La armonía de grupo complace al técnico de selección de baloncesto de Panamá

Agencia EFE
·2  min de lectura

Panamá, 30 oct (EFE).- La armonía de grupo es el máximo secreto del equipo panameño de baloncesto que afrontará en noviembre, en la burbuja de Argentina, la tercera ventana hacia el FIBA Americup 2022, manifestó a Efe este viernes el seleccionador David Rosario.

"A este equipo yo le tengo una fe tremenda porque hay armonía en el grupo. Creo que los jugadores de mayor experiencia se dieron cuenta que está es la oportunidad de clasificar al Americup", precisó el estratega puertorriqueño, que también trabaja con el club Real Estelí nicaragüense.

Agregó que "bajo condiciones normales", teniendo al grupo que jugó contra Paraguay en febrero pasado, añadiendo a Trevor Gaskins y a Eugenio Luzcando, "parece que es un grupo que tiene muchas posibilidades, independientemente de la situación en que esta el mundo".

El técnico boricua, con 18 años de carrera, apuntó que le preocupa el tiempo de entrenamiento del grupo y el estado en que lleguen los jugadores.

"Ocho de los 12 jugadores están afuera de Panamá y es poco probable que lo podamos tener juntos en los entrenamientos", indicó.

Añadió que "el viaje es complicado para los nuestros que juegan en Europa" y el combinado panameño tienen esa condición a jugadores como Akil Mitchell, Tony Bishop y Javier Carter, tres pilares del quinteto panameño.

"Por regla FIBA te tienes que reportar tres días antes de la competencia, ya habiendo pasado todos los protocolos de bioseguridad y tener el permiso de tu club, juegas dos partido y te regresas, es bastante complicado", afirmo.

Rosario tiene pensando que cuando tenga el grupo completo tendría como mínimo de tres a seis entrenamientos, "si se trabaja a marcha doble".

El quinteto panameño llegará a esta tercera ventana clasificatoria invictos en dos partidos, al derrotar a Paraguay en dos ocasiones.

"Uruguay y Brasil, nuestros rivales, cuentan con sus jugadores en su país y ya están entrenando, en eso nos llevan ventaja. Aunque no jugarán de local tienen a su afición cerca", advirtió.

Los panameños, sembrados en el grupo D, se medirán con los brasileños el 27 de noviembre y al día siguiente con Uruguay.

Rosario, quien cumple su segunda era al frete del un combinado panameño, también le preocupa el tiempo que se vive con respecto a la covid-19, pero a la vez deja claro que "aún así se está dando un paso a frente y se quiere jugar".

"El momento que se vive en el mundo cambia la dinámica de como se jugaba antes versus como se jugará ahora", dijo.

Resaltó que la situación actual "va limitando" el personal.

"Podemos llegar con un equipo, pero mientras tanto pueden pasar cosas, Dios quiera que no", puntualizó.

"Es como vivir con la preocupación de que cualquier momento puede pasar algo que te tire al piso la planificación, por eso hay que trabajar en la parte sicológica del equipo y hablar mucho con los jugadores", concluyó.

Rogelio Adonican Osorio

(c) Agencia EFE