Balance 2020: el fútbol argentino es competitivo, y ni una pandemia lo intimida

Christian Leblebidjian
·6  min de lectura
Carlos Tevez y Gonzalo Montiel; Boca y River tienen la chance de volver a jugar una nueva final de la Copa Libertadores
Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Uno de los elogios más repetidos que el fútbol argentino recibió a lo largo de su historia es que se mantiene "competitivo" pese a todos los contratiempos económicos y de desorganización. Lo reconocen los actuales entrenadores que dirigen en nuestro medio, pero también aquellos que fueron parte y hace tiempo están en el exterior, como Diego Simeone, Gerardo Martino o Mauricio Pochettino. Claro, no es un fútbol perfecto porque sufre las consecuencias lógicas de la sociedad argentina. No es parte de una burbuja que se mantiene indiferente a la brecha cambiaria o las devaluaciones y la pandemia, a los intereses de los futbolistas por buscar un nivel de vida mejor. Por eso pasa momentos buenos y momentos malos, por eso muchas veces se nivela para abajo en comparación con otras ligas del mundo. Pero nunca deja de ser competitivo.

El término es muy amplio y luego habrá que sumergirse en él para analizar caso por caso, pero si hay algo que confirma la regla es que dos de los cuatro semifinalistas de la Copa Libertadores son River y Boca, además de que tres de los cuatro semifinalistas de la Sudamericana son Lanús, Vélez y Defensa y Justicia.

El Covid-19 expuso como nunca esa variable de competitividad, ya que ni Gallardo ni Russo ni Crespo ni Zubeldía ni Pellegrino habían tenido experiencias dirigiendo a planteles con tanto tiempo de inactividad. Una cosa fueron los primeros entrenamientos virtuales por zoom, pero otra cuando ya no se hablaba de semanas, sino de meses sin prácticas grupales. Entonces, el interrogante sobre cómo iban a responder los equipos argentinos en las competencias internaciones fue tema de debate.

Hasta tuvieron la desventaja, con respecto a la región, de ser los últimos en Sudamérica de volver a la actividad oficial con la Liga Profesional de Fútbol. Porque (y en eso sí estaban de acuerdo todos los entrenadores) no es lo mismo llegar a jugar la Libertadores o Sudamericana con apenas 3 o 4 partidos de preparación, que el ritmo (y los rendimientos) que se puede alcanzar con una continuidad de 15 o 20 estímulos oficiales.

Eduardo Salvio conduce el balón, hizo un gol clave para el triunfo ante Racing y la clasificación de Boca para las semifinales en la Bombonera.
Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

"Es difícil porque claramente no tiene la culpa San Pablo de tener 13 partidos más que nosotros, y muchísimos entrenamientos más. Es algo que tendremos que intentar sobrellevar, es lo que nos ha tocado. Nosotros teníamos intenciones de iniciar entrenamientos anteriores, pero no tanto por la competencia, sino porque los jugadores no pueden estar tanto tiempo parados", había dicho Gallardo el 15 de septiembre pasado en la previa por los partidos de la etapa de grupos de la Libertadores. Y si las dudas estaban en el Muñeco, que lleva seis años al frente de River, ni que hablar al resto de los entrenadores argentinos.

Pero lo cierto es que no sólo River volvió mucho mejor de lo que proyectaban incluso algunos de sus protagonistas. Boca también, aunque luego sufrió una merma en su rendimiento. Lanús, Vélez y Defensa y Justicia vivieron momentos agónicos, con goles que les dieron la clasificación sobre la hora en distintas instancias, pero eso también es un reflejo de cómo los equipos argentinos son capaces de mantener la "competitividad", incluso dentro de un mismo partido.

En semifinales de la Libertadores, River se enfrentará con Palmeiras (el 5/1 y el 12/1) y Boca se medirá con Santos (6/1 y 13/1). En la Sudamericana, Vélez y Lanús jugarán entre sí (el 6/1 y el 13/1) mientras que Defensa y Justicia resolverá su llave con Coquimbo Unido, de Chile (el 7/1 y el 14/1).

Todos sufrieron lesiones por la falta de ritmo, también debieron afrontar casos de coronavirus, pero siguieron adelante, se sobrepusieron a las adversidades y ahí están. Todos con estilos ofensivos, aunque con matices, los cinco equipos argentinos tendrán el desafío de arrancar el 2021 decidiendo nada menos que el destino de copas internacionales. La ilusión está intacta. Vieron que, aún en desventaja con otros países sudamericanos, no sólo se mantuvieron protagonistas sino que además reunieron argumentos para dar pelea hasta el final.

Defensa y Justicia pisó fuerte en Brasil, Gabirel Hachen celebra el primer tanto del partido ante Bahía, por la Copa Sudamericana
Fuente: Archivo - Crédito: Bruna Prado

Palabra de entrenadores:

"Pretendíamos llegar más lejos en el campeonato local, pero a pesar de todos los problemas que hemos tenido con el Covid-19 y las lesiones, vamos a jugar la semifinal de la Sudamericana y eso nos llena de ilusión a todo Vélez. Estamos con mucha ilusión. Vamos a prepararnos de la mejor manera. Considero que el equipo ha trabajado bien, es sorprendente lo que nos ha pasado pero puede suceder. Le vamos a poner el pecho a esta situación que tenemos por delante y vamos a jugarla con todo." (Mauricio Pellegrino)

"No le tenemos miedo a competir. Hay un miedo lógico que está marcado por la responsabilidad de la camiseta que uno representa, pero es un miedo lógico que te impulsa a ir para adelante, que luego se transforma en motivación. Todos especulan con una nueva final entre River y Boca, pero eso es un juego periodístico. Hay que respetar mucho a Palmeiras y Santos, dos equipos difíciles. Pero si luego se llegara a dar, ¿cómo no me gustaría jugarla? Si algo demostró River en los últimos tiempos fue que le gusta competir" (Marcelo Gallardo)

"Siempre hay cosas para mejorar, pero estamos conformes con el recorrido de Lanús en el 2020. Es importante porque uno se tiene fe con llegar a este tipo de instancias de semifinales de una copa internacional, pero después que se haga realidad no es sencillo. Es importante por toda la gente que trabaja, desde aquellos que lo hacen desde el anonimato hasta el jugador más importante que podamos tener. Todos han hecho un esfuerzo importante para que Lanús se luzca así. Por ahora estamos en semifinales y hay que ir con humildad, tratar de hacer una buena serie también". (Luis Zubeldía)

"Fue un año difícil, lleno de incertidumbre para todos los equipos. Uno podía proyectar qué podía suceder, pero hasta que no volviéramos a jugar... Yo estoy contento con lo que fue el 2020 de Boca. Logramos ser campeones de la Superliga 2019/20, estamos primeros en el torneo Diego Maradona y estamos en las semifinales de la Copa Libertadores. Es muy bueno el balance de lo realizado, pero Boca siempre te obliga a ir por más" (Miguel Ángel Russo)

"La experiencia en la Copa Libertadores con Defensa y Justicia fue buenísima para el club y para los chicos, y hacerlo con todas las dificultades que se saben... Se nos fueron 12 jugadores y se les dio cabida a los chicos de las inferiores. Pero desde ese traspié con Santos nos hicimos fuertes para enfrentar de la mejor manera la Sudamericana. Es muy meritorio lo de este equipo, el crecimiento hizo que llegáramos a esta instancia histórica. Y tenemos ganas de seguir creciendo" (Hernán Crespo)