ATP Cup: el equipo argentino, camino a Melbourne, y una muestra del difícil desafío de la nueva normalidad

Sebastián Torok
·5  min de lectura

La ATP Cup nació en enero de 2020 como un atractivo certamen por naciones previo al Abierto de Australia, sin la tradición de la Copa Davis, pero respaldado por la entidad que conduce el circuito masculino, amparado en jugosos premios económicos, innovaciones tecnológicas y, a diferencia del certamen en el que se compite por la Ensaladera, con puntos para el ranking. Veinticuatro países divididos en seis grupos jugaron en Sydney, Brisbane y Perth: Serbia, liderada por Novak Djokovic, conquistó el título frente a España, que contó con Rafael Nadal.

La pandemia alteró los planes para 2021, sin embargo, el certamen -de alto impacto- sobrevivirá. Se disputará entre el 1 y el 5 de febrero, únicamente en el Melbourne Park, antes del primer Grand Slam de la temporada. Doce países, entre ellos la Argentina, se dividirán en cuatro grupos de tres para la fase inicial, los ganadores de cada zona disputarán las semifinales (el jueves 4/2) y, la final, se jugará un día después.

Once países se clasificaron para la ATP Cup según el ranking de su jugador individual mejor clasificado. Y, como país anfitrión, Australia recibió una invitación. El equipo argentino, que en la primera edición del torneo cayó en los cuartos de final con Rusia (3-0), tiene a Diego Schwartzman (9° del mundo) como su mejor raqueta. Al Peque lo acompañarán Guido Pella (44°) y los doblistas Horacio Zeballos (3°; debutará en el torneo) y Máximo González (43°; en 2020 jugó el certamen en pareja con Andrés Molteni). Estos últimos se complementan muy bien en la especialidad de dobles: jugaron muchas veces juntos e, inclusive, en 2019 ganaron el ATP 250 de Buenos Aires y cayeron en las finales de Córdoba y Eastbourne. Esta vez no será Gastón Gaudio el capitán de la Argentina: el primer singlista tiene el derecho a seleccionar al conductor y Schwartzman optó por su entrenador, Juan Ignacio Chela.

¿Cuáles serán los otros países en la ATP Cup? Serbia (con Djokovic), España (Nadal), Austria (Dominic Thiem), Rusia (Daniil Medvedev), Grecia (Stefanos Tsitsipas), Alemania (Alexander Zverev), Italia (Matteo Berrettini), Japón (con Kei Nishikori, actual 41°, aunque utilizará el ranking protegido), Francia (Gael Monfils), Canadá (la baja de Roger Federer provocó la salida de Suiza del torneo y el ingreso del país norteamericano, con Denis Shapovalov y Milos Raonic) y Australia (con Alex De Miñaur, John Millman -38° de la ATP- y sin Nick Kyrgios -46°-, ya que es el tercer singlista aussie del ranking). El formato, condicionado por la situación sanitaria mundial, obligó a la reducción de clasificados, quedando afuera equipos como Bélgica (David Goffin), Bulgaria (Grigor Dimitrov), Chile (Cristian Garín), Croacia (Borna Coric) y los Estados Unidos (John Isner).

La acción en Melbourne será con público reducido (el año pasado, 220.319 espectadores acudieron al torneo) y el prize money se rebajará en un 40% (de 15 millones de dólares estadounidense pasará a 7,5). El jugador que mantenga el invicto podrá ganar hasta un máximo de 500 puntos para el ranking (en comparación con los 750 puntos en 2020). Mientras que en la competencia de dobles los puntos seguirán siendo los mismos que en el primer año: 250. El sorteo de los grupos se realizará el 20 de enero.

Simona Halep, la tenista N° 2 del mundo: "Cuando Federer se retire será una tragedia para todos"

Cada eliminatoria consistirá en dos partidos individuales y uno de dobles. La nación que gane dos partidos ganará la eliminatoria. Los singles serán al mejor de tres sets con tie-break y, el dobles, se jugará bajo formato sin ventaja y con un Match Tie-break en caso de llegar al tercer set. Además, estará permitido el "coaching" en los partidos: el capitán del equipo, el entrenador individual del jugador que esté actuando en ese momento o los miembros de la delegación de ese jugador podrán dar consejos, no se limitarán a los cambios de lado y los descansos entre sets, pero "no deben interferir con la velocidad del juego".

Con fronteras cerradas, protocolos sanitarios y limitaciones en los aeropuertos, la logística para llegar a Melbourne es un aspecto clave y algo engorroso. Los jugadores, que tienen permitido entrar en Australia con dos acompañantes y deberán realizar una cuarentena de 14 días, todavía están estudiando las distintas opciones y conexiones. La ATP y Tennis Australia, la entidad que conduce el deporte de las raquetas en ese país, pondrán a disposición de los protagonistas dieciocho vuelos chárter desde Los Ángeles, Tokio, Doha y Singapur (cada uno estará limitado al 20% de su capacidad). Los jugadores y sus equipos iban a ser acomodados en una burbuja sanitaria armada en el Westin Melbourne, con permisos especiales para salir y entrenarse durante cinco horas diarias, pero esta situación provocó que los propietarios de 36 departamentos privados del edificio donde funciona ese hotel de 5 estrellas amenazaran con realizar acciones legales porque, según ellos, la afluencia de deportistas de todo el mundo "representa un riesgo de salud inaceptable". Así, los organizadores del Abierto de Australia se vieron obligados a encontrar un nuevo alojamiento.

Teniendo en cuenta que la ruta transpolar desde Chile (o en otro momento desde Buenos Aires) a Australia está cancelada, los tenistas que se encuentran de pretemporada en la Argentina y que jugarán la ATP Cup y luego entrarán directamente en el cuadro principal del Australian Open (la clasificación se jugará del 10 al 13 de enero en Doha), deberán viajar a Melbourne por Los Ángeles, vía Miami o Dallas. Según los cálculos que hizo Alejandro Lombardo, entrenador de Zeballos, y que los compartió con LA NACION, si se consideran las escalas y los tiempos de espera, demorarán unas 50 horas entre salir y llegar a destino, más que si tuvieran que viajar a Asia. De todos modos, después de los cinco meses de suspensión del circuito en 2020, los tenistas son conscientes de que deberán adaptarse a los protocolos. Y, por lo pronto, la ATP Cup (y luego el primer Grand Slam de 2021) serán magníficos escenarios para empezar.