Un aspecto desolador

Agencia EFE
EFE

Madrid, 12 mar (EFE).- En medio de un aspecto desolador, con las gradas vacías en cuatro de los seis escenarios, la ida de la Liga Europa de fútbol cumplimentó, a medias, la ida de los octavos de final de una competición con el futuro en el aire.

La crisis del coronavirus que cada vez invade más partes del mundo propició un día de fútbol atípico. Sin fiesta en el interior de los recintos y más pendiente de la situación del exterior que de lo que sucede en los terrenos de juego.

Puede que el de este jueves fuera el último día de competición europea, con el balón en juego. La UEFA ya anuló los choques de la Liga de Campeones de la próxima semana: el Juventus-Lyon y el Manchester City-Real Madrid, los duelos de octavos pendientes de definir. En los próximos días puede poner el cierre, como mínimo provisional, también a la Liga Europa.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Las eliminatorias entre el Sevilla y el Roma y la del Inter y el Getafe ni siquiera echaron a andar en este torneo. La situación que vive España e Italia, dos de los países más castigados por el virus, propició el aplazamiento, sin fecha, el arranque de los dieciseisavos.

En las seis series restantes, el Commerzbank Arena de Fráncfort, el Raiffeisen Arena de Linz, el estadio Karaiskaki de Atenas y el Volkswagen Arena fueron a puerta cerrada. Sin gente. Sólo el Basaksehir Fatih Terim Stadyumu de Estambul y el Ibrox Stadium de Glasgow dieron sensación de normalidad.

Sobre el césped y a la espera del destino que fije la expansión y el influjo de la enfermedad, el balón encarriló la clasificación del Manchester United, del Basilea, del Bayer Leverkusen y del Shakhtar Donetsk, que ganaron a domicilio cada uno de sus enfrentamientos. En el aire quedaron los duelos entre el Basaksehir y el Copenhague y el del Olympiacos y el Wolverhampton.

El Manchester United firmó una abultada goleada en la soledad del estadio Raiffesinsen Arena de Linz, ante el LASK (0-5), desbordado ante la superioridad del conjunto inglés. Sobresalió el nigeriano Odion Ighalo, que intervino decisivamente en los dos primeros goles. Marcó el primero y participó en el seguindo, firmado por el galés Daniel James en el minuto 58.

En el tramo final se desató el acierto del cuadro de Ole Gunnar Solksjaer. El español Juan Mata firmó el tercero, en el minuto 82. Mason Greenwood llevó a la red el cuarto y el brasileño Andreas Pereira cerró la goleada.

El Basilea aprovechó la depresión del Eintracht Fráncfort para lograr un marcador contundente en su visita al Commerzbank Arena (0-3). El conjunto alemán decayó en cuanto encajó el primer gol, antes de la media hora, en un impecable golpe franco ejecutado por Samuele Campo. Sentenció en el tramo final con los goles al contraataque de Kevin Bua y Fabian Frei.

Pendiente de la vuelta quedó el partido entre el Basaksehir y el Copenhague, resuelto para el equipo de Estambul con un penalti anotado por el bosnio Edin Visca a cinco minutos del final.

fue el del conjunto turco la única victoria local. El Bayer Leverkusen y el Shakthar también ganaron a domicilio. El representante alemán se impuso en Glasgow al Rangers (1-3) en el otro choque de la sesión con público, en el Ibrox Stadium.

El representante germano obtuvo un marcador formidable encarrilado a la media hora gracias a una mano dentro del área de George Edmundson que propició el penalti que transformó Ikai havertz.

El chileno Charles Araguiz hizo el segundo, en el minuto 67, tras recoger un mal rechace de James Tavernier, para batir al meta Allan McGregor.

El Rangers recobró las esperanzas a un cuarto de hora del cierre cuando un córner botado por Tavernier fue rematado de cabeza por George Edumunson pero a dos minutos del final, una gran acción individual del jamaicano Leon Bailey puso el marcador definitivo a favor de los alemanes.

Además, un gol del brasileño Marcos Antonio a un cuarto de hora del final dio la victoria en Wolfsburgo al Shakhtar Donetsk (1-2). En un Volkswagern Arena completamente vacío el representante ucraniano salió reforzado tras un partido marcado por los errores en los lanzamientos de penalti. Cada equipo falló uno.

El Shakhtar se adelantó pasado el cuarto de hora con el gol de Junior Moraes. Pero al inicio de la segunda mitad consiguió el empate cuando Josip Brekalo botó un córner y Brooks lo aprovechó. Pero en el minuto 76, un gran golpe franco lanzado por Marcos Antonio dio la victoria al equipo ucraniano.

El Wolverhampton encarriló la clasificación para los cuartos de final de la Liga Europa tras lograr un empate (1-1) en el Karaiskaki Stadium, vacío de público por la crisis del coronavirus.

El choque estuvo condicionado desde el minuto 19, cuando el portugués Rubén Semedo cometió una falta fuera del área sobre su compatriota Diogo Jota cuando enfilaba la meta local. Vio la tarjeta roja directa y dejó al conjunto heleno con diez jugadores.

sin embargo, el Olympiacos se rehizo. Mantuvo el tipo y se adelantó en el marcador al inicio de la segunda parte, cuando una gran acción individual del brasileño Guilherme fue culminado, a puerta vacía, por Youssef El Arabi.

El equipo inglés evitó la derrota en el minuto 67 gracias a un golpe franco. Joao Moutinho dejó la pelota a Pedro Neto que lanzó raso y sorprendió al meta Jose Sa.

Santiago Aparicio

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación