Betzabé Ybañez, la profesional que llevó su pelea a la FIFA: la echaron del club Jorge Wilstermann de Bolivia por ser mujer

Andrés Fernández
·7  min de lectura
Betzabé Ybañez junto a Alex Da Silva, futbolista de Jorge Wilstermann con pasado en la selección brasileña. La quiromasajista fue echada del club boliviano "por ser mujer"
Betzabé Ybañez junto a Alex Da Silva, futbolista de Jorge Wilstermann con pasado en la selección brasileña. La quiromasajista fue echada del club boliviano "por ser mujer"

Sentar un precedente. Generar una revolución necesaria. De eso se trata. En un mundo al que todavía le falta entender que la igualdad no es dañina, diferentes luchas avanzan y conquistan espacios que deberán ser parte de la vida cotidiana. Quien cuenta su historia es Betzabé Claudia Ybañez Ledezma. Ella es boliviana, tiene 38 años, es quiromasajista y cuenta con una larga trayectoria profesional. Se formó en Europa y amplió su currículum con muchísimos estudios que la prepararon para llegar adonde llegó. Pero el 13 de enero de este año llegó al que era su trabajo durante los últimos seis años como parte del cuerpo médico y técnico del club Jorge Wilstermann de Bolivia, y se llevó una desagradable sorpresa.

“Siempre que hay un nuevo entrenador yo me presento, le explico quién soy y le cuento cuál es mi tarea. Todos los que pasaron me recibieron de la mejor manera, pero la respuesta de esta persona fue súper contundente: ‘Buenas tardes, yo no trabajo con mujeres, esto ya lo hablé con la comisión directiva’, así, directo. Intenté convencerlo, pero no quiso seguir conversando”. Quien le comunicó esto a Ybañez Ledezma y de ese modo fue Mauricio Soria, actual director técnico del conjunto de Cochabamba, ex entrenador del seleccionado de Bolivia y ex arquero. Pero claro, ella no se detuvo en su frustración y fue al frente. Sintió que no debía abandonar su lucha, pensó en las mujeres que atravesaron y atraviesan ese injusto camino. Por ese motivo, elevó una denuncia contra el técnico a la FIFA, a través de un equipo de cinco abogados argentinos, especialistas en derecho deportivo.

Mauricio Soria, el entrenador de Jorge Wilstermann, de Bolivia.
CD Jorge Wilstermann


Mauricio Soria, el entrenador de Jorge Wilstermann, de Bolivia. (CD Jorge Wilstermann/)

Betzabé cuenta cómo vivió ese momento: “Luego del hecho hablé con la dirigencia. Le pregunté al presidente del club cómo iba a continuar esto y me dijo que me quedara tranquila, que él iba a hablar con Soria. Desde ese día, no pasó nada. A la semana siguiente esperé una respuesta de toda la dirigencia, que incluso me vio llorar porque me sentí incómoda por su desprecio, pero no hubo más nada”.

Días más tarde, supo más. Habló con dos mujeres que sufrieron el destrato del mismo entrenador y ambas figuran en la denuncia presentada. Una de ella es María René Cuéllar, nutricionista, que trabajó en el club Oriente Petrolero desde 2016 hasta 2019 y lo sufrió a Soria: “Le pidió que no saliera de la cocina”. Sin embargo, su respuesta fue que no podía hacer eso porque su trabajo era supervisar las conductas alimentarias de los jugadores. Finalmente, el director técnico se burló de ella. Y hubo más. Otra de las pruebas presentadas en la denuncia fue la palabra de Hilda Ordoñez, que en 2013 fue entrenadora de Sport Boys. Durante un partido, Soria la mandó a lavar los platos.

Betzabé Ybañez en pleno trabajo con el futbolista Gilbert Álvarez, de Jorge Wilstermann.
Betzabé Ybañez en pleno trabajo con el futbolista Gilbert Álvarez, de Jorge Wilstermann.


