Barcelona: la auditoría estima al menos 350 millones de euros de pérdida en el último año

·2  min de lectura
Messi, en el entrenamiento de Barcelona.
Miguel Ruiz - FC Barcelona

La situación económica del FC Barcelona es mucho peor de la prevista por distintos medios y analistas después de la renuncia en octubre del presidente Josep Maria Bartomeu. Las cifras que maneja la directiva de Joan Laporta, elegido el pasado 7 de marzo, sitúan las pérdidas al final de la presente temporada alrededor de 350 millones de euros, según informó TV-3. La cantidad supera cualquier estimación previa después de la auditoría encargada por la actual comisión directiva, que prevé también que el próximo ejercicio sería negativo y solo se registrarían beneficios a partir de la temporada 2022-2023.

El brazalete de capitán de Cristiano Ronaldo fue subastado en 75 mil dólares

Fuentes de la comisión directiva aseguraron que la auditoría todavía no está finalizada y, por tanto, declinaron realizar cualquier valoración, aunque precisaron que el momento es especialmente delicado y que cualquier previsión pasa por convencer a Messi de que continúe en el club y renueve por tanto el contrato que acaba el próximo 30 de junio, así como convinieron en la necesidad de reforzar al equipo con un delantero de primer nivel –la apuesta inicial señala a Erling Haaland, actualmente en el Borussia Dortmund–. Laporta también deberá afrontar la continuidad de jugadores considerados esenciales como Ilaix Moriba y Ousmane Dembélé después de ampliar el contrato de Álex Collado, jugador del filial, hasta 2023.

Joan Laporta, presidente de Barcelona, hará todo el esfuerzo posible para que Lionel Messi acepte renovar su contrato con el club catalán antes del 30 de junio.
FC Barcelona


Joan Laporta, presidente de Barcelona, hará todo el esfuerzo posible para que Lionel Messi acepte renovar su contrato con el club catalán antes del 30 de junio. (FC Barcelona/)

El club azulgrana necesita antes que nada reducir la masa salarial, circunstancia que invita también a prescindir de jugadores que todavía no han sido amortizados –el caso más llamativo es el de Coutinho—, y combatir una deuda de 1.173 millones, 730 a corto plazo. El plan de saneamiento económico pasa sobre todo por la figura de Ferran Reverter, el director general que no se incorporará plenamente hasta junio pese a que ya trabaja en el Camp Nou. La vicepresidencia económica en cambio ya ha sido asumida por Eduard Romeu, vicepresidente también de Audax Renovables, compañía que ayudó a completar el aval de Laporta.

Paulo Dybala, entre las disculpas por armar una cena con compañeros de Juventus y ¿una sanción que le impedirá volver a jugar ante Torino?

El organigrama contempla cinco vicepresidencias: Rafael Yuste (deportiva), Elena Fort (institucional y vocero), Antonio Escudero (social), Juli Guiu (marketing) y Romeu (económica). Miquel Camps ejercerá como vocero adjunto; Josep Cubells será el directivo responsable de baloncesto; Joan Solé, el de handball; Xavier Barbany, de hockey patines; Aureli Mas, de fútbol sala; Xavier Puig, de fútbol femenino y Joan Soler, de fútbol formativo. También se acordó que Josep Ignasi Macià se ocupará del área social; Jordi Llauradó del Espai Barça; Alfons Castro, de la de seguridad y Josep Maria Albert será adjunto al consejero delegado.

El área deportiva será dirigida por el director de fútbol Mateu Alemany.