Sí, todavía hay más bebidas mexicanas que quizá no conozcas

Yahoo Vida y Estilo

Además de pulque, tequila y mezcal, México cuenta con una gran variedad de bebidas fermentadas y destiladas que no todos conocemos, en parte porque se producen de forma muy local o en temporadas específicas, y hasta algunas sin alcohol. 

Lágrimas de virgen

Su nombre asusta, pero no lleva nada de alcohol, y suele prepararse en Guanajuato durante el viernes de dolores, al inicio de la Semana Santa. Se hace a base de siete ingredientes, que representarían los siete dolores que la virgen padeció. Así, se mezclan betabel cocido, azúcar, jugo de lima, lechuga, plátano, manzana y naranja, para servirse, de preferencia, fría pues es similar a la sangría.

Heribertas

Este brebaje es originario de Zacatecas, pero con un curioso y reciente origen. Habría sido creación del profesor de química Heriberto Campos, con el afán de ayudar a sus alumnos a no gastar mucho en una fiesta entre 1965 y 1970.

El resultado es una bebida agridulce que embriaga rápido a base de alcohol de 96 grados (aunque también se puede hacer con mezcal o tequila), ácido cítrico, ácido tartárico, saborizante artificial y un ingrediente secreto que llaman el “espíritu de Heriberto Campos”, cuya composición es un secreto entre los conocedores. 

Yolixpa

Originaria de Puebla, aunque su uso más común es en Cuetzalan, su nombre significa ‘medicina del corazón’, pues se solía utilizar para tratar algunas enfermedades, sobre todo respiratorias. Se trata de una bebida a base de aguardiente, agua y algunas hierbas como menta, salvia, tomillo y orégano. Aunque la mayoría de la gente no la endulza, hay quien le agrega miel o piloncillo. 

Licor de capulín

Se prepara a base de jugo de capulines, que se hierven con agua hasta que se deshacen, para luego agregar aguardiente y azúcar, o mieles de cañas. También se pueden agregar otros frutos, como naranja, maracuyá o ciruela. Toda la mezcla se deja reposar al menos 24 horas, para potenciar los sabores. Es originario de Campeche y el Estado de México, y su producción suele ser local y hay quien la utiliza para ayudar con la gripa.

También te puede interesar: Pox: la bebida maya que conquista al mundo

Acachul

Originario de Puebla, también se le conoce como vino de Acachul. Se trata de un licor que se consigue macerando aguardiente de caña con frutas, como zarzamora, naranja, limón y guayaba. Es común que se sirva durante las fiestas de la Huasteca, y es de producción local.

Bacanora

Esta bebida de Sonora es un pariente del tequila y el mezcal, aunque se prepara solo a partir de un tipo de agave: yaquiana, y su nombre proviene de la zona en la que se prepara. Fue considerada ilegal durante más de 70 años, por lo que su producción casi desaparece, siendo hasta 1992 que se regularizó, y en el 2000 se le otorgó la denominación de origen. Su elaboración es casi idéntica a la del mezcal, y se obtiene una bebida de entre 38 y 55 grados de alcohol.

El bacanora es un primo del tequila y el mezcal, aunque se hace de un tipo específico de maguey llamado yaquiana. Foto: Getty Images
El bacanora es un primo del tequila y el mezcal, aunque se hace de un tipo específico de maguey llamado yaquiana. Foto: Getty Images

Moscos

Esta bebida se prepara en Toluca y se registró como marca en 1933. Es creación de Don Alfonso Pastor Almazán, y el negocio sigue en manos de su familia. Se trata de un licor de naranja, alcohol de caña y miel que se reposa en barricas de roble.

Lo más curioso es que se vende en cuatro presentaciones,, cada una con un grado de alcohol distinto, y destinada a diferentes públicos: ‘A’, con 19 grados para las damas; ‘AL’, con 31 grados para los jóvenes; ‘ALM’, con 43 grados para los hombres; y ‘ALMA’ con 35 grados, para las suegras. En 2013 esta bebida comenzó a exportarse a Estados Unidos y China.

También te puede interesar: Si sabes todo de México, entonces seguro conoces la charanda

Xtabentún

Esta bebida, originaria de Yucatán, se prepara tras destilar la flor del mismo nombre, para después agregarle anís o ron. Si bien se puede servir sola, hay quien le agrega miel o la añade a su café. Su nombre significaría “flor que crece sobre la piedras”, y tendría relación con una leyenda maya sobre una mujer, que a pesar de haber tenido amoríos con todos los hombres, era buena de corazón, y a su muerte crecieron unas flores cuyo olor se percibe de lejos. Y sí, se trata de una bebida con un fuerte aroma dulce.

@travesabarros

Qué leer a continuación