la persona que más apostó para que el proyecto no se cortara. Es evidente que sin el apoyo de Mateu hoy no estaría aquí”, dijo Marcelino poco después de ganar la Copa

El proyecto parecía consolidado, pero la planificación deportiva diseñada por Alemany y Marcelino chocó con la estrategia de la propiedad justo después de levantar el título.

El mercado de verano dejó tales heridas que, si bien Marcelino inició la temporada, el máximo accionista decidió destituir al entrenador asturiano tras la tercera jornada de Liga.

Dos meses después, en noviembre de 2019, Lim confirmaba también la destitución de Alemany.

Ambos emprendieron caminos distintos. Tras un año y medio sin entrenar, Marcelino asumió el pasado enero el banquillo del Athletic Club.

Paralelamente, Alemany se sumó al proyecto electoral de Joan Laporta situándose en un discreto segundo plano, y desde que el abogado catalán tomó el mando de la entidad ejerce como director de fútbol del Barça.

Uno en la grada, el otro en el banquillo. Los dos en proyectos distintos, pero con el recuerdo en la retina de una etapa brillante que se truncó antes de lo previsto. EFE

1011316

vmc/fa/og

(c) Agencia EFE