Argentina Open: Juan Ignacio Londero desbancó a Guido Pella y es el primer argentino en semifinales

José Luis Domínguez
lanacion.com

El Argentina Open, en su vigésimo aniversario, tendrá un nuevo campeón. Habrá que esperar para saber si, después de doce años, termina la sequía de finales sin festejos argentinos, desde aquel éxito de David Nalbandian en 2008. Por lo pronto, Juan Ignacio Londero pasó otra prueba y anotó su nombre en la nómina de candidatos. El cordobés le ganó por 6-4 y 76 (7/4) a Guido Pella, el segundo favorito del ATP porteño, y avanzó a las semifinales, etapa en la que se enfrentará con el noruego Casper Ruud, que en la apertura de la jornada se impuso al serbio Dusan Lajovic por 7-5 y 6-1.

Londero atraviesa una etapa de adaptación. Dio un salto enorme hace un año, al conquistar el Córdoba Open en su provincia, y eso le permitió pasar del mundo Challenger al planeta ATP. Nuevos torneos, rivales más complejos, más premios y más exigencias. Alternó buenas actuaciones con caídas tempranas: no es nada fácil subir de categoría sin sufrir cambios importantes en el juego y en la mentalidad.

En eso anda Londero. La semana pasada, tenía la presión de defender el título y muchos puntos en Córdoba. La caída en los cuartos de final ante el serbio Laslo Djere lo hizo retroceder casi veinte posiciones en el ranking, del 50º al 69º, pero tiene por delante un trecho para recuperar terreno. Este viernes, por lo pronto, edificó un muy buen triunfo a expensas de Pella.

El Topo mostró determinación para medirse con un rival consolidado dentro del Top 30. Cierto es que Pella no estuvo en su mejor forma, visiblemente cansado por las tres horas de la noche previa frente a Facundo Bagnis. Ese duelo le llevó buena parte de las energías al zurdo bahiense, que no pudo tomar la iniciativa, y Londero asumió el protagonismo. El de Jesús María se llevó el primer set con mucha solidez, y luego decayó un poco. Pella tuvo su chance de volver al partido, con dos set-points en el 5-4, pero el cordobés sacó muy bien cuando estuvo bajo presión. En el tie-break, el segundo favorito del torneo quedó contra las cuerdas con un drive ancho, y terminó por despedirse con un drop fallido en el primer match-point.

"Tengo más alegría que todos juntos en el estadio", señaló Londero, de regreso a las etapas decisivas de un torneo después de siete meses, tras llegar a la final de Bastad en julio del año pasado, que perdió contra Nicolás Jarry, y un año después de su primera final, en Córdoba.

"Esioy muy feliz con todo lo que estoy pasando, siento que estoy yendo de menos a más. Este fue mi mejor partido del año, fue un gran partido en lo tenístico, físico y mental, valoro mucho el esfuerzo que fui haciendo durante toda la semana. De a poco estoy recuperando la 'locura' para jugar, estoy intentando seguir así, pero sin putear y sin hacer show", agregó el cordobés.

Pella trazó su análisis de lo sucedido con elogios para el vencedor. "Londero acorta muchísimo los tiempos y eso es complicado para mi juego. A mí me gusta abrir ángulos, pero él corta muy bien la cancha, me hace correr un montón y me pone en situaciones difíciles de resolver. Él también ha avanzado mucho en el juego y a él le calza bien. Lo que yo siento cuando jugamos es que su juego fluye más que el mío. Londero está haciendo un gran trabajo", analizó el zurdo.

Después de no haber llegado a las mismas instancias del año pasado en Córdoba y en Buenos Aires, Pella explicó: "La gira está complicada. Me hubiera gustado jugar mejor, pero cada torneo es una oportunidad. Aquí estamos jugando en el lugar más lento de la Tierra, creo ni Raonic podía acortar el juego. Yo creo que tengo un juego más agresivo, pero es difícil llegar a la red, y si vas a la red te pasan por todos lados, la pelota se hace gigante y los puntos se hacen más largos. Acá tienen que ver mucho las circunstancias de juego que tiene Buenos Aires".

Qué leer a continuación