Barcelona-PSG: el fastidio de Messi con sus compañeros, la discusión con Paredes y el intercambio con Icardi

LA NACION
·2  min de lectura

Fue paliza, un 4-1 rotundo de PSG a Barcelona como visitante, con aroma a serie sellada en el arranque de los octavos de final de la Champions League. Al club blaugrana no le alcanzó con el penal que anotó Lionel Messi y fue claramente por el conjunto de Mauricio Pochettino, con una actuación superlativa de Kylian Mbappé, figura en el Camp Nou con tres goles.

Incómodo con el desarrollo y el resultado, Messi mostró su enojo con visibles gestos tras el segundo gol visitante. La contundente caída en suelo catalán deja en serios apremios a Barcelona, justo en un momento en el que el rosarino evalúa su futuro, ya que el 30 de junio próximo vence su contrato con el club catalán, y uno de los aspirantes a contar con el astro argentino es, precisamente, PSG.

No fue el único momento en el que Messi exhibió su fastidio. En la acción previa al tercer tanto del PSG, que anotó Moise Kean, se advirtió al capitán de Barcelona discutiendo con su compatriota Leandro Paredes, antes de que éste ejecutara el tiro libre. Aun cuando no se vio si Paredes le respondió, el rosarino le dirigió varios gestos, hasta que el árbitro Björn Kuipers y el italiano Marco Verratti le pidieron que se calmara.

Tras el partido, Messi tuvo una breve charla con Mauro Icardi, con el que intercambió camisetas.

Y desde París, Neymar Jr., uno de los ausentes de este partido junto con Ángel Di María, elogió a sus compañeros, con elogios en especial para un argentino: "Qué partido del equipo, todos muy bien. Paredes, un monstruo, CRACK", describió sobre la actuación del ex volante de Boca.

En Francia, la prensa no escatimó elogios para una victoria histórica de PSG. "Galácticos", tituló el matutino deportivo L'Equipe.