Bianca Belair es la nueva reina de SmackDown

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 11 (EL UNIVERSAL).- Regresó la gran fiesta de la lucha estadounidense, con la edición 37 de Wrestlemania.

"A nombre de toda la familia de WWE, queremos darles las gracias y, ¡Bienvenidos a Wrestlemania!", expresó Vince McMhahon, acompañado de su familia y todas las superestrellas, al inicio de la primera noche de la gran fiesta de la WWE.

Aunque los fuertes vientos, la lluvia y amenazas de tormenta eléctrica en la ciudad de Tampa, Florida, retrasaron por más de 30 minutos el inicio de la función, esto no fue impedimento para que "La Vitrina de los Inmortales" provocara el júbilo de los más de 25 mil asistentes.

Como es costumbre en Wrestlemania, los combates siempre pasan a la historia, y esta vez Sasha Banks y Bianca Belair lo lograron al protagonizar la segunda pelea estelar femenil en la historia de esta competencia. La ganadora del Royal Rumble, Bianca Belair llegó hasta las lágrimas por estar en esta posición, pero el encuentro no iba a ser fácil ante la campeona. El momento luchístico de "La Superlativa" brilló en el evento más grande y su nombre quedará inmortalizado. Dominó a su rival y con un "beso de la muerte" le bastó para ser la nueva monarca femenil de SmackDown.

El título se puso en juego y Bobby Lashley lo defendió con éxito ante Drew McIntyre, mientras que Bad Bunny brindó una espectacular lucha venciendo a The Miz.