Australian Open: las razones de Novak Djokovic para escribir otra página histórica

José Luis Domínguez
lanacion.com

A los 32 años, Novak Djokovic va por más espacio dentro de un escenario de leyendas vivas que comparte con Roger Federer y Rafael Nadal. El Big 3 que comanda el tenis masculino desde hace más de una década siempre ha estado ahí, en las grandes citas; sobran los dedos de una mano para contar las finales en las que no estuvo ninguno de ellos en el último partido, el que da el pasaporte a la gloria.

Allí está Djokovic, otra vez en la finalísima del Abierto de Australia, su torneo fetiche, después de ganarle a Federer; listo para alzar una vez más la copa Norman Brookes que premia al campeón del primer Grand Slam del año. Una ceremonia que se le ha hecho una dulce costumbre al serbio: ganó las siete finales previas que disputó en el Melbourne Park (2008, 2011, 2012, 2013, 2015, 2016 y 2019). Nadie ganó más veces que él este certamen. Buscará retener el cetro este domingo, frente a Dominic Thiem o Alexander Zverev, desde las 5.30 de nuestro país. Ya no podrá alcanzarlo Federer, que suma seis coronas.

Celebra Djokovic, y con razón. Está también a un paso de volver a ser el número 1 del ranking, una posición que Nadal le arrebató en la recta final del año pasado. Si gana el domingo, volverá a lo más alto y empezará su semana 276° como líder del ATP Tour, muy cerca del segundo escalón histórico que ocupa Pete Sampras (286) y con la mira puesta en darle alcance a Federer, el Top de los número 1 con 310 semanas en la cumbre.

Qué leer a continuación