Así es Bayer Leverkusen, el equipo en el que debutará Lucas Alario

Luego de una temporada en la que coqueteó con el descenso, el club de la farmacéutica se renovó en busca de volver a pelear por los puestos europeos.

Ya pasaron 15 años desde que Bayer Leverkusen estuvo más cerca que nunca de tocar el cielo con las manos, cuando cayó 2-1 con Real Madrid en la final de la Champions League 2001/02, la única que disputó en los 113 años de historia del club. Desde entonces, el conjunto de la farmacéutica se mantuvo siempre en los primeros planos de la Bundesliga, pero casi siempre lejos de un protagonismo real (excepto en la campaña 2010/11, cuando fue subcampeón de Borussia Dortmund), hasta que la temporada pasada se derrumbó y coqueteó demasiado con el descenso. Por eso, para 2017/18, los directivos decidieron encarar una renovación que tiene como figura central a Lucas Alario, la incorporación por la que invirtieron más dinero en el mercado de pases.

Durante 2016/17, el Bayer atravesó demasiados altibajos: a pesar de haber llegado a los octavos de final de la Champions League (donde lo eliminó Atlético de Madrid), en el campeonato local el equipo nunca encontró el rumbo, ganó solamente tres de los últimos 13 partidos del torneo y recién pudo asegurar su permanencia dos fechas antes del final. Por eso, la dirigencia decidió que Tayfun Kokurt no continuara como entrenador al final de la temporada, a pesar de que el DT había dirigido solamente 10 partidos, luego de reemplazar a Roger Schmidt tras la fecha 24.

En una fuerte apuesta, el elegido para tomar las riendas del plantel fue Heikko Herlich, un entrenador de 45 años con mucha experiencia en trabajo con juveniles (pasó por la Sub-17 alemana y por las categorías formativas de Bayer Munich) y que venía de lograr dos ascensos consecutivos en Jahn Regensburg, que pasó de la Cuarta División a la Bundesliga II en un par de años. Para estar a tono con la búsqueda de potenciar a los jóvenes, el Leverkusen dejó ir a 15 futbolistas de su plantel (entre ellos Chicharito Hernández y Hakan Calhanoglu, dos de las principales figuras del equipo), repatrió a dos jovenes que estaban a préstamo (el central brasileño André Ramalho, de 23 años, y el mediocampista alemán Marlon Frey, de 21) e incorporó únicamente a cuatro jugadores, tres de ellos menores de 25: además de Alario, llegaron el central griego Panagiotis Retsos (con sólo 19 años llegó a ser capitán de Olympiacos y ya debutó en la Selección de su país), el mediocampista Sven Bender (el más veterano, con 28 años) y el volante Dominik Kohr, a quien recompró tras su paso por Augsburgo.

En el arranque de la temporada, Herlich, quien había jugado para el Leverkusen entre 1989 y 1993, probó con dos formaciones distintas en los tres encuentros que disputó el equipo: 3-4-3 y 4-2-3-1. Los resultados, por ahora, no lo acompañaron: aunque derrotó 3-0 a Karlsruher, de la Tercera Divsión, en la primera ronda de la Copa de Alemania, en las dos primeras fechas de la Bundesliga cosechó una esperable derrota 3-1 con Bayern Munich y un decepcionante empate 2-2 como local contra Hoffenheim.

Respecto al plantel, las principales figuras son el arquero Bernd Leno, suplente de Manuel Neuer en la Selección alemana, el lateral Benjamin Hendrichs y el mediocampista ofensivo Julian Brandt, miembros de la nueva camada de la Mannschaft, y el extremo Karim Bellarabi, que también supo jugar para el equipo de Joachim Löw. En cuanto al ataque, el DT esperaba con ansias que Alario sea finalmente habilitado para poder salir a la cancha. Por el momento, el centro del ataque lo está ocupando Kevin Volland, un jugador que la temporada pasada marcó apenas 9 goles en 31 partidos entre todas las competencias.