Bayern Munich y Sevilla protagonizan una Supercopa Europea con temores por el coronavirus: "El partido del miedo"

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Tras conquistar con un amplio domino la Champions League, el poderoso Bayern Munich se prepara para intentar alzar un nuevo título continental. Este jueves desde las 16 se enfrentará con Sevilla, campeón de la Europa League que buscará dar la sorpresa, en la definición de la Supercopa de Europa. El encuentro se disputará en el Puskás Aréna de Budapest, Hungría, y marcará la vuelta de los hinchas a los estadios, aunque la presencia de público sigue amenazada por la pandemia.

Una vez más, tal como ocurrió en Lisboa en agosto al conquistar su sexta Champions, Bayern es el gran favorito en la capital húngara para poder alzar su segunda Supercopa (solo fue campeón en 2013 y tiene tres subcampeonatos). Enfrente estará Sevilla, que acumuló su sexta Europa League y también buscará su segunda Supercopa, después de ganarla en 2006 y perder en sus otras cuatro oportunidades.

Pero esta vez, a diferencia de lo que ocurrió en Portugal y Alemania con las definiciones europeas, las tribunas del nuevo estadio Puskas de Budapest no estarán vacías: por primera vez desde el regreso del fútbol a fines de mayo, un estadio europeo abre sus puertas a un numeroso público. Un 30% de las 68.000 localidades fueron puestas a la venta, es decir, unos 20.000 espectadores con los que la UEFA esperaba convertir este encuentro en una prueba para la tan esperada vuelta de los hinchas tras meses de puertas cerradas.

Pero el coronavirus está lejos de ser derrotado y lo que parecía ser "el partido de prueba" se transformó en "el partido del miedo". A pesar de las drásticas medidas sanitarias tomadas por los organizadores (exigencia de pruebas PCR negativas, toma de temperatura, mascarillas, distancia...), Hungría no es una excepción en una Europa muy afectada por el virus, siendo ese país considerado "zona de riesgo" sanitario por la mayor parte de las naciones europeas, entre ellas Alemania.

Esto no ayudó a convencer a los hinchas bávaros, que además tenían que hacerse pruebas a la ida y a la vuelta. El jefe del gobierno regional de Baviera, Markus Söder, consideró además que un viaje a Budapest "no es razonable". Como consecuencia, unos 800 alemanes devolvieron sus entradas y sólo serán 1.300, según la UEFA, y deberán cumplir una cuarentena a su regreso a Alemania, aunque su estancia en Hungría no sobrepase las 48 horas. Además, el club anunció test gratuito para los aficionados al regreso.

Mientras tanto, desde Sevilla viajarán unos 500 fanáticos de las 3.000 localidades inicialmente previstas para cada delegación. "Es normal que haya dudas. Estamos haciendo lo que nos han comunicado y lo que esperamos es que no haya problema", afirmó al diario ABC, Manuel Suárez, directivo de la Federación de Peñas del Sevilla.

Hansi Flick, entrenador de Bayern, expresó dudas sobre la insistencia en mantener el partido en Budapest: "Es algo que no se entiende del todo", dijo. Y el presidente Karl-Heinz Rummenigge también mostró su temor a que el partido pueda convertirse en un nuevo foco de la pandemia del nuevo coronavirus. "Creo que todo el mundo tiene un nudo en el estómago. El partido se va a disputar en una ciudad en la que la tasa de contaminación es superior a 100 por cada mil habitantes, es decir, el doble que en Múnich", declaró el dirigente a la cadena de la televisión alemana ZDF.

Es para tomáserlo muy en serio", añadió Rummenigge, y comentó que su club "todo el interés del mundo" para que la final no se convierta en un "Ischgl del fútbol", refiriéndose a la estación de esquí austriaca que se convirtió el pasado invierno en un importante foco de propagación de la pandemia en Europa.

Desde lo futbolístico, Bayern llega al partido tras golear al Schalke en el inicio de la Bundesliga el viernes (8-0) y con un récord de 22 victorias consecutivas desde febrero, recogiendo en el camino los títulos de la Bundesliga, la Copa de Alemania y la Champions League.

Para la cita en Hungría no podrá contar con Kingsley Coman, el héroe en Lisboa, quien está en cuarentena tras haber estado en contacto con un postivo por Covid-19. Además, el otro problema es el estado de forma de la superestrella Robert Lewandowski: el polaco, con un golpe en el tobillo, sólo se entrenó una docena de minutos el martes. En tanto, con respecto al equipo campeón, sumó a Leroy Sané, quien llegó desde Manchester City y debutó con un gol, y se fueron Thiago Alcántara (a Liverpool), Philippe Coutinho y el croata Ivan Perisic (volvieron a Barcelona e Inter, respectivamente).

Enfrente llega un Sevilla que encadena 21 partidos consecutivos sin perder, pero sin apenas rodaje. Los andaluces todavía no han empezado a competir en la Liga de España y esta será su primera gran prueba, tras tres amistosos. "Darles como favoritos es no decir nada, pero vamos a viajar a Budapest y nos vamos a presentar al partido. A partir de ahí vamos a intentar por todos los medios que el título venga a Sevilla", dijo el director deportivo del Sevilla Monchi.

El técnico Julen Lopetegui tendrá que hacer algunos cambios tras la marcha de nombres como Ever Banega o Sergio Reguilón, que ayudaron a ganar la Europa League. En Sevilla continúan los argentinos Lucas Ocampos y Franco Vázquez y se sumó Marcos Acuña, uno de los refuerzos para esta temporada junto al croata Ivan Rakitic, quien volvió luego de su paso por Barcelona.

Esta será la 45ta edición de la Supercopa que en su palmarés registra un amplio dominio por parte de los ganadores de la Champions (24) por sobre los campeones de la Recopa de Europa (12) hasta el 2000 y de la Copa UEFA y Liga de Europa (8) hasta la actualidad.

Bayern Munich: Manuel Neuer; Lucas Hernandez, Jerome Boateng, David Alaba y Alphonso Davies; Leon Goretzka y Joshua Kimmich; Leroy Sané, Thomas Müller y Serge Gnabry; Robert Lewandowski. DT: Hans-Dieter Flick.

Sevilla: Bono; Jesús Navas, Jules Koundé, Diego Carlos y Sergio Escudero; Ivan Rakitic, Fernando y Joan Jordán; Suso, Luuk De Jong y Lucas Ocampos. DT: Julen Lopetegui.

Árbitro: Anthony Taylor (Inglaterra).

Estadio: Puskas Arena de Budapest.

Hora: 16.

TV: ESPN 2 y Fox Sports.

También te puede interesar:

El gesto antideportivo del ganador de la Maratón de Moscú que enfada al mundo del atletismo

Parapentista vuela sobre una playa turca acostado en una cama

“El mayor dolor de mi vida”: los rayos X revelan la lesión profunda de un luchador de la UFC

Video: Un nuevo estudio ha revelado los beneficios potenciales de los videojuegos entre los jóvenes

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.