Por qué los argentinos están tan entusiasmados en el nuevo equipo de Beckham

Ariel Ruya
lanacion.com

Nicolás Figal vive en Aventura, a cinco minutos de la playa y a dos del shopping. Vive con Florencia, su mujer y Felicitas, su pequeña hija. Abandonó el infierno de Independiente por el paraíso de Miami. "Es una manera de mejorar la calidad de vida. Vivir en los Estados Unidos te da otra seguridad, te da más oportunidades, más allá del fútbol. Está todo organizado", cuenta, después de abrazarse con David Beckham, uno de los dueños de la nueva atracción de la MLS, que cumple 25 años y que, desde mañana, tendrá 26 equipos.

MLS, temporada 25: los récords de un torneo millonario que se expande año tras año

Se saca una foto, la sube a Instagram y no lo puede creer. "De chico en la Playstation, de grande en la realidad ¡LEYENDA!", suscribe, una de las figuras de Inter Miami, un club que empieza de cero. Sin estadio (por ahora), sin hinchas (por ahora) y con una infraestructura fascinante. "La MLS está creciendo mucho. Y de acá, se puede saltar a Europa. Depende cómo lo veas: si venís a la MLS y tenés la mentalidad de romperla, vas a tener más posibilidades de ir para allá. Somos un equipo que quiere crecer y hacer historia. Es un club que se parece a una familia", descubre, a la distancia.

Inter Miami es el equipo de los latinos. En realidad, de los argentinos: Claudio Arzeno (ayudante), Gustavo Metral (preparador físico), Sebastián Saja (entrenador de arqueros), Julián Carranza y Matías Pellegrini. "A mí me toca una situación rara, porque hace un año y medio que empecé a jugar en primera y ahora estoy en un club nuevo. Con Carranza fuimos los primeros jugadores incorporados en la historia del club", reflexiona Pellegrini, ex Estudiantes, de 19 años. Se apunta a futuro.

Calidad de vida, organización, seguridad y proyección: Figal y Pallegrini hablan el mismo idioma (y por ahora, muy poco de inglés). "Cuando se dio la posibilidad de venir, me motivó su mentalidad, es un club que piensa en grande, que busca triunfar. Está llevando talentos jóvenes, apuesta a hacer historia. Me sedujo, más allá de lo económico. Y me llamó la atención la organización. Por ser el primer año, está todo organizado. Además, como es el trato diario, no nos falta nada. Es de elite. Cada cosa que los jugadores necesitan, te la dan. Te ayudan en todo", advierte Figal, que no solo patea la pelota. "La sociedad es la gran diferencia, no sólo el fútbol. Vivir en Estados Unidos es otra cosa. Hay seguridad, se puede caminar por la calle en cualquier momento del día, el tema de la organización., son cosas que influyen. Solo hay que dedicarse al fútbol", apunta. Interviene Pellegrini: "El predio, el estadio que están construyendo y vivir acá, todo es genial. Va todo para adelante. La gente es respetuosa y correcta".

¿De qué se trata la organización, exactamente? "Desde el primer día, tenemos un programa en el teléfono en el que ya sabemos día y hora, de acá a cinco meses, todo lo que tiene que ver con el club, los partidos, los entrenamientos, las concentraciones. están a nuestra disposición", cuenta el defensor. Pellegrini se refleja en su historia: "En Estudiantes siempre fue de la mano la escuela con el fútbol. Acá le dan mucha importancia a las universidades, muchos jugadores provienen de ahí, estudian y juegan al fútbol. Algo a la tarde me gustaría hacer. Pero si no aprendo el idioma, voy a estar al horno con papas.".

El club fue fundado el 28 de enero de 2018 y competirá en la Conferencia Este. Miami no contaba con un equipo en la máxima categoría desde la desaparición de Miami Fusion en 2002. Beckham es uno de los propietarios y presidente de operaciones. "La primera temporada no es fácil porque no es sencillo construir un equipo desde cero. Hay que entrenar el modelo de juego y la mentalidad. Hay que construir un equipo ganador", dice Diego Alonso, el DT uruguayo.

Su escudo y su lema: "Libertad, Unidad, Fortuna". "Nuestro nombre rinde homenaje a la inclusión", advierte Jorge Mas, propietario y gerente. En Miami, la competencia deportiva será enorme: básquetbol (Heat), béisbol (Marlins), fútbol americano (Dolphins) y hockey sobre hielo (Panthers).

El equipo jugará dos temporadas en el Lockhart Stadium, en la vecina ciudad de Fort Lauderdale, en una cancha para 18.000 espectadores. Mientras, se está construyendo un estadio, el Freedom Park para 27.000 espectadores, con la idea de inaugurarlo en 2022. La inversión resulta extraordinaria: 900 millones de dólares es el costo de la nueva construcción y de las reformas del estadio que va a utilizar ahora. La aspiración es que sea sede de un partido del Mundial 2026, que organizarán Estados Unidos, México y Canadá.

El nuevo escenario contará con oficinas, comercios y hoteles. Y con un parque público de 23 hectáreas, un centro tecnológico, restaurantes y canchas para la comunidad. La iniciativa tuvo que ser aprobada por los habitantes. El deporte brinda empleo: ya hay 12.300 trabajadores nuevos. El presupuesto es de unos 3.500.000 dólares mensuales. Invirtió en compras unos 27 millones. Supera, por ejemplo, al Atlanta United de Tata Martino, que gastó 18 millones en 2017.

Ex Monterrey, el mexicano Rodolfo Pizarro es el jugador franquicia, la figura; llevará la camiseta número 10. El debut oficial será este domingo, frente a Los Angeles FC, lejos de casa. El segundo partido, también será como visitante: ante DC United. Recién en el tercer encuentro actuará como local, frente a Los Angeles Galaxy, el equipo de Guillermo Barros Schelotto. En todos los casos, la convocatoria es abrumadora: ya no hay entradas. No sólo Inter Miami hará su estreno: también, Nashville, de la ciudad de Tennessee.

Pellegrini vuelve a Beckham. "Cuando firmé, al otro día me dio un mensaje para darme la bienvenida. No lo podía creer. Me sorprendió y me puso contento, es un ídolo. Lo veía en videos", cuenta.

-¿Verón te habló de él?

-Sí, hablé con Seba de él. Fueron compañeros y son amigos. Me contó algunas anécdotas, algunas cositas de David...

-¿Una que se pueda contar?

-No, no, noooooo. Prefiero no contarlas.

Y lanza una carcajada.

Qué leer a continuación