Betzabé Ybañez en pleno trabajo con el futbolista Gilbert Álvarez, de Jorge Wilstermann.

“La denuncia es por discriminación de género al director técnico y al club por ser cómplice”, dice el doctor Eduardo Martins, que sigue el caso con sus colegas Diego Ariel Raguseo, Carolina Larizgoitia, María Cristina Saavedra y María Eugenia Gómez. “La denuncia no está basada sólo en la palabra de la víctima. Con el equipo vimos que había suficientes elementos para hacer esta denuncia para que FIFA intervenga”, explica Martins. “No hay demanda por dinero, lo que se busca con esto es reparar el daño de dejar a una persona sin trabajo en función de la discriminación, algo que no tiene lugar en el fútbol; no lo decimos nosotros, lo dicen los códigos de ética de Conmebol y FIFA”, agrega.

Betzabé participando de la entrada en calor en la previa de un partido de Copa Libertadores en el estadio Félix Capriles de Cochabamba. La quiromasajista tenía la autorización de Conmebol para integrar el banco de suplentes del equipo en todas las competiciones
Betzabé participando de la entrada en calor en la previa de un partido de Copa Libertadores en el estadio Félix Capriles de Cochabamba. La quiromasajista tenía la autorización de Conmebol para integrar el banco de suplentes del equipo en todas las competiciones


Betzabé participando de la entrada en calor en la previa de un partido de Copa Libertadores en el estadio Félix Capriles de Cochabamba. La quiromasajista tenía la autorización de Conmebol para integrar el banco de suplentes del equipo en todas las competiciones

Estos hechos y también algunos fuera del ámbito del fútbol fueron los motivos por los que despertaron a Betzabé a hacer un llamado de atención por lo sucedido: “Decidí hacer esto porque no era la primera vez que sucedía este acto de discriminación de género con esta persona, y nunca nadie hizo nada, nunca nadie dijo que estaba mal, entonces a mí me despertó la sed de justicia y de decir: ‘¿Qué está pasando en mi país?, ¿por qué sólo tienes que ser hombre para estar en el fútbol de primera división?”, reflexiona la quiromasajista. Agrega “No tengo ofertas de trabajo similares a lo que estaba haciendo en Wilstermann porque la institución dejó mi nombre mal visto. Ellos hablan de abandono de trabajo, pero ellos me echaron. Me deben dos meses y medio trabajados: noviembre, diciembre y mitad de enero. El club me ofreció un finiquito (liquidación laboral) firmado por un personal del club, pero no lo firmé porque es un despido sin causa y aquí en Bolivia hay un derecho protectorio, al trabajador no lo pueden echar sin causa; incluso hay otra denuncia por eso, pero va por otro lado”.

La quiromasajista realizándole masajes a Carlos Antonio Melgar, futbolista que jugó en el seleccionado boliviano y que es sobrino de Milton Melgar
La quiromasajista realizándole masajes a Carlos Antonio Melgar, futbolista que jugó en el seleccionado boliviano y que es sobrino de Milton Melgar


La quiromasajista realizándole masajes a Carlos Antonio Melgar, futbolista que jugó en el seleccionado boliviano y que es sobrino de Milton Melgar

Mientras tanto, la acusación sobre Soria fue elevada a la Federación Boliviana de Fútbol. Esta institución no cuenta con un código de ética para sancionar o castigar al entrenador, por lo tanto, si pasados tres meses no hubo una respuestas desde Bolivia, quienes deben adecuarse a la denuncia son Conmebol y FIFA. La máxima entidad del fútbol mundial ya notificó a los abogados la recepción de la declaración de los hechos. En cambio, desde Sudamérica todavía no hubo novedades.

