Ariel Holan, irónico con el arbitraje: "Estas manos de hoy. tendrían que ser mancos"

LA NACION
·2  min de lectura
El técnico argentino se indignó por un penal para Curicó Unido
Fuente: Archivo - Crédito: Daniel Jayo

Tras el encuentro entre Universidad Católica y Curicó Unido, en la Primera División chilena, el director técnico argentino del club metropolitano, Ariel Holan, disparó contra el arbitraje por un penal para el rival en el minuto 12 del primer tiempo.

Si bien U. Católica empató el partido en la segunda parte y de hecho se mantiene firme en el primer lugar de la tabla de posiciones, a su entrenador no le agradó el resultado en su propia casa, en San Carlos de Apoquindo, e hizo su análisis de lo sucedido, con una frase algo polémica por la ironía con la que se refirió al arbitraje.

La pareja de Franco Armani salió a bancarlo en las redes tras su error contra Independiente

"No soy quién para juzgarlo. Cuando empiezan ganando todo se hace más cómodo y hoy tuvimos que remar. Estas manos de hoy. tendrían que ser mancos, cortarles los brazos. No sé cómo tienen que hacer para poner los brazos", disparó el extécnico de Independiente.

Todo se dio a los nueve minutos del primer tiempo, cuando el árbitro dio revisión del VAR por una aparente mano de Alfonso Parot, de la U. Católica, después de un remate al arco del delantero Matías Cavalleri.

El VAR determinó infracción y cobró penal para el conjunto dirigido por Martín Palermo. Fue Federico Castro quien, a los 12 minutos, marcó el primer gol del encuentro.

"Se abrió el marcador de esa forma y ahí empezó otro partido. Tuvimos el control del balón el 95% del partido, pero nos costó encontrar dinámica y electricidad", analizó el argentino de 60 años.

En relación a esto último, Holan criticó que hayan tenido que presentarse en tres encuentros en tan solo seis días y remató: "Pero tener electricidad después de que terminamos a las 12 de la noche el jueves. no son robots los jugadores".

El alocado festejo de gol Mateo y Ciro Messi

Sin embargo, elogió el juego planteado por su compatriota Palermo: "Creo que la estrategia que eligió Curicó fue esperar y contragolpear, quitar espacio. Es muy difícil. No se puede prevenir. Si no hay prácticas, no es sencillo. El repliegue y el contragolpe era el desafío que teníamos. Primero entrar a campo rival, cuando ellos achicaban bien los espacios y evitar el contragolpe".