Arde Barcelona: renunciaron el presidente Josep María Bartomeu y los principales dirigentes del club

LA NACION
·2  min de lectura

Conmoción en Barcelona. Después de asegurar el lunes que tanto él como su directiva decidían seguir adelante sin pensar en dimitir, Josep María Bartomeu presentó este martes su renuncia como presidente de la institución catalana. Lo mismo hicieron los demás dirigentes tras la Junta Directiva celebrada este martes.

Barcelona: el presidente Bartomeu había dicho el lunes que no renunciaba

Según informa Diario Sport, la decisión se da tras la celebración de la reunión de urgencia que convocó Bartomeu para debatir la situación sobre el referéndum de la moción de censura. Ante la negativa de la Generalitat de Catalunya de postergar la consulta establecida para el 1° y el 2 de noviembre por el avance de la pandemia de coronavirus, y antes que convocar de manera oficialmente al voto que ya parecía imposible evitar, el presidente le propuso a sus directivos presentar la dimisión este martes y la propuesta fue aprobada sin discusión.

No va más: Bartomeu se va de Barcelona tras seis años como presidente
Fuente: Archivo

De esta manera, se cierra un ciclo que comenzó en 2014 tras la renuncia de Sandro Rosell en enero (asumió al ser vicepresidente deportivo) y que tuvo su mayor éxito en 2015 con el triplete (Champions League, Liga de España y Copa del Rey). Aquel año fue ratificado en las elecciones en las que se impuso con 25.823 votos, el 54,63%, y alcanzó la presidencia como indicaban las encuestas, tras superar al ex mandamás Joan Laporta (33,03% con 15.615 votos).

En este período de cinco años ha habido más conflictos que triunfos, con diversos episodios que detonaron su salida: los delitos fiscales en los que quedó implicado por el pase de Neymar; el "Barçagate" con la presunta campaña de difamación y protección a través de la redes sociales con una empresa contratada por el club; la marcada crisis económica que atraviesa la institución; los problemas a la hora de confeccionar la plantilla; los fracasos deportivos en continuado (potenciados con la reciente caída 8-2 frente a Bayern Munich en la Champions) y el escándalo en agosto pasado por la fallida salida de Lionel Messi.