Ascenso meteórico: Poroto Cambiaso alcanzó un handicap insólito con 15 años recién cumplidos

LA NACION
·4  min de lectura

En 1994, Adolfo Cambiaso estableció un récord: ascendió a 10 goles de handicap, el más alto nivel en el polo, a los 19 años y 8 meses. En 2005, otro crack, Facundo Pieres, superó por un poquito esa precocidad deportiva: 19 años y 7 meses. Ahora "Poroto" Cambiaso, hijo homónimo de Adolfo, estableció una marca impresionante: 8 goles de handicap a los... 15 años. Y recién cumplidos.

La Asociación Argentina de Polo (AAP) difundió esta tarde los cambios de valorizaciones de diciembre, los únicos del año en el nivel de entre 7 y 10 tantos, e impactó con el salto de dos goles del chico que tuvo un 2020 esplendoroso. En julio, Cambiaso fue campeón, junto a su padre, del Abierto Británico, el segundo certamen en importancia fuera de la Argentina, pero la AAP toma en cuenta solamente las competencias de su país. Más allá de eso, también le fue muy bien al séptimo Adolfo consecutivo de su árbol genealógico: fue el debutante más joven registrado en la Triple Corona, con 14 años, al reemplazar al fracturado Juan Martín Nero en La Dolfina durante los abiertos de Tortugas y Hurlingham; levantó la Copa Pilar, conquistó la prestigiosa Cámara de Diputados y terminó ganando el repechaje para clasificarse para la Triple Corona de 2021.

Un paso más: a los 15 años, Poroto Cambiaso logró su lugar como titular en la Triple Corona y ahora La Dolfina está más cerca de seguir

"La verdad es que todavía no caigo. Pasó todo muy rápido", comentó a LA NACION el nuevo 8 del polo argentino. El asombro aumenta si se considera que poco antes del Abierto de Tortugas Poroto Cambiaso tenía 4 goles, y la AAP lo subió dos escalones sin plena convicción sobre su estatura deportiva en ese momento. El piso de 6 es un requisito reglamentario para participar en la serie de los tres certámenes mayores, y La Dolfina necesitaba al adolescente. Su papá lo quería de inmediato en la cancha. Entonces la entidad, estimulada por la curiosidad, el atractivo y la buena noticia que implicaría la presencia de un chico de 14 años en la temporada alta durante un 2020 plagado de malas noticias deportivas derivadas de la pandemia de coronavirus, tomó la decisión de promoverlo. Es decir, para la Asociación, que por entonces había evaluado por última vez a Cambiaso un año atrás, el jugador duplicó su categoría en 12 meses, al moverse de 4 tantos a 8. Un caso excepcionalísimo.

Poroto fue decisivo en los éxitos en serie de su equipo en la Argentina, Brava. En la semifinal por la Copa Cámara hizo el tanto del empate en los últimos segundos y luego el gol de oro. En la final brilló aun más: estuvo encendidísimo, al marcar 8 tantos en la goleada, 16-7, a Indios Chapaleufú II. Y por ahora tiene pensada su primavera de 2021 junto a los brasileños Pedro Zacharias y Rodrigo Ribeiro de Andrade y el argentino Isidro Strada, que por su parte pasó de 7 a 8. Dependen de otros factores para tener garantizado su lugar en la elite polística, pero con esas dos modificaciones Brava pasó a tener 31 de valorización e incluso se posiciona séptimo entre los ocho equipos asegurados para Tortugas, Hurlingham y Palermo mientras todos mantengan sus alineaciones.

La final de polo que enfrentó a jugadores con 38 años de diferencia: Poroto Cambiaso vs. Pepe Heguy

Camilo Castagnola, de excelente temporada, fue el mejor de La Natividad-Monjitas.
Fuente: Archivo - Crédito: Sergio Llamera

No solamente Poroto Cambiaso experimentó un alza trascendente: cuatro polistas pasaron de 8 a 9: Camilo Castagnola, de 18 años, número 1 de La Natividad-Monjitas y primo de Cambiaso; Francisco Elizalde, el 2 de RS Murus Sanctus, y Guillermo Terrera y Juan Britos, el 1 y el 2 de La Dolfina Polo Ranch. Llamativamente, delanteros en todos los casos. Pero no todo fue positivo en las alturas de la pirámide del polo: un jugador cayó a 9. Ya no tiene 10 goles Pablo Pieres, tras su floja temporada individual de estreno en La Natividad-Monjitas. Otra baja significativa es la Agustín Merlos (Los Machitos), que supo poseer 10 y ahora fue relegado de 8 a 7. Las restantes novedades entre quienes participaron en la Triple Corona son las siguientes: Jerónimo Del Carril (revelación de la temporada en La Ensenada-La Aguada) y Santiago Loza (La Irenita II), de 7 a 8, y Segundo Bocchino (La Ensenada-La Aguada), de 6 a 7.

Francisco Elizalde, el que más mejoró en un conjunto que dio la nota: RS Murus Sanctus, que ahora comparte el tercer escalón de handicaps con La Natividad-Monjitas.
Fuente: Archivo - Crédito: Sergio Llamera

Consecuentemente, los ocho conjuntos cuyos integrantes están clasificados para Tortugas, Hurlingham y Palermo del año que viene quedaron ordenados así según sus handicaps:

La Dolfina: 40 goles (sin cambios)Ellerstina: 39 (sin cambios)RS Murus Sanctus: 36 (desde 35)La Natividad-Monjitas: 36 (con cambios pero el mismo número final)La Dolfina Polo Ranch: 35 (desde 33)La Ensenada-La Aguada: 31 (desde 29)Brava: 31 (desde 28)Los Machitos: 30 (desde 31)

Juan Britos, de La Dolfina Polo Ranch, pasó de 8 a 9.
Fuente: Archivo - Crédito: Matías Callejo
Guillermo Terrera experimentó lo mismo que su compañero Britos: ascender de 8 a 9.
Fuente: Archivo - Crédito: Matías Callejo
Pablo Pieres, el único que dejó de tener 10 goles en esta serie de cambios de handicaps: pasó a 9, en un equipo, La Natividad-Monjitas, que rindió menos que lo esperado.
Fuente: Archivo - Crédito: Sergio Llamera
Pablo Pieres, el único que dejó de tener 10 goles en esta serie de cambios de handicaps: pasó a 9, en un equipo, La Natividad-Monjitas, que rindió menos que lo esperado.
Fuente: Archivo - Crédito: Sergio Llamera

Todas las modificaciones de handicaps de diciembre de 2020