Australian Open: Diego Schwartzman arrasó al francés Muller y espera un rival para "atajar penales"

José Luis Domínguez
·4  min de lectura

Diego Schwartzman avanzó con paso acelerado a la tercera rueda del Abierto de Australia. El número 9 del mundo expuso las diferencias de clasificación y juego ante el francés Alexandre Muller, ubicado 200 puestos más abajo en el ranking, al que superó por 6-2, 6-0 y 6-3, en poco más de una hora y medio de juego en el Melbourne Park.

Schwartzman, que parte como octavo preclasificado en el primer Grand Slam de la temporada, venció con holgura a Muller, que venía a su vez de dejar en el camino al cordobés Juan Ignacio Londero. En la tercera ronda, el Peque tendrá como adversario al ruso Aslan Karatsev, de 27 años y 114° del ranking, que eliminó también por la vía rápida al bielorruso Egor Gerasimov: 6-0, 6-1 y 6-0.

Carlos Alcaraz, la joya española que tiene la cabeza "bien amueblada" para suceder a Rafael Nadal

Comenzó en gran forma Schwartzman, con dos quiebres consecutivos para tomar una rápida ventaja de 4-0 en menos de quince minutos. Muy concentrado y atento a cada ocasión, el argentino aprovechó cada duda del francés para sacar diferencias. Intentó Muller una recuperación con un break, pero nuevamente Schwartzman quebró y cerró el primer parcial por 6-2 en poco más de media hora, con apenas 6 errores no forzados en su cuenta.

No cambió el desarrollo en el comienzo del segundo set, en el que el Peque sumó más quiebres de servicio. Más allá de su entusiasmo, Muller no podía mantener la intensidad ni largos peloteos con el número 9 del mundo, y un revés en la red decretó el 6-0 en 26 minutos para que el argentino quedara a un paso de la tercera rueda. Muy sólido y enfocado, Schwartzman ganó en confianza sobre un adversario con el que lo separaba un amplio margen.

Con todo bajo control, Schwartzman resolvió el resto del encuentro sin apremios. El argentino terminó con apenas 13 errores no forzados, mientras que Muller casi triplicó esa cifra (38); claramente allí estuvo parte de las claves del duelo. Otro factor desequilibrante estuvo en la devolución: el Peque ganó 40 de sus 84 puntos sobre el servicio del jugador galo.

"Estuve siempre arriba en el score y eso siempre ayuda. La cancha estaba rápida y hoy creo que fue el primer día que hizo bastante calor, así que estoy contento por haberlo terminado rápido. Si él estaba más fino hubiera sido más difícil, pero estuve muy preciso con el saque, y la devolución, y en no dejarlo entrar para que domine los puntos. Hice defensas muy rápidas, y lo obligué a apurarse, también. Este tipo de resultados se da cuando uno está bien y el otro comete muchos errores. ¿Karatsev? Jugamos contra él en la ATP Cup -la semana pasada- en el dobles, es un jugador que le pega muy duro a todo lo que pasa cerca, así que habrá que atajar penalesy entrar con el casco en ese partido, hacer un juego sólido y esperar las ocasiones", destacó Schwartzman tras el encuentro en declaraciones a ESPN.

En este certamen, el Peque está acompañado solamente por su novia, Eugenia De Martino, y su preparador físico, Martiniano Orazi; Juan Ignacio Chela, su entrenador, debió quedarse en Buenos Aires por razones familiares. "Cambia un poco la rutina, que a veces se encarga el entrenador del tema de raquetas, canchas para los entrenamientos, pelotas... pero no pasa nada, lo hice desde chico y no es un problema repetirlo. Esto es un Grand Slam y está todo muy bien organizada esa parte. Con Chela hablo mucho todos los días; lamentablemente no pudo venir, pero estoy muy bien. Tengo una rutina muy marcada y el arranque fue muy bueno", comentó luego Schwartzman en conferencia de prensa.

El resumen del partido

El jugador porteño participa por séptima vez en el Abierto de Australia, en el que registra dos llegadas a los octavos de final, en 2018 y 2020, con caídas ante Rafael Nadal y Novak Djokovic, respectivamente, en esos compromisos. En caso de superar a Karatsev, Schwartzman estará nuevamente en la segunda semana del Open australiano.

En este sentido, el número 9 del mundo explicó: "Con Ymer [su rival de la primera rueda] quedó demostrado. Todos los que están acá juegan muy bien. Luego, el físico, el juego, y otros detalles son los que pueden hacer una diferencia o no. El ranking dice mucho en los buenos casos. El que me enfrenta ahora está disfrutando su primer Grand Slam, viene de ganar la ATP Cup con Rusia, en la que formó parte en el dobles, así que viene de dos semanas muy buenas, está con confianza y es peligroso porque deja jugar poco al rival, y si está derecho salen resultados como el de hoy. Entonces, hay que buscar por qué está en ese puesto en el ranking, encontrar sus errores y sus fallas y machacar por ese lado".