Bianchi: por qué no volvió a Vélez, no ser hincha de Boca y el "tendría que haber hecho una carrera más importante"

LA NACION
·6  min de lectura
Carlos Bianchi, a los 71 años: "Nosotros (en la década del 70) ganábamos en un año lo que hoy muchos jugadores ganan en un día"
Fuente: Archivo

Carlos Bianchi siempre deja mensajes para pensar. No suele hablar seguido públicamente, pero en los últimos tiempos sí dio algunas entrevistas radiales a medios partidarios de Vélez, club en el que se formó y terminó como uno de los máximos ídolos, en el que convirtió 206 goles en 324 partidos como N° 9 y como entrenador ganó seis títulos, convirtiéndose en el DT más exitoso de la entidad de Liniers. En esta oportunidad charló con 'El Grito Velezano', por el canal de YouTube, y entregó conceptos que, a la distancia, hacen reflexionar sobre el cambio generacional. Hoy, a los 71 años, el Virrey está convencido de que pudo haber hecho una carrera mucho mejor como futbolista. Habló sobre los ciclos de Gabriel Heinze y Mauricio Pellegrino, la llave que debe disputar con Peñarol en la vuelta por la Copa Sudamericana, los cambios en las épocas con respecto a cuando él fue futbolista (1967-1973 y 1980-1984) y dijo que no se arrepintió de haber vuelto como técnico a Vélez.

"No me arrepiento de no haber vuelto a Vélez. Yo había dicho que volvería a dirigirlo el día que peleara el descenso. No lo peleó y no me necesitaron. Aparte salieron muchas veces campeón sin mí. Vélez no me necesitó después de que me fui, tuvo muy buenos técnicos que fueron campeones", opinó Bianchi en referencia a los títulos que consiguió el Fortín con Osvaldo Piazza, Marcelo Bielsa, Miguel Ángel Russo y Ricardo Gareca.

Quique Setién y Lionel Messi. La intimidad de un trato difícil: "He tenido experiencias suficientes para saber cómo es"

Como cada año, Bianchi tenía pensado irse a Francia en febrero pasado, pero la pandemia que condicionó al mundo entero también alteró sus planes: "Teníamos en mente irnos en febrero a París y volver en marzo, pero ya ahí vimos que Europa estaba bastante difícil, peligroso. Además, acá tenemos nuestros familiares nosotros", contó.

Lo consultaron sobre la identidad que él llegó a formar con Vélez en su momento y la identificación que tiene ahora Pellegrino con Vélez. Si eso genera un plus a la hora del trabajo como director técnico, pero el Virrey se distanció: "El hincha no tiene que tener en cuenta si el técnico es hincha de su club. Para mí, por lo vivido, yo fui técnico de Boca y no era de Boca. Lo que más interesa es que haga su trabajo de manera profesional. Mauricio hizo toda su carrera en Vélez, desde las inferiores, seguro le da mucho placer dirigir a Vélez en este momento".

Sobre el estilo de Longaniza Pellegrino, Bianchi sostuvo: "Lo he visto cuando estuvo como entrenador en Estudiantes e Independiente, dos estilos distintos: el protagonismo de esos equipos no es el mismo, la historia no es la misma. Y uno, a veces, se tiene que adaptar a la historia del club donde va a trabajar".

Agustín Rossi, el arquero que se fue cuestionado de Boca y volvió mejorado por Lanús

Apareció la nostalgia cuando le consultaron sobre el repaso de su carrera: "Hay dos carreras: una, la del jugador de fútbol y otra la de técnico. Como jugador, por ser demasiado bueno o muy respetuoso de los compromisos que tenía, tal vez tendría que haber hecho una carrera más importante de la que hice, para mí forma de ver. Pero como soy respetuoso por naturaleza."

"Yo respetaba mucho mis contratos"

"Hoy en día el jugador de fútbol cuando lo viene a buscar alguien, se va. Yo en ese sentido respetaba mucho los compromisos que tenía con el club. El técnico no, se dio el placer de ser campeón muchas veces de torneos nacionales e internacionales, al final como digo yo siempre, el buen Dios hace bien las cosas. Al final lo termina compensando a uno".

"Vi poco al equipo de Heinze. Tengo que ser sincero, no leo diarios, elijo los partidos para ver. No miro todos. Me gusta ver partidos de alto nivel, tengo que ser sincero. No puedo dar una opinión muy fehaciente ni categórica sobre ningún equipo de la Argentina".

Se refirió a que había visto a Mauricio Pellegrino en enero pasado, antes de la pandemia, cuando todavía esperaba una oferta de trabajo: "Mauricio (Pellegrino) vivió todas las cosas lindas que vivió Vélez, entonces lo mínimo que uno puede desear es que se le cumplan una gran cantidad de esos logros de los años 90. Le deseo mucha suerte a Mauricio".

Sobre la llave que Vélez está afrontando con Peñarol, por Copa Sudamericana (en la ida, en Liniers, igualaron 0-0), el Virrey opinó: "Me da placer el reconocimiento internacional que tiene Vélez hoy, cosa que en el 94 no lo tenía. Vélez es un equipo respetado y en las competencias internacionales es respetado y es tan candidato como cualquiera".

La ventaja en la época del 1 a 1

Se generó una polémica sobre los equipos grandes y los cabezas de serie en el torneo de la Copa de la Liga Profesional. ¿Vélez necesita volver a ganar algo para recupera protagonismo? "Para Vélez, salir campeón hoy, tiene más posibilidades que cuando yo volví en el 93. Hoy tiene Vélez más posibilidades de salir campeón, el tema es que muchas veces los equipos como Vélez necesitan económicamente vender y eso hace que no pueda tener una continuidad en la formación del equipo".

Y agregó: "Eso sí puede complicar la posibilidad de campeonar. Es complicado cuando no se puede mantener un equipo. Nosotros en su momento tuvimos suerte porque en esa época estaba el 1 a 1 y el jugador argentino ganaba bien en nuestro país. No tenía tanta necesidad de irse al extranjero. Hoy cada uno trata de aprovechar la situación que se le puede presentar".

¿Ve bien que un juvenil se vaya al exterior a los 19 años? "Eso es. ¿Por qué te casas a los 20? Yo me casé a los 22 años, me puse de novio a los 17 con Margarita, con mi esposa, que fue mi primera novia. Era lógico y pensábamos que nuestro futuro iba a estar en el extranjero. Esto lo mismo. Quizás a un jugador se le presenta una oportunidad que nunca más le vuelve a aparecer. En la actualidad, un jugador de fútbol con un primer contrato de 4 o 5 años se asegura la vida. No era el caso de antes. Nosotros (en la década del 70) ganábamos en un año lo que hoy muchos jugadores ganan en un día. Y el que se va se asegura estar allá diez años. Aunque no ande bien de entrada, le van a surgir otras posibilidades en el mercado europeo. Y estando diez años en el exterior quizás asegura su bienestar económico. A mí no me molesta, al contrario, me da placer que el jugador de fútbol gane dinero".