“Nosotros ya denunciamos el hecho y aportamos todas las pruebas, el entrenador del club violó el artículo 22 del código de ética de FIFA y el 24.1 de Conmebol que son artículos de discriminación y difamación: en este caso, Soria discriminó en función del género”, aclara Martins. También agrega: “Si es sancionado se le dará alguna de las penas que figuran en el artículo 7 del código de ética que pueden ser servicios comunitarios, prohibición de acceso a los vestuarios o de ocupar una plaza en el banco de suplentes, prohibición de acceso a estadios, prohibición de ejercer actividades relacionadas con el fútbol, entre otros”.

Mauricio Soria fue denunciado por Betzabé Ybañez por discriminación de género
CD Jorge Wilstermann


Mauricio Soria fue denunciado por Betzabé Ybañez por discriminación de género (CD Jorge Wilstermann/)

Ybañez no está sola, su denuncia tuvo muchísima repercusión en su país. Recibió la solidaridad: “Muchas mujeres del ámbito político, del económico, como administradoras y también enfermeras, me brindaron colaboración”. Tampoco se olvidaron de ella algunos de los compañeros que tuvo en Jorge Wilstermann: “Cinco de los seis entrenadores con los que trabajé allí me llamaron para darme su respaldo, jugadores que pasaron por el club también, pusieron un granito de apoyo, pero me sentí más apoyada por las mujeres que pasaron por lo mismo que yo y todas me agradecían por ser la voz de un montón de mujeres bolivianas que pasaron por lo mismo”, le dice a LA NACION.

Ybañez junto al argentino Cristian Díaz, uno de los entrenadores que trabajó junto a Betzabé durante su paso por Jorge Wilstermann
Ybañez junto al argentino Cristian Díaz, uno de los entrenadores que trabajó junto a Betzabé durante su paso por Jorge Wilstermann


Ybañez junto al argentino Cristian Díaz, uno de los entrenadores que trabajó junto a Betzabé durante su paso por Jorge Wilstermann

Sin embargo hay gente que no la comprende y se refirió sobre el caso a sus temores y a algunos momentos incómodos que vivió: “No tengo ningún miedo, estoy firme con mi decisión, no voy a claudicar; reconozco que dos o tres veces me han insultado. Estoy cuidada por mi familia y mi hija. A algunas personas se las nota molestas, sobre todo a los hombres que no entendieron que no soy yo la que ocasiona el mal, sino otra persona que no sabe trabajar con mujeres y que debería aprender”, se planta, segura.

Por el momento, Ybañez espera que se haga justicia y pide que se repare el daño para que esto no vuelva a suceder. Desde lo laboral nunca dejó de llevar a cabo sus tareas de quiromasajista. En la actualidad atiende particularmente a los futbolistas que la conocen y la llaman: “Algunos jugadores de Wilstermann que ahora son dirigidos por Soria me llaman para que los atienda, pero no puedo responderles nada”. También continúa con consultas privadas y esta incursionando en un club de saltos hípicos.

Betzabé Ybañez junto al español Xabier Azkargorta. El entrenador, que clasificó a la selección de Bolivia al Mundial de USA 1994, la invitó a trabajar a un partido del que participaron jugadores históricos
Betzabé Ybañez junto al español Xabier Azkargorta. El entrenador, que clasificó a la selección de Bolivia al Mundial de USA 1994, la invitó a trabajar a un partido del que participaron jugadores históricos


Betzabé Ybañez junto al español Xabier Azkargorta. El entrenador, que clasificó a la selección de Bolivia al Mundial de USA 1994, la invitó a trabajar a un partido del que participaron jugadores históricos

La quiromasajista estuvo presente como parte del cuerpo técnico de Cristian Díaz en la histórica campaña en la que el equipo finalizó primero en la zona que compartió con grandes del continente como Athletico Paranaense, Peñarol y Colo-Colo, y que alcanzó los octavos de final en la última edición de la Copa Libertadores. Pero todo su profesionalismo fue bastardeado por un hombre que la corrió de su lugar por ser mujer: “Ese es el único elemento en contra que tengo, según Soria”, ironiza.