La Argentina, el VAR, los referatos, Conmebol: dos jugadas y una herida sin cerrar

Alejandro Casar González
·6  min de lectura

Bastaba una chispa, un pequeño cortocircuito en forma de fallo adverso, para que las imágenes del pasado reciente revivieran. La Argentina no sanó la herida que le provocó el VAR en la Copa América de 2019. Pasó un año y medio, que incluyó una carta incendiaria de la AFA y la remoción por la ventana a Claudio Tapia de la sala de operaciones de la FIFA. Pero el jueves, en esa Bombonera vacía, el mismo plantel de jugadores y el mismo cuerpo técnico volvieron a apuntar al sistema. En este caso, frente a Paraguay, por una no victoria.

Los futbolistas vestidos de celeste y blanco son los mismos que, con Lionel Messi como abanderado, arremetieron contra Conmebol por el VAR en el recordado partido contra Brasil, organizador de la Copa América del año pasado. El capitán tuvo entonces tres expedientes disciplinarios por sus manifestaciones en contra de la Confederación Sudamericana. La sanción (50.000 dólares de multa y tres meses sin integrar el seleccionado) no le hizo cambiar su postura sobre la asistencia de la tecnología a los referatos. "Ya nos cag... dos veces", le dijo al árbitro brasileño Raphael Claus en la cancha de Boca. Se refería al gol anulado a instancias del VAR por una falta de Nicolás González contra Ángel Romero y al penal sancionado en favor de los paraguayos por una infracción de Lucas Martínez Quarta contra Miguel Almirón.

Messi la siguió cuando terminó el partido. Esperó a la terna arbitral para recriminarle. Solo, en el medio de la cancha. Fue el faro de la crítica. Como si en esa postura se juzgara su impronta en el vestuario. Ángel Di María, otro de los referentes del equipo argentino, lo convenció de que no tenía sentido seguirla. De que la cosa estaba resuelta.

La lesión de Exequiel Palacios: qué es la fractura de apófisis transversas de columna lumbar

"¿Qué cobrás? ¿Qué cobrás? ¡Vergonzoso! ¡Vergonzoso!". Los gritos de Lionel Scaloni cuando Claus anuló el gol de Messi sonaron hasta en el predio de Ezeiza donde se entrena la selección. El DT argentino continuó su unipersonal en la conferencia de prensa: "Yo creo que al tema del VAR hay que unificarlo de alguna manera. Hay un montón de jugadas en las que podría haber actuado y hoy no actuó. Yo no hablo de buena o mala fe; sólo hablo de que hay que unificar el criterio", soltó el DT luego de "respirar un poco". Dijo sin decir. Porque más que la bronca por el gol anulado, a la Argentina le quedó la sensación de que con la tecnología se podría haber hecho algo más respecto a la infracción de Romero que sacó del partido a Exequiel Palacios. Ese lance, que lo dejó internado en el sanatorio Finochietto, mantendráal volante fuera de las canchas por los próximos tres meses, según confirmó su club, Bayer Leverkusen. Romero no fue ni amonestado.

"El golpe existe y el VAR no revisa", insistió Scaloni. Y martilló con la jugada del gol anulado a Messi: "El tiempo o los pases que pasan desde el foul hasta el tiempo en que hacemos el gol... No es que robamos la pelota y metimos el gol. No lo digo en mal sentido. Hay que unificar los criterios. El fútbol así no le gusta a nadie". Consultada la Conmebol, se limitó a decir que en el transcurso de este sábado liberará los audios de todas las jugadas polémicas que motivaron el uso del recurso de video.

Argentina-Paraguay. Scaloni disparó contra el VAR y pidió unificar criterios: "El fútbol así no le gusta a nadie"

De todas maneras, a Claus y sus asistentes les da la razón el reglamento: "Las decisiones o los incidentes relacionados con la concesión de goles o penales y las tarjetas rojas por evitar una ocasión manifiesta de gol, podrán requerir la revisión de la jugada de ataque que haya dado lugar a la decisión o al incidente, la cual podrá incluir también la revisión de la manera en que el equipo atacante ganó la posesión del balón con balón en juego, no en una reanudación", se lee en el protocolo de VAR incluido en las Reglas del Juego, publicadas por International Board (IFAB). Traducido: la revisión puede ir atrás hasta el momento mismo en el que el conjunto atacante (la Argentina, en este caso) consigue la posesión de la pelota. En ese instante ocurrió exactamente la infracción de González en perjuicio de Romero no percibida por Claus ni por el juez de línea cercano.

En Conmebol se limitan a repetir su estrategia con el VAR: "No estamos para cubrir errores", dicen. Y recuerdan que luego de la primera ventana doble de la eliminatoria el reporte de las jugadas polémicas incluyó la aceptación de que la infracción del peruano Carlos Zambrano contra el paraguayo Almirón debió ser revisada.El argentino Néstor Pitana, árbitro de ese encuentro, zanjó la cuestión con una tarjeta amarilla para el defensor de Boca. En ese sentido, hay quienes creen que la jugada que terminó con Palacios fracturado también debió ser examinada en los monitores al pie del campo.

Si bien no pareció haber intención del futbolista paraguayo de lastimar al argentino, sí existió un uso desmedido de la fuerza, que el uso de la tecnología debió reportar. Lo más probable es que en las explicaciones oficiales no haya nada de la eventual mano de Nicolás Otamendi (Paraguay pidió penal) ni de la patada de Gonzalo Montiel a Almirón. Algo está claro: todos saben que el VAR no es infalible. Y que cierta unificación de criterios es necesaria. Pero la eliminatoria sudamericana aglutina a diez países y no todos la usan en sus ligas locales.

Sobre el final del partido en la Bombonera, Messi se quejó a la terna arbitral.
Fuente: LA NACION

Claus, el árbitro de Argentina-Paraguay, puede dar fe de los criterios dispares. Dirigió el último capítulo del clásico de Porto Alegre, Grêmio vs. Internacional, por el Brasileirão. El partido terminó 1 a 1 con dos expulsados por VAR (uno fue el argentino Damián Musto, de Inter). Sin embargo,la jugada más polémica fue la de la conquista de Grêmio. Thiago Galhardo, de Inter, perdió la pelota luego de ser tomado de la camiseta por un rival. Claus dejó seguir y de ese contragolpe, luego de seis pases, llegó el empate.

En la cancha, el referí juzgó la sujeción como una "acción de juego". No consideró que hubiera habido una falta. El VAR no lo llamó. El gol fue convalidado. ¿La explicación? "Para la CBF [Confederación Brasileña de Fútbol] el período por revisar hacia atrás es más corto que el que consideran en otros lugares", dice un ex árbitro brasileño que se mantiene actualizado y acude a los seminarios de formación. "Pero para mí la FIFA tendría que redefinir esa regla y determinar hasta cuándo se puede ir para atrás", agrega la fuente. Con un período más corto para la fase de ataque, como lo promueve la CBF, el gol de Messi habría valido. El problema para la Argentina es que en la Bombonera se usó el criterio Conmebol, que es el consagrado en el reglamento. Y el problema para el VAR es que haya diferentes criterios.