Australian Open: el increíble récord de Venus Williams y el nuevo look de Serena

LA NACION
·2  min de lectura

Entre las mujeres, fue una buena jornada para la familia. Venus, la hermana mayor, le ganó a Kirsten Flipkens por 7-5 y 6-2. Con 40 años, Venus es la mujer de mayor edad en el torneo de este año, y la sexta jugadora que compite en el Abierto de Australia tras superar las cuatro décadas.

Más aún: este Australian Open es su 88a participación en un Grand Slam, récord absoluto en varones y mujeres, con bastante ventaja sobre los 79 de Roger Federer. Incluso le saca 11 torneos de ventaja a su hermana menor: Serena disputó 'solamente' 77 grandes. Su debut en estos certámenes fue hace 24 años, en Roland Garros, cuando llegó a la segunda ronda.

Kerry Packer, "el Rey de las propinas": las locuras de un magnate que amó la Argentina

En su amplísima carrera, Venus Williams acumula 7 títulos de Grand Slam (5 Wimbledon y 2 US Open). Llegó dos veces a la final en Melbourne (2003 y 2017), como también es cierto que ha pasado mucho tiempo desde su última consagración, sobre el césped del All England, en 2008. Pero es una leyenda viva, aun cuando actualmente ocupa el puesto 80° de la clasificación del WTA Tour.

A esta altura, aun cuando ya lleva casi un cuarto de siglo en el circuito femenino, Serena Williams todavía sorprende con su outfit en los grandes torneos. Para su estreno, la exnúmero 1 llevó un colorido mono con una pierna que, según dijo, estaba inspirado en la excorredora olímpica Florence Griffith Joyner, pero sin la controversia que encendieron sus catsuits en otros tiempos. Cuando salió de la cancha, flexionó los bíceps y se puso una camiseta con la leyenda "Reina imparable".

Hernán Crespo dejó de ser el técnico de Defensa y Justicia: cuál podría ser su próximo destino

Detalles estéticos al margen, Serena empezó su camino en busca de su 24° Grand Slam de manera contundente: 6-1 y 6-1 a Laura Siegemund. La estadounidense sólo perdió 9 puntos en su servicio y pegó 16 golpes ganadores, sin señales de las molestias en el hombro derecho que la habían obligado a darse de baja el fin de semana pasado en un torneo de preparación. "Fue un buen inicio. Soy bastante buena en gestionar mi ritmo en un Grand Slam", dijo Serena sobre su arranque.