Argentinos Juniors - Nacional: el Bicho festejó con una victoria en La Paternal su regreso a la Copa Libertadores

·3  min de lectura
Gabriel Ábalos festeja su gol durante el partido de Copa Libertadores 2021 que disputan con Nacional de Montevideo
Marcelo Endelli / CONMEBOL

Argentinos Juniors se dio el gusto de celebrar con un triunfo su regreso a la Copa Libertadores después de diez años de ausencia. Acaso haya sido una pena que el regreso haya sido sin público, pandemia y restricciones mediante, porque la ocasión lo merecía, frente a un adversario siempre aguerrido como Nacional de Montevideo, por la primera fecha del Grupo F que completan Universidad Católica de Chile y Atlético Nacional de Medellín. Y al que derrotó por 2-0, para arrancar de buena manera su participación, ya con la mente puesta en el partido de la semana próxima ante la Católica, en Santiago.

Copa Libertadores: Marcelo Gallardo apuesta a la experiencia, pero la lista de buena fe se cimenta en los juveniles

Con la ilusión renovada, al Bicho le tocó cruzarse en La Paternal con un adversario de características similares en cuanto a la propuesta. Como a los dirigidos por Gabriel Milito, Nacional llegó a Buenos Aires con la idea de presionar alto, tratar de discutirle la posesión al local, y generar peligro con un ataque encabezado por viejos conocidos del fútbol argentino: Andrés D’Alessandro -se ocupó en varios pasajes de dirigirle el partido al peruano Víctor Carrillo-, Leandro Fernández y Gonzalo Bergessio.

En esas condiciones, lo que se vio durante la primera parte fue un duelo áspero, rugoso. A los dos les quedó incómodo ese desarrollo, la búsqueda incesante de quitarle espacios al otro. El juego tuvo ritmo, y fue intenso, pero la dinámica se vio alterada porque abundaron los errores y los roces.

La síntesis del partido

Después de un par de aproximaciones por lado -un remate combado de Carabajal y una palomita de Corujo apenas desviada-, fue Argentinos el que encontró la apertura, con una de esas recetas habituales para destrabar esta clase de duelos: una jugada de pelota parada. Elías mandó un tiro libre desde la izquierda al segundo palo, por donde la bajó Quintana; le quedó un poco atrás a Ávalos, que le ganó a la marca de Trasante y se acomodó para cruzarla al segundo palo con un derechazo.

A partir del gol, a Argentinos le costó mantener el control del juego; con más empuje que calidad, Nacional fue en busca de la igualdad, con algunos destellos del Cabezón D’Alessandro y la rapidez de Ocampo por el andarivel derecho. Pero el juego se hizo enredado, brusco, y con varios cruces picantes. Carrillo tuvo mucho trabajo: hubo 28 infracciones y seis amonestados -tres por lado- sólo en la primer aparte.

Escena del partido que disputan Argentinos Juniors y Nacional de Montevideo
Marcelo Endelli / CONMEBOL / FotoBAIRES


Escena del partido que disputan Argentinos Juniors y Nacional de Montevideo (Marcelo Endelli / CONMEBOL / FotoBAIRES/)

En el segundo tiempo, no cambió mucho el desarrollo, porque Nacional insistió en buscar por el medio, pero careció de claridad para sorprender al equipo de Milito, que se paró bien en el retroceso y esperó su oportunidad para salir de contraataque. Y de hecho, fue el local el que generó más peligro, primero con un derechazo cruzado de Carabajal que salió muy cerca del palo izquierdo, y poco después con un zurdazo de Elías Gómez que exigió a Centurión.

De tanto insistir, el equipo uruguayo estuvo cerca con un frentazo de Bergessio que encontró bien parado a Chaves, y a diez minutos, tras la expulsión de Quintana -por doble amonestación y tras una fuerte falta-, Leandro Fernández remató muy cerca del poste derecho.

Milito metió varios cambios y esas variantes le dieron más aire al local en el medio y en el ataque, donde las combinaciones rápidas empezaron a inquietar y Herrera avisó con un zurdazo que reventó en el travesaño. Poco después, y en una acción similar, Herrera recibió de Florentín, enganchó dentro del área y superó a Centurión con un remate cruzado para el 2-0 definitivo, el que desató el festejo en La Paternal.

La síntesis