El cantante Bad Bunny, el arma secreta de la WWE para que los jóvenes vuelvan a engancharse a la lucha libre

Antonio Gil
·4  min de lectura
El cantante Bad Bunny es el último fichaje de la WWE de lucha libre profesional.

El impacto musical de Bad Bunny es innegable. Lo que quizás nadie esperase fuera la repercusión urbana y cultural, así como su influencia en el mundo de los deportes. Precisamente una suma de estos tres últimos aspectos es lo que ha convertido al cantante puertorriqueño en la gran apuesta de la WWE, la compañía de lucha libre profesional más importante del mundo y de la historia.

En un momento en el que los más jóvenes no tienen referentes televisivos y prácticamente no consumen la programación de la ‘caja tonta’, la WWE quiere que vuelvan a sentarse delante de ella, al menos durante sus shows semanales y eventos de pay-per-view. ¿Cómo? Pues tirando de un Bad Bunny que ha marcado a una generación de streamings, dispositivos móviles y auriculares. Una generación que espera que recupere el interés por el wrestling gracias a un mastodonte de la industria musical y un referente cultural.

Bad Bunny es, utilizando el término boricua, un fanático de la lucha libre. Las alusiones al mundo del wrestling en las letras de sus canciones son constantes. Estrellas del ring, movimientos y llaves legendarias… Todo tiene cabida en los temas de un cantante con dos premios Grammy Latino. Un auténtico creador de rompediscotecas e intérprete del hit Booker T, que le ha valido para comenzar una nueva aventura profesional en la WWE, aprovechando que la pandemia mundial de Covid-19 impide que se puedan llevar a cabo conciertos y festivales, así como giras.

La empresa anunció a bombo y platillo que Bad Bunny actuaría en uno de los eventos más importantes del año en la WWE, el Royal Rumble. El puertorriqueño sacó al legendario luchador Booker T al escenario y se marcó un directo del tema que lleva el nombre del wrestler. Para el boricua, un sueño cumplido… que no había hecho más que empezar. ‘El Conejo Malo’ volvió a aparecer en uno de los segmentos del show, cuando los luchadores The Miz y John Morrison le propusieron aliarse a ellos en el ring y en la música. Las calabazas del cantante hicieron que The Miz destrozase el equipo de música de su DJ y Bunny no tuvo más remedio que vengarse. Entro en escena, provocó la eliminación de ambos en la ‘Batalla Real’ y voló sobre ellos saltando desde la tercera cuerda. Internet echó humo.

La repercusión de Bad Bunny en el Royal Rumble fue tal que la WWE dio otro paso y volvió a recurrir al cantante en el show televisivo del día siguiente, donde ayudó a su compatriota Damien Priest y atizó otra vez a sus recientes archienemigos de la lucha libre. Cuando repitió de nuevo a la semana siguiente y la compañía ya no tuvo más remedio que anunciar su plan: Bad Bunny había fichado con la WWE. “En la WWE somos muy conscientes de que la gente va envejeciendo, y que tenemos que buscar nuevos fans que lleguen para consumir el producto de la empresa. Bad Bunny es una estrategia diseñada para traer a ese tipo de audiencia. Estamos reevaluando nuestra estrategia de mercado”, confesó Nick Khan, Presidente y Director de Ventas de WWE, a Forbes. “No creo que los jóvenes de 15 años no nos encuentren en TV. Lo que sucede es que consumen otras plataformas y nuestra estrategia tiene que hacer que lleguemos a ellos”.

La apuesta es sólida. Bad Bunny tiene cuatro modelos de camiseta en la tienda oficial de la WWE, su propia entrada, su vídeo de presentación, sus fuegos artificiales… Habla perfectamente español e inglés (y es todo un maestro en el arte del spanglish). Y para colmo está entrenando para pelear en un combate en el Wrestlemania 37, el evento más importante del año en la lucha libre. Ése en el que todos los wrestlers quieren participar desde que dan sus primeros pasos en el ring y al que muy pocos llegan. Muchos de ellos hasta han mostrado su descontento de forma interna por el hecho que de ‘El Conejo Malo’ les vaya a quitar un puesto. ¿Un luchador profesional no y un cantante sí? Pues, por el bien de la audiencia joven, eso parece. “El público verá mucho a Bad Bunny en la WWE”. Lo avisa Nick Khan

Más historias que te pueden interesar: