Frida de ABBA y el macabro proyecto nazi en el que nació

ABBA celebra tras ganar el concurso de la canción Eurovision 1974 en el Brighton Dome en Inglaterra con su canción “Waterloo” en una fotografía de archivo del 6 de abril de 1974. De izquierda a derecha: Benny Andersson, Anni-Frid Lyngstad (Frida), Agentha Faltskog, y Bjorn Ulvaeus. (Foto AP/Robert Dear, archivo)
ABBA celebra tras ganar el concurso de la canción Eurovision 1974 en el Brighton Dome en Inglaterra con su canción “Waterloo” en una fotografía de archivo del 6 de abril de 1974. De izquierda a derecha: Benny Andersson, Anni-Frid Lyngstad (Frida), Agentha Faltskog, y Bjorn Ulvaeus. (Foto AP/Robert Dear, archivo)

Anni-Frid Lyngstad, mejor conocida como Frida, es parte del famosísimo grupo de pop sueco, ABBA. El cuarteto fue formado en Estocolmo por Frida, Agnetha Fältskog, Björn Ulvaeus y Benny Anderssones, y es uno de los grupos más exitosos en la historia de la música, con miles de fieles fans en todos los rincones del mundo y millones de dólares en discos vendidos.

La cantante tiene un pasado que suena como la trama de una historia de terror y resulta difícil de creer, ya que es una de miles de personas conocidas como ‘Tyskerbarnas’ o ‘niños alemanes’. Estos hijos de madres noruegas y soldados alemanes fueron el resultado de un programa creado por Heinrich Himmler, líder de las SS, para ‘enriquecer’ el acervo genético ario.

El horror de Lebensborn

El programa secreto fue creado en 1935 y buscaba elevar las tasas de natalidad del país, que cayó 43% entre 1920 y 1932 como resultado de todos los hombres que perdieron la vida durante la primera guerra mundial. La asociación se encargó de alentar a mujeres ‘racialmente puras’ a tener hijos con oficiales nazis en Alemania y otros países ocupados.

Si una mujer podía probar que su bebé era de raza ‘pura’, la SS le ofrecía la oportunidad de dar a luz en sus instalaciones secretas para después quedarse con los niños, adoctrinarlos en la ideología nazi y darlos en adopción a familias élite del Tercer Reich. Los niños que no cumplían los estándares de pureza eran enviados a orfanatos e incluso ejecutados.  

Pero además de alentar a las posibles madres de niños arios, la SS fue responsable de secuestrar a miles de niños para educarlos en centros Lebensborn y después acomodarlos con familias alemanas. En Polonia, entre 100 mil y 200 mil niños fueron secuestrados como parte de este programa.

Después de la guerra, los niños de Lebensborn fueron rechazados socialmente tanto dentro como fuera de Alemania, y sus madres fueron consideradas traidoras por asociarse con soldados nazis. Muchos niños fueron enviados a otros países en donde algunos encontraron otras oportunidades, mientras que sus madres eran llevadas a campos de concentración.

También te puede interesar: Volver a enamorarse tras dos pérdidas... Lorenzo Lazo y la vida sin Edith González

Una estrella improbable

Frida nació en noviembre de 1945, hija de una joven noruega llamada Synni Lyngstad y un sargento nazi llamado Alfred Hasse. Mas tarde, la familia emigró a Suecia para escapar el estigma con el que se enfrentaban en Noruega, en donde los niños de Lebensborn no tenían muchas oportunidades de educación y trabajo, además de ser constantes víctimas de insultos y agresiones. De hecho, fueron esas agresiones las que hicieron que su madre decidiera huir. Synni murió algunos años después de llegar a Suecia y Frida quedó al cuidado de su abuela.

También te puede interesar: La tristeza de Florinda Meza a cinco años de la muerte de 'Chespirito'

A los 22 años, Frida y ABBA participaron y triunfaron en el Festival de la Canción de Eurovisión 1974. Esto los lanzó al estrellato, manteniéndose en la cima durante años con una fama que aún ahora sigue rindiendo frutos. En 2018, el grupo anunció que estaba de regreso con dos canciones nuevas, además de colaborar en la segunda parte del exitoso musical ‘Mamma Mia!’.

De estrella de pop a princesa

Frida ha estado casada tres veces. La primera, con el músico Ragnar Fredriksson. Después, en 1978, se casó con su compañero de banda Benny Anderson, con quien estuvo durante dos años. En 1992, se casó con el príncipe Heinrich Ruzo Reuss von Plauen, convirtiéndose en princesa por matrimonio. La cantante estuvo con él hasta que murió en octubre de 1999.

Abba: Benny Andersson, Anni-Frid Lyngstad, Agnetha Faltskog y Bjorn Ulvaeus. Foto: Olle Lindeborg/TT News Agency/Reuters
Abba: Benny Andersson, Anni-Frid Lyngstad, Agnetha Faltskog y Bjorn Ulvaeus. Foto: Olle Lindeborg/TT News Agency/Reuters

Desafortunadamente no todos los niños nacidos dentro del programa de Lebensborn tuvieron tanta suerte como Frida. En 2002, Noruega ofreció dinero para enmendar el trato que el gobierno les dio a estos niños, pero no ofreció una disculpa oficial.

En 2008, un grupo de sobrevivientes nacidos en Noruega presentaron un reclamo ante la Corte Europea de Derechos Humanos, pidiendo que el gobierno de Oslo asuma su responsabilidad, pero fueron rechazados. Lebenborn también tenía clínicas en Polonia, Francia, Luxemburgo, Bélgica y Holanda.

De acuerdo con una vocera de la cantante, a pesar de que se le ha pedido que se involucre con el grupo de sobrevivientes, Frida no parece estar interesada en hacerlo.  Aun así, es una fuente de inspiración para otros ‘Tyskerbarnas’, muchos de los que sufren depresión y baja autoestima como resultado de cómo han sido tratados durante años.

Qué leer a continuación