Cómo desechar el aceite de cocina usado (y por qué nunca debes hacerlo a través del desagüe)

Adriana Terán
·4  min de lectura

¿Sabías que un litro de aceite de cocina usado puede contaminar miles de litros de agua, poniendo en riesgo nuestra salud, la de nuestra comunidad y afectando el ambiente de forma irreparable? Qué fuerte ¿no? Suena a noticia sensacionalista, pero es cierto.

Aunque muchos sitios web publican actualmente que un litro de aceite contamina 1000 litros de agua, la cifra es mucho peor. Una investigación realizada en Bilbao, España, sugiere que un litro de aceite podría contaminar hasta 40.000 litros de agua, lo que equivale al consumo anual de una persona en su domicilio.

Y si tenemos en cuenta que, según la OMS, la contaminación del agua potable provoca más de 502.000 muertes por diarrea al año, y que para 2025, la mitad de la población mundial vivirá en zonas con escasez de agua, vale la pena hacer aunque sea un mínimo esfuerzo por preservar lo que tenemos.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Adicionalmente, el desecho inadecuado de aceites y grasas comestibles a través de los desagües también implica un problema económico, puesto que, en primer lugar, los costos del tratamiento de aguas contaminadas por aceite son altísimos y, en segundo, se afecta la infraestructura de saneamiento atascando tuberías y alcantarillado.

¡Manos a la obra!

Aunque parezca algo muy doméstico, para muchos es una gran intriga la manera en que debe desecharse el aceite de forma segura y ante la duda terminan vertiéndolo en el desagüe del fregadero porque al final, tal vez un chorrito no hace tanto daño. Imaginemos que son miles, millones de personas en la misma situación… ya no es un chorrito naturalmente.

La cuestión no es tan complicada. Una vez que ya hemos decidido desechar el aceite de cocina hay muchas opciones para lograrlo de forma segura. La primera, es el reciclaje. Sí. El aceite de cocina usado puede reciclarse.

Muchos países cuentan con organizaciones encargadas del reciclaje que incluyen centros de acopio, contenedores y sistemas para reciclar aceite. En este caso, solo debemos asegurarnos de que sean organizaciones serias y capacitadas, puesto que incluso en este ámbito existe la piratería.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

En México, por ejemplo, según señala Gaia, página dedicada al tema, existen empresas dedicadas a este objetivo como BioFuels de México y REOIL Internacional, que reciclan varios productos, incluyendo el aceite de cocina usado.

Asimismo, en Estados Unidos, la página Earth911 cuenta con un poderoso buscador por código postal donde se pueden encontrar los puntos de reciclaje cercanos para aceite y otros productos.

Y es que reciclando aportamos cuidando el ambiente y sumamos a la creación de nuevas líneas de producción porque el aceite reciclado se usa para fabricar lubricantes, pinturas, jabones, velas y biodiésel, entre otras cosas.

Si no eliges la vía del reciclaje, lo mejor es desecharlo de manera segura. Cuando ha quedado muy poco aceite en la sartén, o se derrama en el tope de la cocina, basta con limpiar con toallas de papel y echarlas en la basura. Por otra parte, si queda una buena cantidad en sartenes y calderos, sea reutilizado o no, debemos dejar enfriar completamente para proceder con alguno de estos métodos.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

El más sencillo es verter el líquido en recipientes plásticos, o mejor aún, de vidrio herméticos, y botarlos en la basura. Debe ser en un envase bien cerrado puesto que si se derrama podríamos atraer roedores y otras alimañas.

Por otra parte, la revista Taste of Home propone ideas creativas y fáciles como por ejemplo congelarlo. Para esto, se sugiere verter el aceite en una lata y colocarlo en el colador hasta que se endurezca. Luego, lo extraemos de la lata con la ayuda de un utensilio como una cuchara y se bota en la basura.

Otra idea es desecharlo en una bolsa plástica de basura que ya contenga algunos desechos como papel secante para que ayuden a absorber el aceite, pero el aceite debe estar frío y debemos asegurarnos de que esas bolsas no estarán al alcance de criaturas que puedan romperlas.

Finalmente, un método práctico para cuando terminamos de asear la cocina y queda solo la tarea de desechar el aceite que aún sigue caliente es colocar un pedazo de papel de aluminio en el fregadero, justo tapando el desagüe con su forma, esperar a que se enfríe y luego simplemente se cierra y se desecha en la basura.

Que este misterio resuelto nos permita disfrutar aún más de la cocina y sus delicias, con la tranquilidad de que contribuimos con un mundo más limpio.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Kylie Jenner recomienda sus batidos para adelgazar, pero ¿qué tan beneficiosos son?

El Baobab: el fruto ancestral africano que está de moda por sus propiedades curativas

Los beneficios de la cebolla: desde repeler insectos hasta quitar manchas de la ropa

EN VIDEO: Así se hace el aceite de oliva