El ascenso del filial, la guinda a un parón con expectativas

Agencia EFE
·3  min de lectura

Sevilla, 22 mar (EFE).- El ascenso agónico en el descuento del filial verdiblanco a la nueva Primera División de la RFEF ha sido la guinda a un fin de semana en el que el Betis del chileno Manuel Pellegrini ha llegado al parón por los partidos de las selecciones en la sexta posición de la clasificación con 45 puntos, los mismos que la Real Sociedad que es quinta.

'Qué locura. Qué equipo. Qué temporada. Qué bonito es ser del Real Betis' o '¡¡¡Épico!!! ¡Nos habéis dejado sin voz! ¡Enhorabuena por hacer historia!', son algunos de los mensajes con los que el equipo bético recibió la remontada del Betis Deportivo ante el Córdoba del exsevillista Pablo Alfaro en el Nuevo Arcángel con dos goles en los últimos tres minutos, uno de ellos del portero, Dani Rebollo.

El ascenso del Betis Deportivo, segundo consecutivo después de que el pasado junio subiera a Segunda B, abre además la puerta a que el filial, como tercero del Grupo IV, pueda jugar las eliminatorias para jugar la próxima temporada en la división de plata, lo que ha sido celebrado por jugadores de la primera plantilla y por otros con pasado bético como el portero del Liverpool Adrián San Miguel o el centrocampista del Arsenal Dani Ceballos.

A ellos, se han sumado también futbolistas del equipo que entrena Pellegrini, que disfrutaban el domingo del segundo día de descanso después de la clara victoria del pasado viernes ante el Levante (2-0), que hizo olvidar la derrota ante el Sevilla (1-0) y que el equipo se fuera al parón con la expectativa de un último tramo de liga ilusionante.

Una vez que se conoció el ascenso del filial verdiblanco, se sucedieron en sus respectivas cuentas de twitter las felicitaciones de pesos pesados del primer equipo como el centrocampista Sergio Canales, el central argelino Aïssa Mandi, Marc Bartra, el canterano Aitor Ruibal o Víctor Camarasa, con expresiones encomiásticas del tipo de 'bravo' o 'de locos', entre otras, adobadas de emoticonos de júbilo.

El ascenso del filial viene a añadir un punto más de satisfacción en una entidad que, de la mano de Pellegrini, y del nuevo director deportivo del club, Antonio Cordón, parece haber encontrado la estabilidad y el sosiego que le había faltado en los últimos ejercicios.

A la espera de volver a la competición el próximo 4 de abril ante el Elche en el Martínez Valero, el Betis tiene ante sí dieciséis días en los que la tónica será la tranquilidad para preparar la recta final de la competición, en la que restan treinta puntos por jugar.

Los de Pellegrini volverán mañana a los entrenamientos con las ausencias de los internacionales españoles Sergio Canales y Juan Miranda (Sub-21), el chileno Claudio Bravo, el argelino Aïssa Mandi y los mexicanos Andrés Guardado y Diego Lainez.

Tras el partido ante el Elche, el Betis recibirá al Atlético de Madrid y al Athlétic de Bilbao, jugará a domicilio ante el Real Madrid y terminará el mes de abril en casa frente al Valencia; tras lo que en mayo los cinco partidos son ante el Valladolid, Éibar y Celta, a domicilio, y Granada y Huesca en el Benito Villamarín.

(c) Agencia EFE