Bayern Munich: el avión no despegó a Doha por una demora de 30 segundos, los jugadores durmieron en el avión y Rummenigge estalló

LA NACION
·3  min de lectura

El comienzo del sueño de Bayern Munich en el Mundial de Clubes no se dio de manera auspiciosa. El plantel quedó bloqueado durante siete horas en el aeropuerto de Berlín antes de poder despegar hacia Qatar y los jugadores se vieron obligados a dormir en el avión. ¿La razón? En el aeropuerto berlinés no están permitidos los despegues después de la medianoche. La delegación, tras la victoria por 1-0 ante el Hertha, había subido al vuelo para una salida prevista a las 23.15. El avión de la compañía Qatar Airlines fue sometido a trabajos de descongelación debido a las nevadas sobre la capital alemana, pero estaba preparado para despegar a las 23.59. Finalmente, el control aéreo rechazó el despegue, argumentando que la hora límite se había superado en 30 segundos.

Super Bowl. ¿Hablar o ignorar la pandemia? El dilema de la publicidad, una industria que mueve millones de dólares en 30 segundos

"Tenemos la impresión de que las autoridades competentes se han burlado de nosotros. Los responsables no tienen ni idea de lo que han hecho a nuestro equipo", lanzó con furia Karl-Heinz Rummenigge, dirigente del gigante bávaro, citado por el periódico Bild.

Después de su victoria 1-0 el viernes en la Bundesliga contra el Hertha Berlín, el equipo tenía previsto despegar esa misma noche desde la capital alemana, para alcanzar Doha seis horas y media más tarde en un vuelo directo. Pero la puesta a punto del avión conllevó un retraso y no se autorizó el despegue de la aeronave para respetar una prohibición de vuelos entre las doce de la noche y las 7 de la mañana.

Según confirmaron desde el club, Bayern Múnich viajó a Qatar con 22 jugadores y sin Javi Martínez ni Leon Goretzka, que recientemente fueron dados de alta tras contraer el coronavirus; no se descarta que posteriormente se unan al equipo.

El último campeón de la Champions League disputará el lunes la segunda semifinal del Mundial de Clubes ante el Al-Ahly egipcio, y tras ese partido los espera la final (contra Palmeiras, de Brasil, o Tigres, de México) o el compromiso por el tercer puesto el jueves, antes de regresar a Alemania para jugar el 15 de febrero en casa contra el Arminia Bielefeld en la liga alemana.

Finalmente, la expedición alemana despegó unos minutos antes de las 7 horas, pero el aparato tuvo que hacer escala en Munich para cambiar la tripulación. De allí salió a las 9.15, para un vuelo de cerca de seis horas. Por supuesto, en su inicio, no ha sido el viaje soñado para los bávaros.

En el plano futbolístico, Bayern Múnich derrotó 1-0 a Hertha en Berlín, estiró a diez puntos su ventaja en la cima de la Bundesliga y partió a Qatar en busca de un nuevo título. El francés Kingsley Coman puso en ventaja a los 21 minutos al equipo que arrasa en las competencias domésticas. Esa conquista fue suficiente para que los dirigidos por Hansi Flick se distancien como líderes del campeonato alemán. Suman ahora 48 puntos, y de manera provisional le llevan 10 unidades al segundo, el RB Leipzig, que hoy visita a Schalke 04.