Billie Eilish muestra su cuerpo para lanzar un poderoso mensaje: "¿No es lo que querías?"

Fari RafaContributor
Yahoo Vida y Estilo

Billie Eilish dio inicio a su gira mundial “Where do we go?” con un épico concierto en Miami, donde aprovechó para lanzar un poderoso mensaje sobre la imagen corporal y la sexualización de la que son víctimas las mujeres en la industria del entretenimiento.

Billie Eilish adelanta “No Time To Die”, su canción para James Bond/EFE
Billie Eilish adelanta “No Time To Die”, su canción para James Bond/EFE

La cantante de 18 años, conocida por mostrarse con ropa holgada y cubrir casi la totalidad de su cuerpo, se desvistió por primera vez ante miles de espectadores durante el interludio de “All the Good Girls Go To Hell” (Todas las chicas buenas van al infierno).

En un video que acompañó con su voz en off, Eilish habló de las críticas que ha recibido por su físico y fue quitándose capas de ropa hasta la parte superior del sujetador, mientras los gritos de la multitud sacudían el auditorio del American Airlines Arena.

“¿Realmente me conoces?”, preguntó la multipremiada artista de los Grammy 2020. “Tienes opiniones sobre mis opiniones, sobre mi música, sobre mi ropa, sobre mi cuerpo. Algunas personas odian lo que me pongo, otras lo alaban. Algunos lo usan para avergonzar a otros, algunos lo usan para avergonzarme a mí”, se escucha en el video.

Hace un tiempo, Eilish dijo que renunció a las redes sociales a causa de los comentarios abusivos de que ha sido víctima.

La intérprete de “Lovely” añadió que se siente señalada constantemente por fanáticos y detractores. “Nada de lo que hago pasa desapercibido”, dijo. “Así que mientras siento tu mirada, tu desaprobación o tus suspiros de alivio, si viviera por ellos, nunca podría moverme”.

“¿Quieres que sea más pequeña? ¿Más débil? ¿Más suave? ¿Más alta? ¿Quieres que me calle? ¿Te provocan mis hombros? ¿Mi pecho? ¿Soy mi estómago? ¿Mis caderas? ¿El cuerpo con el que nací no es lo que querías? Si lo que me pongo es cómodo, no soy una mujer. Si me deshago de las capas, soy una puta”, continuó.

Acompañadas con la voz en off, las imágenes muestran a Eilish quitándose lentamente un ancho abrigo con capucha y luego una camiseta, mientras hunde su cuerpo en un líquido oscuro. Al final del video, la cantante está totalmente sumergida.

“Aunque nunca has visto mi cuerpo, todavía lo juzgas y me juzgas por ello. ¿Por qué? Hacen suposiciones sobre las personas por su talla. Decidimos quiénes son. Decidimos lo que valen. Si me pongo más, si me pongo menos, ¿quién decide qué me hace eso? ¿Qué significa? ¿Mi valor se basa solo en tu percepción? ¿O tu opinión sobre mí no es mi responsabilidad?”, concluyó.

El estremecedor interludio no solo provocó euforia en la audiencia, sino que trasladó a las redes sociales el debate sobre la sexualización de las jóvenes artistas. En Twitter, un fan la llamó “la mujer más fuerte y empoderada que conozco”, mientras que otro transcribió el video para mostrar que el mensaje “¡es lo único que importa!” y no el “desnudo”.

“La forma en que Billie Eilish revela su cuerpo a su propia discreción va a empoderar a las chicas para que tomen sus propias decisiones... No tengo otra que apoyarla”, comentó otra seguidora.

A mediados del año pasado, se viralizó una foto en la que Eilish (entonces menor de edad) aparecía con una camiseta blanca de escote pronunciado. En aquel momento, arrasaba en todas las listas con su tema “Bad Guy”, y debutaba en Coachella como una de las artistas más esperadas, pero esa foto la cosificaba, la reducía a un objeto de deseo sexual.

“¡Mis pechos eran tendencia en Twitter! ¿Qué es eso? ¡Todos los medios escribieron sobre mis pechos! (…) Nací con pechos, hermano. Nací con ADN que me iba a dar grandes pechos”, exclamó en declaraciones a ELLE en septiembre.

Sobre el mismo tema habló en la serie “I Speak My Truth” (Digo mi verdad) de Calvin Klein y explicó que no quiere que la gente “sepa todo” sobre ella y su cuerpo.

“Por eso llevo prendas holgadas. Nadie puede opinar porque no han visto qué hay debajo. Nadie puede decir ‘está muy delgada’, ‘no lo está’, ‘tiene el culo plano’ o ‘lo tiene gordo’. Nadie puede decir nada porque no lo saben”, dijo.

La cantante suele usar tallas grandes diseñadas por famosísimas marcas como Gucci, Fendi, Off-White, Louis Vuitton o Golf Wang. “Lo que me gusta de vestirme como si fuera 800 tallas más grande que yo es que no le da a nadie la oportunidad de juzgar cómo se ve mi cuerpo”, contó a Vogue Australia el verano pasado.

Para Eilish, la relación personal con su cuerpo “ha sido la más tóxica que puedas imaginar”.

“La forma en que me he vestido ha hecho que esa relación sea mucho mejor”, detalló durante otra entrevista en diciembre con CBS, donde se sinceró sobre haber sufrido de depresión y tener pensamientos suicidas desde que alcanzó el estrellato.

Qué leer a continuación