Australian Open. Dudas y sospechas sobre el estado de Novak Djokovic: "Si estuviera lesionado no habría seguido jugando"

LA NACION
·3  min de lectura

El calendario del Abierto de Australia marca que en la jornada de domingo Novak Djokovic se enfrentará al canadiense Milos Raonic en los octavos de final, pero la gran duda está en saber en qué estado se encuentra el número 1 del mundo, que estuvo en apuros en la tercera ronda por "un desgarro muscular" en la zona abdominal.

Podoroska perdió en su último torneo en Oceanía: cuáles serán sus próximos pasos

En este contexto, el rival de Djokovic en su último compromiso en Melbourne, Taylor Fritz, se mostró visiblemente enojado con el tenista serbio, que había ganado sin mayores problemas los dos primeros sets, pero los problemas físicos comenzaron a aquejar al líder del ranking estando 1-1 en el tercer parcial y el partido se le puso cuesta arriba.

Djokovic parecía desesperado cuando Fritz ganó el tercer y el cuarto set, pero el 17 veces ganador de torneos de Grand Slam sacó a relucir una gran determinación para dominar en los juegos decisivo gracias a su saque y buenos golpes desde el fondo. "Estaba muy molesto por todo lo que estaba ocurriendo. No sé si Nole jugará en octavos. Veremos qué pasa. Obviamente no se le vio bien en el tercer y cuarto set. Bueno... eso parecía. Quiero decir, en el quinto se mostró a un buen nivel", expresó el estadounidense.

Y añadió Fritz: "Durante el tercer y cuarto set no celebré ningún punto por respeto a Djokovic. Pensaba que estaba lesionado y me parecía malo celebrar los puntos. Honestamente, si él hubiera estado realmente lesionado no habría seguido jugando. Y yo sabía que volvería fuerte en el quinto set".

Al pedir atención médica, a Djokovic se lo vio con fuertes dolores abdominales. El balcánico pidió un tiempo muerto al comienzo del tercer set y abandonó la pista, con evidentes molestias. "Es un desgarro, así que no sé si podré recuperarme en dos días. Hacia el final del partido empecé a sentirme mejor, intenté aguantar y guardar esperanzas. Es definitivamente una de las victorias más especiales de mi vida", señaló a pie de cancha el ganador de 17 torneos de Grand Slam.

Al cabo, la evolución del principal favorito en el Abierto de Australia es toda una incógnita y si llega en óptimas condiciones a su próximo encuentro, en los octavos de final, lo espera la potencia del canadiense Raonic. Mientras, Fritz puso en duda el accionar de Djokovic.

Australia, otra vez sin público y con Nadal en los octavos

El español Rafael Nadal cerró su primera semana en el Grand Slam inicial de la temporada sin perder un set para alcanzar los octavos de final en Melbourne, donde por primera vez no hubo público en las tribunas por la cuarentena obligatoria en la ciudad durante al menos cinco días.

Nadal, número 2 del mundo, tuvo que batallar en su duelo de tercera ronda ante el británico Cameron Norrie (69º), al que terminó superando por 7-5, 6-2 y 7-5. Ahora, en octavos, tendrá como adversario al italiano Fabio Fognini (17º), que eliminó al australiano Alex De Miñaur (23º) con un 6-4, 6-3 y 6-4.

Nadal, quien va por su título número 21 de Grand Slam, un récord, inició el torneo con rigidez en la espalda y sin haber jugado partidos competitivos en 2021. Y se metió en la cuarta ronda en Melbourne Park por decimocuarta vez en 16 participaciones.

El español es otro de los favoritos que llegó con molestias físicas al torneo. Tal es así que el propio tenista reconoció que el día anterior al cruce contra Norrie no pudo entrenar. Sin embargo, las nuevas sensaciones resultan alentadoras. "Realmente mi espalda no mejoraba tras cada día que pasaba. Sólo ha mejorado hoy. La he sentido mejor. Es la primera vez que siento una progresión de mi espalda y esto es lo más importante para mí, más que cualquier otra cosa", reconoció Nadal.