Lo mejor de este Barça sigue siendo este Real Madrid

Yahoo Deportes
Foto: Mateo Villalba/Quality Sport Images/Getty Images.
Foto: Mateo Villalba/Quality Sport Images/Getty Images.

Sucedió con Julen Lopetegui. Sucedió con Santiago Hernán Solari. Incluso llegó a suceder en repetidas ocasiones con el propio Zinedine Zidane, en su etapa anterior. Lo mejor que tiene este Barça, lo que realmente enchufa al aficionado culé y le hace creer en ganar el título de Liga, es el rendimiento de este Real Madrid. Lo único que cambia es el formato: hasta ahora los blancos estaban abonados a lanzarse al precipicio liguero en los meses de enero o febrero, centrándose en la Champions - la mayoría de veces para ganarla, todo sea dicho- y reanimando al mediocre Barça de Valverde hasta catapultarlo a lo más alto de la clasificación.

Esta temporada estrenamos una nueva modalidad, llamada “ahora tú, ahora yo”. En este nuevo escenario, el Madrid no dimite de nada en febrero (si acaso, tal vez de la Champions) pero tampoco abraza su condición de líder con excesiva firmeza. Su irregularidad y su poca fiabilidad como equipo han convertido el liderato de la liga en una especie de juego de la bomba en que azulgranas y merengues se van pasando tal condición el uno al otro como si fuera un artefacto explosivo a punto de detonar. 

El Barça, como mínimo, tiene una excusa: es un desastre institucional a todos los niveles. Su estado de alarma tan solo rivaliza con el de la época Joan Gaspart… Lo del Real Madrid tiene mucho más mérito: goza de una paz social y deportiva que emana del carácter tranquilo y elegante de su entrenador. Salvo el de Hazard, no ha tenido apenas contratiempos o grandes desgracias inesperadas. Aún así, está consiguiendo hacer líder a  un equipo que:

A) No pudo tener al mejor jugador de su historia durante el primer mes y medio de competición


B) No puede tener durante medio año a su delantero centro titular, goleador y principal socio del anteriormente mencionado crack.


C) Cambia de entrenador a media temporada y lo hace de la peor forma posible, entrevistándose indiscretamente con casi todos los candidatos del planeta.


D) Pierde también por lesión a uno de los fichajes más caros de su historia y teóricamente a uno de los jóvenes con más proyección del fútbol mundial.


E) Su fichaje estrella de este verano aparentemente no se ha adaptado excesivamente bien, especialmente en cuanto a su integración en el vestuario.


F) Su línea defensiva, también plagada de lesiones, hace aguas por todas partes.


G) Su máxima estrella y su secretario técnico están tan cabreados que airean públicamente su desencuentro en entrevistas y a través de las redes sociales


H) Hablando de redes sociales, se acusa con pruebas a su presidente de financiar una campaña para desprestigiar a rivales políticos e incluso a integrantes de la actual plantilla porque why not?


I) El recién llegado entrenador tiene que pedir disculpas al vestuario por el comportamiento de su segundo.


Podríamos seguir durante horas pero se nos acabarían las letras del alfabeto y entendemos que el lector ha captado el mensaje. Con todos estos meteoritos impactando en la línea de flotación del Barça, uno se pregunta cómo es posible que el equipo esté liderando la tabla en estos momentos… ¿Cuál será el ingrediente secreto, el arma mágica que hace que este equipo salga adelante pese a todo este infierno? ¿Será la calidad de Messi, la fortaleza de Piqué, el acierto de Ter Stegen?

Dejen de buscar.

La respuesta es la misma que la del año pasado y la del anterior: lo mejor de este Barça sigue siendo este Real Madrid.

Otras historias que te pueden interesar:

Qué leer a continuación