Australian Open. Thiem perdía, pero al final le ganó a Kyrgios el mejor partido del torneo

LA NACION
·2  min de lectura

Atractivo de principio a fin. Seguramente, el mejor encuentro en lo que va del Abierto de Australia. Dominic Thiem (3º del ATP) mostró serenidad para dar vuelta un partido electrizante contra el ídolo local Nick Kyrgios (47º). El austríaco remontó dos sets para ganar por 4-6, 4-6, 6-3, 6-4 y 6-4. Melbourne vivió un ambiente muy emotivo en el John Cain Arena. Al cabo, la batalla entre estos dos tenistas resultó uno de los últimos climas festivos al menos durante los próximos cinco días, ya que el gobierno de Victoria decidió decretar el confinamiento total, a la espera de controlar la situación. La ciudad quedó en alerta ya que se detectaron cinco casos de Covid-19.

Por la cuarentena, desalojan el estadio donde estaba jugando Djokovic en medio del partido

Thiem remontó dos sets para superar la tercera ronda del Abierto de Australia y ahora en octavos jugará con el búlgaro Grigor Dimitrov (21º), que se clasificó por el abandono del español Pablo Carreño (16º) al inicio de la segunda manga.

"Primer partido contra Nick, en su cancha preferida y ante un público fantástico, hay pruebas más fáciles... es uno de los grandes desafíos de nuestro deporte, nunca sabes lo que puede pasar. Es un gran jugador cuando está entonado como hoy", dijo Thiem tras luchar durante tres horas y 21 minutos de juego. "Estaba ya contemplando la derrota. Es un gran jugador, sobre todo cuando está motivado. Mi final en el Abierto de Australia me enseñó a que nada está perdido hasta el final", añadió el austríaco.

Diego Schwartzman: adiós al Australian Open con una derrota dura e inesperada ante el 114° del mundo

En un John Cain Arena casi lleno y volcado con Kyrgios, el "showman" del circuito masculino funcionó como un reloj en los dos primeros sets. Incluso selló el segundo parcial con un saque de cuchara. A continuación tuvo dos pelotas para quebrar al inicio del primer juego del tercer set. "Si hubiera hecho el break, el partido habría acabado", reconoció Thiem al final.

Finalmente, el número tres del mundo impuso su tenis consistente ante un Kyrgios que dejó otro buen puñado de grandes golpes, aunque con menos frecuencia que en los sets iniciales. "Pero luché y poco a poco me acostumbré a su juego, a esta pista, al ambiente. Según el partido duraba, mejor me sentía", reconoció Thiem.

"Desde el US Open sé que nada es imposible", subrayó, haciendo referencia a aquella final, en la que perdía 2-0 ante Alexander Zverev para terminar ganando en la quinta manga. Ahora, se verá las caras con Dimitrov en los octavos de final en búsqueda de un nuevo Grand Slam.

Lo mejor del partido