¿Un arbitraje perfecto? Loustau justificó los polémicos fallos que reclama River

Goal.com Latam

A River se le escapó el título de la Superliga de manera increíble y, a la hora de echar culpas, el preferido de los hinchas fue Patricio Loustau, a quien acusaron de cometer tres graves errores que podrían haber cambiado la historia del partido frente a Atlético Tucumán: el inexistente offside de Rafael Santos Borré en una jugada que hubiera significado el 1-0 y dos penales, sobre Ignacio Fernández y Matías Suárez, no sancionados en la segunda parte. Y a pesar de las críticas recibidas, el árbitro salió a defender su labor en el Monumental José Fierro y justificó las tres decisiones tomadas. 

El día después del encuentro, el hombre de negro habló con TyC Sports y explicó los motivos de todos sus cobros. Sobre la acción del colombiano, en la única de las tres jugadas que no fue de interpretación, el hombre de negro reconoció que la posición del delantero era lícita, pero explicó: "Es una jugada compleja, muy vinculada al tema que tendremos con respecto al VAR. Con la tecnología se hubiera definido claramente, algo que en este caso no se pudo hacer. Fue una situación de medio pie, muy típica de las que estamos viendo en las ligas que ya lo aplican. Sin tener la herramienta, debo guiarme con la percepción. Yo debo confiar y darle la derecha a mi árbitro asistente. Cuando son cuestiones de milímetros, debe tener el visto bueno el ser humano".

En cuanto a los penales, después de haberlos visto en la televisión, Loustau ratificó su postura acerca de que ninguna de las dos jugadas fue infracción. Respecto a la acción de Nacho Fernández, explicó: "Percibo un control largo del atacante y que se da un entrevero entre los dos futbolistas. No percibí en la cancha, ni observándolo, que haya una patada: hay un contacto, pero es taxativo. La situación es totalmente interpretativa, yo siento que el jugador aprovecha porque siente que la pelota se le va larga, pero el contacto no tiene la fuerza, la intensidad ni la potencia para que ese futbolista caiga".

Por último, en relación a la acción de Suárez, el árbitro consideró: "Desde mi posición percibo que por la línea de meta dos futbolistas emprenden la carrera y hay un forcejeo natural, un leve estiramiento de camisetas... Pero quiero dejar en claro que 'sujetar' es 'impedir': no todas las casacas sujetadas son infracción y en este caso no generó un impedimeto. Después, el empeine del jugador de Atlético Tucumán lo hace trastabillar y cae hacia adelante, producto de un forcejeo natural del juego. Si hubiese existido una sujeción real, el jugador se debería haber caído hacia atrás. Es una disputa de cuerpos".

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Qué leer a continuación