La BBC amenazada, la MSN unida

Donde Messi está a punto de renovar, Cristiano Ronaldo amenaza con abandonar el Real Madrid.


EDITORIAL

No hay paz en el Real Madrid campeón del doblete. La denuncia a Cristiano Ronaldo por fraude fiscal ha acabado agitando las aguas en el seno del club blanco, que observa cómo su estrella amenaza con abandonar el barco este mismo verano. Mientras, en Barcelona sucede todo lo contrario. A pesar de no haber ganado ningún título importante y de que no se ha realizado ningún movimiento para reconstruir al equipo, más allá de atar al nuevo entrenador, pasa el verano con sorprendente tranquilidad. Ver para creer. 

Cristiano Ronaldo habría pedido dejar el Real Madrid

El club blanco tiene un problema ante sí, pues el santo y seña del equipo puede haber resuelto de forma irremediable no regresar a Madrid según apunta la prensa portuguesa. Ello obligaría a Florentino Pérez no solo conseguir una venta a la altura sino también, mucho más difícil, encontrar un sustituto de garantías. Este es un problema que el Barcelona no tiene, pues espera anunciar la continuidad de Leo Messi hasta 2021 en pocos días. También Luis Suárez, con quien el rosarino pasa las vacaciones estos días en Ibiza, y Neymar Da Silva tienen contrato hasta esta misma temporada, lo cual mantiene sus destinos unidos.

La relación del rosarino con el charrúa es, además, inmejorable. Sus retoños van juntos al colegio e incluso a la FCBEscola, donde se enfundan la malla azulgrana igual que hacen sus padres. Neymar, por su parte, sigue manteniendo entera su admiración por Messi, el principal argumento que le trajo al Camp Nou según ha admitido el brasileño en ocasiones. En este sentido, no hay rencillas de ninguna clase entre los tres, que se saben complementarios.

La cláusula de rescisión de Cristiano Ronaldo es de 1000 millones de euros

Tampoco a la BBC se le conocen salidas de tono entre ellos. Igual que pasa en Barcelona con Messi, nadie discute el protagonismo de Ronaldo, pero esto es algo que sí puede cambiar tras el amago de plantar al club que se lo ha dado todo. En la casa blanca han mimado al portugués a todos los niveles y cabe pensar que su berrinche, si es más que eso, pueda tener consecuencias también de parte del club, que a fin de cuentas debe estar por encima de cualquier jugador, se llame Messi o Ronaldo. Esta vez, sin embargo, el problema lo tiene el Real Madrid.