Aprender de los demás: el constante consumo de fútbol del perfeccionista Rafael Borré, un admirador de Agüero

Juan Patricio Balbi Vignolo
lanacion.com

Desde su llegada a River en agosto de 2017, el colombiano Rafael Borré demostró que su pasión por el fútbol era algo central durante su día a día: se interesó por conocer cada uno de los equipos de la primera división argentina, mantuvo asiduas charlas con los integrantes del plantel para aprender sobre los clásicos y la historias en el país, aprovechó cada momento -en una práctica, en un almuerzo, en su casa o hasta en un aeropuerto- para ver imágenes de sus partidos con la intención de corregir errores y siempre siguió de cerca a sus compañeros de ataque en los entrenamientos para aprender de ellos.

Borré es un perfeccionista. Un inquieto delantero que no se conforma nunca con lo que tiene. Siempre apuesta a mejorar, a potenciar algún aspecto de su juego, a volverse un jugador más completo. Y gran parte de su éxito radica en el consumo constante de fútbol que le permite crecer. Pero no solo se nutre de los delanteros que tiene a su alrededor, sino que también mira hacia afuera: con el videoanalista Nahuel Hidalgo suele sentarse a analizar videos de atacantes estrellas para incorporar virtudes de sus características.

El colombiano de 24 años tiene varios referentes a seguir en el fútbol del exterior: Sergio "Kun" Agüero, Lautaro Martínez, Luis Suárez y Dries Mertens son algunos de los nombres que aparecen en su lista. "Soy un jugador al que le gusta corregirse y enfocarse en los detalles pequeños que hacen falta para mejorar y ser completo. Me fijo mucho en los jugadores del mundo, ellos son letales a la hora de crear situaciones. Y ese tipo de cosas es bueno mirarlas", contó en una entrevista con TyC Sports.

Me gusta corregirme y enfocarme en los detalles pequeños que hacen falta para mejorar y ser completoRafael Borré

"En los entrenamientos me fijo en los jugadores de más experiencia, como Ignacio Scocco, Lucas Pratto y Matías Suárez, entre otros. Es importante querer mejorar el juego y los aspectos que pueda tener dentro del campo. Tuve un momento en el que la pelota no entraba, pero siempre pensé en trabajar y enfocarme para poder corregir ese detalle. Ahora me voy sintiendo mas cómodo porque el equipo termina todas las situaciones de gol que crea. Nos vamos acomodando. Me da mucha tranquilidad para lo que viene", agregó Borré, quien acumula 34 goles en 103 partidos con la camiseta millonaria.

Pero no solo se ocupa de intentar reproducir los movimientos de los grandes delanteros, sino que también busca constantemente nuevas herramientas que lo puedan ayudar a mejorar. Así, durante sus vacaciones a mediados de 2018 contactó al coach Jaime Pabón, entrenador y formador colombiano que trabajó con el egipcio Mohamed Salah, para fortalecer su mentalidad y su juego. "Me hizo recuperar la confianza y me ayudó a manejar los momentos. Muchas veces llegan las ocasiones y estoy con las revoluciones muy altas y eso no me ayuda a resolver bien. Se necesita una tranquilidad dentro de la cancha, tomarme un tiempo más para definir y estar más enfocado", reconoció hace tiempo en Fox Sports.

Encontrar los espacios entre los centrales o a la espalda de los laterales. Potenciarse al jugar al límite del offside. Moverse por todo el frente de ataque sin referencia. Desgastar a los defensores rivales con su potencia física para forzar errores. Buscar combinaciones directas con los volantes y sus compañeros de ataque. Y ser preciso cuando la pelota llega a sus pies en posición de rematar. Las tareas de Borré en el campo de juego son variadas y fundamentales: Gallardo lo considera indispensable por todo lo que aporta desde el trabajo físico y táctico.

En la cabeza del delantero de 24 años hoy hay un objetivo central: ayudar a River a conseguir la adeudada Superliga. Es la gran meta del plantel en el inicio de un 2020 que promete ser exigente. "Mi intención es poder seguir consiguiendo cosas con el club. Seguir manteniendo la exigencia que tiene River. Es un año muy competitivo, tenemos muchos torneos encima. También se viene la Copa América y eliminatorias con la Selección. Tener un buen presente en el club te permite llegar a tu Selección", reconoció Borré, quien ya jugó dos partidos amistosos con Colombia durante 2019 bajo el mando de Carlos Queiroz.

Es que, más allá del presente, Rafa también mira hacia futuro y sueña con el regreso a Europa, después de un inicio de carrera frenético y un salto al viejo continente cuando era muy joven: tras debutar a los 17 años y ser dos veces campeón con Deportivo Cali, emigró a Atlético de Madrid en julio de 2016 por seis millones de euros, pero no llegó a jugar nunca y solo estuvo un año a préstamo en Villarreal. Hasta que desembocó en Núñez, encontró su lugar en el mundo y hoy desea seguir creciendo para tener su revancha en el fútbol europeo.

Qué leer a continuación