Bauza: "Tapia no me dijo nada de fútbol porque no tiene idea, es sindicalista"

Cuando finalmente se anunció el despido de Edgardo Bauza de la Selección argentina, la nueva dirigencia de la AFA hizo todo lo posible para cuidar las formas y maquillar la enorme desprolijidad que había rodeado a la primera decisión importante del mandato de Claudio Tapia. Por eso, al día siguiente del despido, el presidente brindó una conferencia acompañado del entrenador en la que, a juzgar por su discurso, prácticamente no se entendió por qué lo habían echado. Incluso, el propio DT se prestó al juego y, 24 horas después, brindó una entrevista en la que no mostró ningún cuestionamiento pese al destrato que había recibido. Sin embargo, el tiempo pasó y, finalmente, el Patón se decidió a prender el ventilador.

En una entrevista con el diario rosarino La Capital, el técnico reconoció su enojo por toda la situación y fue muy crítico de la nueva dirigencia: "Ahora ya pasó la bronca, pero aunque la cuenten como quieran, yo estaba afuera de la Selección desde antes que estos dirigentes asumieran. Si no me echaron antes fue porque le ganamos a Chile. Tapia me dijo que querían cambiar de rumbo, pero cuando comenzamos a hablar de lo futbolístico no me dijo nada porque no tienen idea. Son sindicalistas. No lo digo en forma peyorativa, pero es la verdad. No había demasiada lógica en sus palabras".

Lo que más enojó al entrenador fue el operativo de desgaste que armó la directiva en los medios antes de comunicarle su salida: "Al presidente le dije que se habían equivocado en querer desgastarme a través de los rumores, porque era evidente que no me conocían. Le expliqué que en vez de intentar esmerilarme se hubiesen ahorrado mucho tiempo si venían y me decían que no me querían más. Les hubiera agradecido, dado la mano y me iba a mi casa".

En ese sentido, Bauza señaló directamente a Daniel Angelici como el responsable de estas maniobras: "Tapia me dijo que la decisión la tomó él y no es verdad, obviamente fue Angelici. Hay un par más ahí adentro que tienen esas formas. Fueron tan desprolijos que dejaron marcas por todos lados. Se dijeron tantas barbaridades a través del periodismo que lo único que hicieron es devaluar aún más al fútbol argentino. Y no fueron inventos, porque todo lo que repetían era lo que ellos decían. Después armaron esa conferencia de prensa que fue una payasada, porque ni siquiera dejaron preguntar, yo fui porque Tinelli me pidió 'vení, hacemos esto y nos vamos'. Y fue literal, nos fuimos los dos".

Pero los dirigentes no fueron los únicos destinatarios de sus críticas, sino que el Patón también le pegó a su más que probable sucesor en el cargo, Jorge Sampaoli, a quien en un primer momento le había deseado suerte: "No me molesta que haya hablado cuando yo todavía estaba en el cargo, me divierte. Y me divierte más que lo niegue. En una conferencia reciente dijo que había un técnico trabajando, cuando yo sabía que hacía varios meses venía hablando con determinados dirigentes y allegados. No me parece lógico ni ético, pero la ética en el fútbol pierde siempre. No está mal que hablara, lo que no me parece bien es que no lo blanquease".

A los únicos que el DT decidió proteger fue a los jugadores, a quienes les quitó toda responsabilidad y aseguró no guardarles ningún resquemor: "No tengo nada que reprocharles, la relación nunca tuvo problemas. Cuando me echaron, mantuve contacto con todos, a algunos los llamé, otros me llamaron y con el resto nos escribimos. Yo sabía de antemano que no iba a haber ninguna opinión pública sobre mi continuidad. Lo hicieron en privado y para mí es suficiente. Es una decisión que ellos adoptaron hace ya un tiempo porque los han usado como excusa también para tomar decisiones. En nombre de ellos han hecho cosas sin siquiera preguntarles".

Por último, el técnico reconoció que el final de su carrera está cerca: "Dirigir en un Mundial era lo único que me faltaba como profesional. Era lo que completaba mi carrera. Y estaba convencido de que lograríamos algo importante. A mi familia le prometí que dejaré de dirigir dentro de tres años, aunque soy feliz dirigendo. Tengo varias propuestas de trabajo concretas, algunas de clubes muy importantes y otras dos de selecciones".