Athletic-Barcelona, la final de la marmota

Agencia EFE
·3  min de lectura

Barcelona, 15 abr (EFE).- El Athletic Club y el Barcelona se enfrentarán por cuarta vez en las últimas 13 temporadas en una final de la Copa del Rey a la que bien podría aplicársele la expresión del "Día de la marmota", popularizada a raíz de la película 'Atrapado en el tiempo', en la cual las mismas situaciones se repetían una y otra vez.

En lo que va de siglo XXI, todas las finales disputadas entre el cuadro barcelonés y el vizcaíno siempre han terminado con victoria azulgrana. Además, el Barça consiguió ganar esos duelos con marcadores abultados: 4-1 en la temporada 2008-09, 3-0 en la 2011-12 y 3-1 en la 2014-15.

La superioridad del Barcelona en estos tres encuentros coincidió con la etapa de mayor éxito deportivo del club. Si en la campaña 2008-09, Barça y Athletic disputaron la final con 24 y 23 títulos de Copa en su haber, respectivamente, cuando se enfrenten este sábado lo harán con un palmarés de 30 a 23 favorable a los azulgranas.

Doce temporadas después de esa primera final, se ha disparado la brecha entre los dos conjuntos más laureados del torneo del KO y ahora el Barcelona es el indiscutible "Rey de Copas".

En la campaña 2008-09, la final Athletic-Barcelona en Mestalla supuso el primer título de la era Guardiola y fue el arranque de un año triunfal para los barcelonistas, que terminaron consiguiendo un sextete basando su juego en un fútbol asociativo y en el control de la posesión.

En la final de Copa, los ‘leones’ intentaron plantar cara al todopoderoso Barça y, de hecho, inauguraron el marcador con un gol tempranero de Gaizka Toquero a la salida de un saque de esquina.

Pese a ese a empezar por debajo en el marcador, los azulgranas terminaron imponiendo su dominio para darle la vuelta al partido, con tantos de Yaya Touré, Leo Messi, Bojan Krkic y Xavi Hernández.

En el terreno extradeportivo, ese encuentro también es recordado por la pitada al himno de España que realizaron buena parte de los aficiones de ambos equipos antes del inicio del juego. A partir de entonces, ese hábito se repitió en las dos finales posteriores.

La de la edición 2011-12 cerró un ciclo para el barcelonismo, porque supuso el último título de Guardiola como preparador azulgrana, antes de que abandonara el club al término de esa temporada para tomarse un año sabático.

Otro de los alicientes de aquella final fue, precisamente, el duelo de banquillos entre el técnico de Santpedor y el entonces entrenador del Athletic, Marcelo Bielsa, que ese mismo año llevó al conjunto bilbaíno hasta la final de la Liga Europa, donde cayó derrotado frente al Atlético de Madrid.

Defensores de un estilo de juego similar, Guardiola y Bielsa ya se habían expresado su admiración mutua antes del duelo copero aunque, en esa ocasión, el técnico catalán le ganó claramente la partida al chileno.

A los 25 minutos de juego, los barcelonistas ya vencían por 3-0, con dos tantos de Pedro Rodríguez y otro de Messi. Los ‘leones’ no consiguieron mover el marcador y, al término del encuentro en el Vicente Calderón, Guardiola logró su decimocuarto título de 19 posibles como entrenador del Barça.

Tres temporadas después y con Luis Enrique Martínez en el banquillo azulgrana, Barcelona y Athletic Club volvieron a cruzarse por última vez en una final de Copa. Esta vez en el Camp Nou.

El cuadro catalán venció 3-1, con un gol de Neymar y dos tantos de Messi, el primero de ellos fruto de una gran jugada individual. Esa Copa del Rey fue el preludio de un nuevo triplete, rubricado con la consecución de la Liga y de la Liga de Campeones en esa misma campaña 2014-15.

Ahora, Barcelona y Athletic Club vuelven a coincidir en una nueva final de la marmota. Esta vez, los azulgranas buscan el primer título de la era Koeman, mientras que los ‘leones’ aspiran a resarcirse de su derrota hace dos semanas frente a la Real Sociedad (1-0), en la final aplazada de la pasada edición de Copa.

Bruno Fortea.

(c) Agencia EFE