Australia: tenis con tribunas llenas, sin tapabocas y una exhibición con Djokovic como suplente

José Luis Domínguez
·5  min de lectura

Y un día, llegó el final de la cuarentena para los tenistas que desembarcaron para jugar el Abierto de Australia. Es cierto que todavía faltan unos días para jugar el primer Grand Slam de 2021 -comenzará el 8 de febrero próximo-, pero después de dos semanas de confinamiento, las grandes figuras del mundo de la raqueta pudieron entrar en la cancha y empezar a jugar.

En la madrugada argentina de este viernes comenzó la exhibición A Day at the Drive, con sede en Adelaida. Allí estuvieron, entre otros, Novak Djokovic, Rafael Nadal y Dominic Thiem (los Top 3 del ranking), más las hermanas Serena y Venus Williams, Simona Halep y la número 1 entre las mujeres, la australiana Ashleigh Barty.

La sed de tenis después de 14 días de cuarentena -una condición obligatoria dispuesta por el gobierno del Estado de Victoria para todos los llegados a Melbourne, donde no hay casos de Covid desde hace tres semanas- determinó que la primera jornada de la exhibición luciera como en tiempos no muy lejanos: con muchísima gente en las tribunas y sin tapabocas ni máscaras. Claro, la escasísima cantidad de casos positivos y de contagios posibilita que Australia pueda contar con espectadores en las gradas, incluso sentados uno al lado del otro. Por lejos fue lo más llamativo de la jornada, en comparación con el resto del mundo y de otras pruebas del circuito tenístico que se disputaron a puertas cerradas o con un mínimo de asistentes. Para tener en cuenta: desde el comienzo de la pandemia, el estado de Australia Meridional, en el que está situada está Adelaida, sufrió un total de 596 casos, con apenas 4 fallecidos.

En todo caso, vale recordar que Australia aplica desde hace meses una estricta política de cuidados intensivos que redujeron al mínimo la cantidad de casos de coronavirus. En este sentido, hubo largas conversaciones y gestiones entre la organización del Abierto de Australia y el gobierno para ajustar detalles sobre cómo los jugadores podían acomodarse antes del gran torneo y, al mismo tiempo, cumplir con las restricciones de sanitización del ministerio de salud australiano. Así, se dispuso que los tenistas debían cumplir sí o sí con la cuarentena, pero después de unos días tendrían permisos de cinco horas para entrenarse. Sin embargo, hubo 72 jugadores que, por registrarse positivos de Covid en los vuelos a Melbourne, debieron permanecer encerrados en sus hoteles sin posibilidad de practicar, lo que generó airadas quejas en redes sociales y, a la vez, respuestas críticas de la opinión pública australiana.

La primera jornada de la exhibición en Adelaida tuvo una novedad: Novak Djokovic anunció que tenía ampollas en la mano derecha y no estaba en condiciones de jugar. Lo reemplazó su compatriota, Filip Krajinovic, que es el 31° del mundo. Y el serbio le ganó el primer set al italiano Jannik Sinner (36°). Pero al final de ese parcial, se produjo un cambio: Djokovic entró por Krajinovic. El número 1 aprovechó la regulación relajada de la exhibición e ingresó para disputar el segundo set, y sumar algo de ritmo, más allá de la dolencia. En definitiva, fue victoria para el team Krajinovic-Djokovic por 6-3 y 6-3. Obviamente, todo aún muy lejos del nivel de exigencia que será necesario dentro de unos días, cuando se empiece a jugar por los puntos. "Me disculpo por no haber jugado desde el principio. Tuve que realizar un tratamiento con mi fisioterapeuta", les dijo Djokovic a los espectadores en la entrevista luego del encuentro. "Pero quería jugar, quería estar aquí", agregó el ocho veces campeón del Open australiano, antes de llevarse una ovación.

A continuación de la curiosa "suplencia" de Djokovic fue el turno de Serena Williams y Naomi Osaka (la norteamericana ganó por 6-2, 2-6 y 10-7). Serena, que pasó el confinamiento junto con su pequeña hija Olympia, contó que lo primero que hizo al terminar la cuarentena fue salir a pasear: "Fuimos al zoológico. Agradezco que esto haya terminado. Estar en una habitación con una niña de 3 años y ser su mejor amiga es difícil, especialmente cuando tienes que entrenarte para un gran torneo".

En el turno noche jugaron Rafael Nadal contra Dominic Thiem, con triunfo del zurdo español por 7-5 y 6-4, mientras que Ashleigh Barty perdió con Simona Halep por 3-6, 6-1 y 10-8. "Hemos comenzado un nuevo año. Estoy contento de estar de regreso", dijo Nadal, que ganó Australia hace casi doce temporadas.

La exhibición de Adelaida es un adelanto de la nutrida actividad que tendrá el tenis en los próximos días: con poco tiempo por delante para ajustar la preparación, los tenistas tendrán varios torneos para competir antes del Australian Open, todos en Melbourne como sede. Para los de mejor ranking estará disponible la ATP Cup, el torneo por equipos nacionales, reducido este año a una versión de 12 conjuntos y participación argentina (con Schwartzman, Pella, Zeballos y Machi González), además de dos ATP 250, el Great Ocean Road Open y el Murray River Open. Las mujeres tendrán disponibles tres certámenes de la serie 500: el Gippsland Trophy, el Yarra Valley Classic y el Grampians Trophy, que comenzará el 3 de febrero, y reservado a las jugadoras que estuvieron confinadas más tiempo de lo esperado.