Arturo toreó por nota un gran lote de la Estancia

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 17 (EL UNIVERSAL).- El toreo de Arturo Saldívar de unos meses a la fecha se ha reposado y así lo hemos visto en varias plazas del país, esgrimiendo lentitud a la hora de interpretar con el capote y la muleta, el toreo; los astados de La Estancia que le correspondieron: Mezcal Blanco el primero de su lote y el segundo Tequila.

Al primero por sus cualidades de fijeza y recorrido noble, el juez de plaza le otorgó el homenaje del arrastre lento, al segundo (quinto de la tarde) además de lo anterior tuvo emotividad en su embestida, cualidades muy bien extraídas y aprovechadas por el torero formado en las lides de Tauromagia Mexicana.

Desafortunadamente la suerte suprema fue el balde de agua fría que evitó la salida en hombros de Saldívar, que demuestra tarde a tarde gran quietud en su quehacer taurino, provoca el deseo latente de volverle a ver en la temporada que apenas empieza en La México.

Los demás astados no se prestaron para mayor lucimiento y el experimentado extremeño Miguel Ángel Perera y el de Aguascalientes, Gerardo Adame pusieron empeño, que se estrelló con lo poco potable de sus lotes. Ya les vendrá mejor mano en el sorteo.

El toreo de Arturo Saldívar de unos meses a la fecha se ha reposado y así lo hemos visto en varias plazas del país, esgrimiendo lentitud a la hora de interpretar con el capote y la muleta, el toreo; los astados de La Estancia que le correspondieron: Mezcal Blanco el primero de su lote y el segundo Tequila.

Al primero por sus cualidades de fijeza y recorrido noble, el juez de plaza le otorgó el homenaje del arrastre lento, al segundo (quinto de la tarde) además de lo anterior tuvo emotividad en su embestida, cualidades muy bien extraídas y aprovechadas por el torero formado en las lides de Tauromaquia Mexicana.

Desafortunadamente la suerte suprema fue el balde de agua fría que evitó la salida en hombros de Saldívar, que demuestra tarde a tarde gran quietud en su quehacer taurino, provoca el deseo latente de volverle a ver en la temporada que apenas empieza en La México.

Los demás astados no se prestaron para mayor lucimiento y el experimentado extremeño Miguel Ángel Perera y el de Aguascalientes, Gerardo Adame pusieron empeño, que se estrelló con lo poco potable de sus lotes. Ya les vendrá mejor mano en el sorteo.

Qué leer a continuación