Australian Open: el tenista que se enteró de que tenía Covid-19 en pleno partido y el positivo del argentino Cerúndolo

LA NACION
·5  min de lectura

Francisco Cerúndolo, el único tenista argentino que había avanzado a la segunda ronda de la clasificación del Abierto de Australia, que se está desarrollando en Doha debido a las restricciones sanitarias que hay en Melbourne, dio positivo de coronavirus, fue retirado de la competencia y deberá permanecer aislado en terreno qatarí, al menos, durante diez días. Lo llamativo, según el actual 139° del ranking y su equipo, es que el positivo se produjo después de dos hisopados negativos y sin haber salido de la burbuja sanitaria organizada por las autoridades del primer Grand Slam del año. La situación se produce en medio de una nueva dimensión del protocolo de Covid-19 en el deporte: el estadounidense Denis Kudla, también en Doha, se enteró que era positivo en medio de su partido.

Dinastía Nadal: Toni y Joan, los primos de Rafa, lograron el primer triunfo profesional

"Lamentablemente hoy di positivo de COVID. Me encuentro bien de salud, pero no voy a poder seguir compitiendo en el torneo. Voy a cumplir con los días de aislamiento que me digan y saldré con más fuerzas que antes. Se acabó el Australian Open pero todo sigue. Gracias a todos", publicó Cerúndolo en sus redes sociales. Más tarde, en comunicación con LA NACION, amplió: "Llevamos una semana acá adentro y no hice nada, no te dejaban salir del club ni del hotel. Estuve siempre con barbijo. No sé dónde me lo contagié. Ya está. Por más que esté deprimido y re-caliente solamente me queda esperar los días y chau".

Tras el resultado positivo, a Cerúndolo (22 años) lo separaron del hotel oficial donde estaba alojado (y donde había estado en contacto estrecho con los otros argentinos que compitieron allí) y lo trasladaron a otro sitio, donde se encuentran los jugadores que se contagiaron de coronavirus, como el argentino Juan Pablo Ficovich (205°), que viajó a Doha y, al ser positivo, no pudo jugar. La alarma está encendida. Por ejemplo, Wally Grinovero, entrenador de Cerúndolo, está a la espera del resultado de su hisopado. Por lo pronto, Cerúndolo, que estaba jugando su primera clasificación de Grand Slam y había derrotado al español Guillermo García López por 6-2 y 6-4, se siente bien de salud, aunque con un leve catarro que no le llama la atención ya que suele tenerlo porque es alérgico.

Tensión en San Lorenzo: renunció Mariano Soso y hubo trompadas e insultos en el vestuario tras la derrota con Banfield

"Es muy triste, es un horror, porque ya no podés programar casi nada del calendario. Hablé con Fran y me decía: 'Me maté para estar acá'. Está muy bajoneado, pero son las reglas de juego y el gran rival de los jugadores es el coronavirus. Francisco es muy sacrificado y sé que va a tener chances de jugar muchos Grand Slam", le contó, muy amargado, Alejandro "Toto" Cerúndolo, papá de Francisco y entrenador de tenis, a LA NACION. Un punto positivo dentro del incómodo panorama es que a Cerúndolo, un jugador que el año pasado después de ganar tres títulos challengers en dos meses logró dar un salto importante en el ranking, le pagarán a estadía durante la cuarentena y el premio por haber llegado a la segunda ronda de la clasificación de Australia.

Se enteró del positivo en medio del partido

A propósito de la qualy del Australian Open y los casos positivos de coronavirus, se produjo una situación insólita. Por la primera rueda, Denis Kudla (EE.UU.; 114°) vencía 6-4 y 4-3 a Elliot Benchetrit (Marruecos; 221°), estaba sacando en el octavo game cuando un médico del torneo le informó al umpire que habían obtenido el resultado del hisopado del norteamericano y que había dado positivo. El juez de silla se lo informó al entrenador de Kudla y le comunicó que en el descanso daría por finalizado el match. Pero Kudla sostuvo su servicio (5-3) y luego le quebró el saque a Benchetrit, ganando el encuentro por 6-3. Ahora, ambos jugadores quedaron afuera de la qualy: uno porque perdió (Benchetrit) y otro por tener el virus (Kudla). Así, el australiano Dane Sweeny, que iba a ser el rival del estadounidense en la segunda ronda, pasó directamente a la rueda final de la qualy.

"La regla dice que hay que terminar el juego en disputa antes de parar el partido y al ganarlo él no tuve opción. Si me hubiera puesto 5-4 el triunfo era mío", le explicó Benchetrit a Tennis Major a través de conversación telefónica. "Ahora estoy esperando para ver si me consideran un contacto cercano o no (de Kudla). Y si lo soy, es un doble golpe. Porque perdí el partido, jugué contra un tipo con Covid-19 y, además, tendría que quedarme en cuarentena en la habitación", se lamentó Benchetrit.

El francés nacionalizado marroquí fue más allá, dejando en claro que existen fragilidades en la supuesta burbuja sanitaria: "Utilizamos los ascensores de servicio para el personal, para no cruzarnos con los clientes. Y bastantes jugadores sospechan que el personal del hotel, que no se somete a pruebas tan regularmente como nosotros, son la causa de la contaminación. Es por eso que cada vez más jugadores están resultando positivos".