Bertchelt-Valdez, como chicos malos a la salida de la escuela

Agencia EFE
·3  min de lectura

México, 17 feb (EFE).- Los mexicanos Miguel Bertchelt y Óscar Valdez pelearán el próximo sábado por la faja superpluma del Consejo Mundial de Boxeo, en un duelo que tendrá la chispa de los pleitos fuera de la escuela entre chicos malos enamorados de la misma niña.

En estos tiempos en los que las estudiantes de Secundaria Básica son más independientes y suelen ignorar al macho alfa del salón, los púgiles se golpearán en Las Vegas por un trofeo tan valioso como un beso de amor: el cinturón de las 130 libras del CMB.

'El Alacrán' Bertchelt se lo arrebató en enero del 2017 a Francisco Vargas y desde entonces lo defendió con éxito seis veces, lo cual lo confirmó como el hombre del momento en la división, una verdad que buscará cambiar Valdez el próximo sábado.

Aunque los momios se inclinan a favor del 'Alacrán' porque está en su división natural, mientras el rival sube desde el peso pluma, lo cierto es que el combate pinta para ser parejo y ni Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), es capaz de inclinarse por uno de los púgiles.

"Será una pelea con los elementos para ser épica. Los dos son ejemplo de disciplina y trabajo, nunca han estado en escándalos y llegan con intenciones de que este sea el combate que los lleve a otra dimensión; los estilos se compaginan y el pleito será recordado por mucho tiempo", contestó Sulaimán a Efe.

Bertchelt posee una mano derecha prohibida y posee fortaleza de héroe romano. Suma 38 victorias, 34 por nocaut, con una derrota y después de seis defensas de la faja superpluma es considerado el mejor de la división de las 130 libras.

Valdez es una especie de artista del ring, con movimientos elegantes, picardía y una técnica forjada en los Juegos Olímpicos, además de que también golpea fuerte.

"Sabemos que Oscar viene bien preparado y es un gran peleador, pero yo voy a demostrar por qué llevo cuatro años como campeón con seis defensas exitosas; hice un gran entrenamiento y me siento contento y motivado", dijo Bertchelt al llegar a Las Vegas.

Los peleadores tienen una rivalidad de hace más de 10 años, cuando coincidieron en el equipo nacional de México en el que Valdez fue el titular de la división, aunque nunca peleó con Bertchelt.

"Quiero cumplir mi sueño de ser campeón del CMB como lo fueron mis ídolos Julio César Chávez, Mohamed Ali, Mike Tyson, Erick Morales y Marco Antonio Barrera. 'El Alacrán' Bertchelt es un rival difícil, un campeón arriba y abajo del ring, pero esta es mi oportunidad", señaló Valdez.

Invicto en 28 peleas, 22 de ellas ganadas por nocaut, Valdez ha demostrado que si bien su boxeo es bonito, puede ganar antes de tiempo y estará atento a los contragolpes ante un contrario que saldrá a lastimarle la mandíbula alguna vez fracturada.

"Dice que va a buscar mi quijada, que tenga cuidado porque el nocaut puede salir, pero para el otro lado", comentó Valdez al referirse a la estrategia que se propone 'el Alacrán'.

El próximo sábado la campana sonará en Las Vegas con la musicalidad del timbre de final de la última clase, que deja todo listo para fuera de la escuela determinar de qué cuero salen más correas.

Vestida de verde y oro, la faja del Consejo Mundial de Boxeo será la novia pretendida, una criatura de belleza metálica que los chicos malos del cuadrilátero saldrán a conquistar de la manera que saben, con jabs, ganchos al hígado y movimientos elásticos de cintura para quitarse los golpes.

(c) Agencia EFE