Australian Open: el incómodo momento que vivió Nadal por el gesto obsceno de una mujer en la tribuna

LA NACION
·3  min de lectura

Ver para creer. Rafael Nadal vivió una situación que en un primer momento parecía divertida pero luego se transformó en incómoda y hasta desagradable. El español, segundo favorito en el Abierto de Australia, sacaba 6-1 y 5-4 frente al estadounidense Michael Mmoh, por la segunda ronda, pero después del segundo servicio fue interrumpido por el bullicio en las tribunas. ¿Qué ocurrió? Una mujer estaba gritando y fastidiándolo, el mallorquín la distinguió en medio de la multitud en el Rod Laver Arena y, como respuesta, recibió un gesto grosero de la señora levantando el dedo mayor de su mano derecha.

Las cámaras tomaron a Nadal, que sonrió nerviosamente y le preguntó a la mujer si el gesto (la "peineta", como se conoce en España) era para él. Los aficionados reprobaron la actitud de la mujer, que fue retirada del estadio por el personal de seguridad. Tras unos segundos de tensión, volvió la calma al court principal del Melbourne Park, Nadal fue autorizado por el umpire a repetir el primer saque (había sido malo) y el match continuó. El trece veces ganador de Roland Garros terminaría imponiéndose por 6-1, 6-4 y 6-2, en una hora y 47 minutos. El rival de Rafa en la tercera ronda será el británico Cameron Norrie (69°), que derrotó al ruso Roman Safiullin por 3-6, 7-5, 6-3 y 7-6 (7-3).

"No la conozco y, sinceramente, no quiero conocerla", dijo Nadal después del partido. Campeón en Australia en solamente una ocasión (2009), el español busca ganar nuevamente el título aussie y alcanzar el trofeo número 21 de Grand Slam, con el que superaría la marca que comparte con el suizo Roger Federer. Luego, en rueda de prensa, Rafa fue más allá: "Creo que los dedos estaban dirigidos a mí. Bebió demasiada ginebra o tequila. Fue raro pero divertido. Para mí fue gracioso. Me sorprendió que alguien me diera un dedo de honor. Pero pensé que debería estar borracha".

“Soy un profesional y estoy aquí para aceptar todo lo que ocurre y más si es alguien que no estaba del todo claro. Ha hecho lo que su estado le permitía y al final la han echado porque se lo ha ganado a pulso”, comentó sobre la aficionada que presentaba claros síntomas de estar bajo los efectos del alcohol.

“Al fin y al cabo me desconcentra a mí entre servicio y servicio pero el principal afectado es mi rival porque el juez me concede dos nuevos saques y realizo un ‘ace’”, agregó antes de concluir el asunto con que “no es nada más que una anécdota”.

El momento del incidente  (Photo by Andy Cheung/Getty Images)

El momento del incidente (Photo by Andy Cheung/Getty Images)

Su próximo rival, Norrie, es entrenado por el argentino Facundo Lugones y será el primer enfrentamiento entre ambos.

Respecto a sus problemas de espalda, el balear desveló que este viernes probará un nuevo tratamiento y que en el caso de que no funcione se encontrará en una situación límite.

Si Ángel (el doctor Ruiz Cotorro) estuviera aquí me ayudaría definitivamente, pero él está en contacto con los médicos que me están viendo. Esperemos que las cosas mejoren”, confió Nadal tras acceder a la segunda ronda en Melbourne Park por decimoquinta vez.

He podido ir tirando con este saque porque el partido no me ha exigido más, pero no es suficiente para el futuro. Soy consciente que ahora ya viene un rival de nivel alto”, agregó Nadal en alusión a su partido de tercera ronda donde se enfrentará ante el británico Cameron Norrie.