En su primera cumbre, Biden y Putin acuerdan medidas sobre ciberseguridad y control de armas

·4  min de lectura

Por Steve Holland y Vladimir Soldatkin

GINEBRA, Suiza, 16 jun (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su par ruso, Vladimir Putin, acordaron el miércoles iniciar conversaciones sobre ciberseguridad y control de armas en una cumbre que puso al descubierto su profundo desacuerdo sobre esos temas, los derechos humanos y Ucrania.

En su primera reunión desde que asumió el cargo en enero, Biden le preguntó a Putin cómo se sentiría si alguien llevara a cabo un ataque cibernético contra los oleoductos rusos, una consulta puntual que se refería al ciberataque que provocó el cierre de las operaciones de Colonial Pipeline Co COLPI.UL durante varios días en mayo. (Full Story)

Si bien dijo que no había amenazado a Putin en unas conversaciones que se prolongaron por tres horas, Biden aseguró que dejó claro los intereses vitales de Estados Unidos, incluida la seguridad cibernética, y que le expresó a Putin que Estados Unidos respondería si Rusia infringía esas preocupaciones.

Ambos líderes describieron su primera cumbre en un villa suiza a la orilla del lago Lemán como profesional, en lugar de amigable. Putin las calificó de constructivas y sin hostilidad y Biden dijo que no había nada que reemplace a las discusiones cara a cara.

También acordaron enviar a sus embajadores de regreso a sus capitales. Rusia retiró a su enviado después de que Biden dijera en marzo que pensaba que Putin era un "asesino", y Estados Unidos llamó a su embajador poco después.

Putin dijo el miércoles que estaba satisfecho con la explicación de Biden sobre el comentario.

Pero no lograron ocultar sus diferencias en temas como derechos humanos, donde Biden dijo que las consecuencias para Rusia serían devastadoras si el encarcelado crítico del Kremlin Alexei Navalny muere, o en materia de ciberespacio, donde Washington ha exigido a Moscú que frene los ataques de ransomware provenientes de territorio ruso.

"Lo miré y le dije cómo te sentirías si un ransomware toma los ductos de sus campos petroleros. Él dijo que eso podría ser un problema", reprodujo Biden a periodistas en una conferencia de prensa individual y no conjunta, una señal de tensión entre los dos países.

CIERTOS LÍMITES

En declaraciones previas a periodistas, Putin mostró poco interés en los compromisos, al desestimar las preocupaciones de Washington sobre Navalny, sobre el aumento de la presencia militar de Rusia cerca de la frontera este de Ucrania y respecto de las sugerencias de Estados Unidos de que piratas informáticos rusos son responsables de los ciberataques contra el país.

También sugirió que Washington no estaba en posición de dar lecciones a Moscú sobre derechos humanos, rechazando preguntas sobre su represión contra rivales políticos al decir que estaba tratando de evitar "disturbios" populares como el Black Lives Matter.

"Lo que vimos fue desorden, disrupción, violaciones de la ley, etc. Sentimos simpatía por Estados Unidos, pero no queremos que suceda en nuestro territorio y haremos todo lo posible para no permitir que suceda", dijo Putin.

También pareció cuestionar la legitimidad de arrestar a los alborotadores que atacaron el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero, buscando detener la certificación de Biden como presidente después de derrotar a su predecesor Donald Trump.

Las relaciones entre Estados Unidos y Rusia se han deteriorado en los últimos años, en particular por la anexión de la península ucraniana de Crimea por parte de Rusia en 2014, su intervención en Siria en 2015 y las acusaciones de Estados Unidos, negadas por Moscú, de intromisión en las elecciones de 2016 que llevaron a Trump a la Casa Blanca.

Ninguna de las partes dio detalles sobre cómo se desarrollarían sus conversaciones de ciberseguridad, aunque Biden reveló que le dijo a Putin que la infraestructura crítica debería estar "fuera de los límites" de los ciberataques, y que esto incluía 16 sectores que no identificó.

"Necesitamos algunas reglas básicas sobre el camino que todos podemos seguir", sostuvo.

Biden dijo que había planteado asuntos de derechos humanos en la conversación porque estaba en el "ADN" de su país hacerlo, y también por el destino de los ciudadanos estadounidenses encarcelados en Rusia.

Putin expuso que creía que se podían encontrar algunos compromisos, aunque no dio indicios de ningún acuerdo de intercambio de prisioneros.

Putin, de 68 años, calificó a Biden, de 78, un útil y experimentado socio, y dijo que hablaban "el mismo idioma", pero agregó que no hubo amistad, más bien un diálogo pragmático sobre los intereses de sus dos países.

La programación de conferencias de prensa separadas mostró que no hubo la jovialidad que acompañó a la reunión de 2018 entre Putin y Trump, a quien el líder ruso le regaló un balón de fútbol. Tampoco hubo comida conjunta.

Sin embargo, ambos dijeron que compartían la responsabilidad de la estabilidad nuclear y que mantendrían conversaciones sobre posibles cambios a su nuevo tratado de limitación de armas START, recientemente ampliado, así como en otras cuestiones de control de armas.

(Reporte de Steve Holland y Vladimir Soldatkin; información adicional de Humeyra Pamuk y Stephanie Nebehay en Ginebra, Tom Balmforth y Andrew Osborn en Moscú; escrito por Arshad Mohammed, Giles Elgood y Kevin Liffey. Editado en español por Rodrigo Charme)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.