Argentina-Paraguay: Berizzo, la falta a Palacios y la satisfacción de "llevarse algo" de la Bombonera

LA NACION
·2  min de lectura

Eduardo Berizzo se fue feliz de La Bombonera. Había llegado a Buenos Aires luego de mentalizar a su equipo sobre la importancia de puntuar en la cancha de Boca. Y Paraguay regresa a Asunción con un punto más, una unidad que robustece su sueño mundialista pero que, sobre todo, solidifica los cimientos del grupo al que encabeza el entrenador argentino. "Aplaudo la actuación por el gran esfuerzo y por el convencimiento de que hoy debíamos llevarnos algo", dijo Toto en la conferencia de prensa posterior al 1-1. Al ser consultado sobre la falta de Ángel Romero contra Exequiel Palacios, que terminó con el argentino fracturado, Berizzo se excusó: "No la registré".

Argentina-Paraguay: hay dos páginas del manual que la selección no termina de comprender

El optimismo por el empate conseguido llevó a Berizzo a maquillar las falencias de su equipo (sobre todo en el segundo tiempo, cuando casi no atacó): "Rescato por encima de cualquier corrección por realizar la fortaleza de bancarnos un partido muy difícil y salir con un resultado que nos fortalece". El ex defensor de Newell's, River y Celta, de Vigo, entre otros clubes, añadió: "No perdimos duelos. Encontramos justeza en la presión, que nos deja fortalecidos. Encontramos jugadores predispuestos, jugadores de equipo, jugadores que piensan en una idea colectiva. Esa es nuestra verdadera fuerza".

Berizzo contó cómo fue la presión que ejerció, principalmente en el primer tiempo, sobre los receptores argentinos, que impidieron al equipo dirigido por Lionel Scaloni desplegar su mejor fútbol: "En el primer tiempo empezamos a presionar al hombre y después en zona. Mermó porque nos hacían correr de lado a lado. Cualquier uno contra uno que perdiéramos daba lugar a un desequilibrio", relató el entrenador de Paraguay.

Y agregó: "En el segundo tiempo defendimos en zona e impedimos que hubiera gente libre. Nunca la encontraron, salvo en el gol anulado. Hubo una falta previa contra Ángel [Romero] y encontraron el hueco porque él nos faltaba", recordó Berizzo.

Sobre el partido, el DT de la Albirroja reflexionó: "Argentina empezó jugando de una manera, con tres volantes y tres atacantes. Luego sumó un atacante y pasó a un 4-4-2 . Eso nos obligó a casi jugar al hombre, con Villasanti controlando a Messi. Funcionó en la primera parte. Pero en la segunda retrocedimos 10-15 metros. En el borde del área hubo mucha pierna que contener", graficó el entrenador argentino.

Argentina-Paraguay: una selección sin desequilibrio no pudo pasar del empate en la Bombonera

Con miras al partido de la semana próxima con Bolivia, Berizzo se refirió al estado físico de sus jugadores y a la posibilidad de dosificar las energías de su plantel: "Seguramente, los futbolistas terminaron cansados. Invertiremos mucho tiempo en recuperarlos. Este sistema obliga a recuperarlos muy pronto, y a rotar jugadores. Esperaremos que todo el mundo se recupere bien", deseó. Y abandonó La Bombonera con la certeza del deber cumplido. Paraguay volvió a generarle un dolor de cabeza a un seleccionado argentino.