La baja productividad contribuye más al deterioro de las pensiones que el envejecimiento

El sistema público de pensiones acumula ya un déficit de casi 18.000 millones de euros y una deuda de casi 55.000 millones como causa de varios factores, como la demografía, la evolución del empleo o la productividad. En contra de lo que se pueda pensar, el deterioro general de los salarios ha afectado más al sistema que el envejecimiento de la población.  

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) ha publicado este mes de diciembre un estudio que revela que las pensiones han sufrido una bajada de 0,76 puntos porcentuales desde la crisis económica, y que la variable que ha contribuido de forma más negativa ha sido el ‘desplome de la productividad’ que, a su vez, tiene su origen en el estancamiento de los salarios desde los años 90.

También de interés:

Una manifestación para reivindicar pensiones dignas en España. REUTERS/Sergio Perez
Una manifestación para reivindicar pensiones dignas en España. REUTERS/Sergio Perez

La productividad creció una media de 0,8 puntos anuales entre 1995 y 2017, mientras que el empleo creció un 1,2%. Este crecimiento se ha paralizado, cayendo desde 2017 entre dos y tres décimas por año. El estancamiento de la productividad supone una bajada anual de 1,36 puntos, mientras que el envejecimiento poblacional conlleva un descenso de 1,10, situándose en segundo lugar. El estudio afirma que el factor salario es ‘crucial para el mantenimiento del sistema de pensiones y su salud financiera’. Un crecimiento de la productividad conllevaría una mejora del salario medio y posibilitaría, según el documento, obtener una pensión más generosa a nivel individual y pagar compensaciones.

La relación productividad - salarios no es entendida de la misma forma por todos

Con esto, se abre un debate entre organismos públicos, sindicatos, economistas y trabajadores. La cuestión es la siguiente: ¿no crecen los sueldos porque los trabajadores no son productivos, o la productividad no aumenta porque los sueldos de los trabajadores son bajos y esto no les incentiva?

En teoría, la renta per cápita se puede incrementar de dos formas: aumentando el número de horas totales de trabajo o aumentando la cantidad de bienes o servicios que se producen por hora, esto es, trabajar más o trabajar de forma más productiva. Se sobreentiende que una subida de los salarios es buena para la economía del país, pero no es del todo cierto, puesto que es necesario que la productividad incremente a la par. El Banco de España pide, en su informe anual, que exista tal relación, destacando que en España se está creando empleo en sectores con una menor productividad y, por esa razón, los salarios son menores.

Un estudio de la Comisión Europea afirma, no obstante, que los salarios no han subido ni cuando la productividad estaba en alza, aunque se tratase de un incremento mínimo. A esto se le une también el hecho de que España sea un país con una alta proporción de contratos temporales, hasta 10 puntos más alta que en otros países de la Unión Europea, lo que también interfiere en el proceso de pérdida de la productividad individual. Los sindicatos, por su parte, descartan que salarios y productividad vayan de la mano, argumentando que los salarios llevan creciendo por debajo de la productividad desde antes de la crisis. Para UGT, el problema no es que el sueldo no se ajuste a la productividad, sino que el crecimiento económico es insuficiente y la flexibilidad laboral, excesiva.

 El portal de empleo InfoJobs, por otro lado, ha publicado su I Barómetro del Empleo este 2019, donde destaca que el 74% de los profesionales opinan que su salario no concuerda con su experiencia ni con su formación académica acreditada. Un 59% de los encuestados señalaron que una de sus mayores preocupaciones en relación con el empleo es la precariedad derivada de la contratación temporal, y un 54% señaló que el salario mínimo interprofesional sigue siendo insuficiente.

La mejora de la productividad y la subida de los salarios podría mejorar notablemente el conjunto de las pensiones, además de ser una opción más factible en comparación con el problema del envejecimiento, más complicado de revertir. Sin embargo, el sistema seguirá sufriendo mientras este debate persista.

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias

Qué leer a continuación